lunes, 22 de septiembre de 2014

Acercándose el otoño


Navalperal


Continuando con las andanzas por la Sierra de Segura, la semana pasada me acerqué a Torres de Albanchez el día 15, porque sencillamente no puedo evitar sentir atracción por mi "local patch" de hace tres años.
Al empezar la subida al Cerro del Castillo noté mejor el paso migratorio de paseriformes al ver muchos papamoscas cerrojillos (Ficedula hypoleuca) entre los pajarillos locales como carboneros comunes y garrapinos, pinzones vulgares y herrerillos capuchinos. Sentándome en uno de mis "miradores" naturales preferidos, uno con buenas vistas al valle del río Onsares con la peña del Cambrón al fondo, pasaron unos pocos vencejos reales (Apus melba) dentro de un numeroso bando migrador de aviones comunes.








En la cima se repitió la situación de la semana pasada cuando encontré una gavilana (encima posada en los mismos árboles) y una cabra montesa (Capra pyrenaica), aunque esta vez sí pude al menos hacerle cutrefoto testimonial a esta última. Hacía tiempo que no vería un escribano montesino (Emberiza cia), especie común aquí, y animándome a subir más por las rocas obtuve unas panorámicas mejores que las de la semana pasada; en una sola imagen podéis ver (de izquierda a derecha) los Calares del Mundo y la Sima, el Navalperal, Peñalta y el Yelmo, con el pueblo de Segura de la Sierra ahí medio escondido.






Tan magnífica atalaya es ideal para tener encuentros con las reinas del lugar, las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus), tan activas y vocales como suelen ser.








Una de estas calzadas fue especial, siendo la de fase oscura que me recibió por primera vez hace tres años, siendo un reencuentro en toda regla. Sus frecuentes reclamos atrajeron la atención de un ejemplar de fase clara que llegó a pasar volando delante de mis narices, con una pericia aérea increíble.








El jueves cambié el bosque mediterráneo por entornos más frescos y umbríos. La idea era mirar algunos arroyos y ríos por si detectara la presencia del mirlo acuático, porque la verdad es que tener cerca la especie sería un plus interesante, así que tomé la carretera que va hacia Las Acebeas y continué hasta el río Madera. No encontré indicios de mirlos acuáticos, pero tuve una estética salida en la que se barruntaba el otoño, estando ya dando su nota de color los frutos de majuelos, madroños y zarzas.







En cuanto a fauna, fueron muchas las cornejas (Corvus corone) en los claros de los bosques, y un pito real (Picus viridis) dando un toque colorido entre tanto pajarraco negro. Un par de gamos (Dama dama) se me cruzaron, dándome tiempo a una sola foto tan espantosa que parece espectral, a diferencia de una cierva (Cervus elaphus) que se dejó retratar mejor pese a la falta de luz.









Comprobaréis que sólo he mencionado dos días, ¿qué ocurre con el resto? Eso me lo reservo para otra entrada distinta...
Para acabar os dejo con la imagen de las primeras lluvias en condiciones de la temporada, que falta le hacía al campo.




10 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    bonito regreso y bonitas fotos. Las de la calzada son muy buenas, ese momentazo de tenerla tan cerquita y tú por allí agazapado... Y lo de los vencejos reales me ha gustado mucho también.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una pasada estar allí sentado y verlas pasar reclamando como descosidas y haciendo picados. Hay que ver cómo amenizan el monte estas estivales que me dejarán a dos velas dentro de poquito.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Este fin de semana me acercaré al pueblo, espero, a mi pesar, "sarna con gusto no pica" poder escuchar todavía el monótono y machacón quejido de las jovenes calzadas sobrevolando mi terraza.
    Hay que ver lo que llenan el paisaje las calzadas. los aviones y los vencejos. Poco a poco nos iremos quedando solos, muy solos...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, esto se queda bastante desangelado sin culebreras, calzadas, vencejos, abejarucos y demás, menos mal que los grandullones del monte siempre están aquí.
      Ya nos alegraremos en primavera cuando las calzadas adultas llenen otra vez el pinar con sus reclamos cantarines.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Carlos.. Preciosas imágenes.. Qué maravilla la Calzada.. Enhorabuena y un saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estas serranías están a rebosar de fauna y parajes preciosos, muy difícil lo tenía para no sacar algo medio bonito, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Grandes las fotos grande la entrada...pero esa calzada ya es la leche!!!Que pasada!!de verdad,enhorabuena por las fotos tío!
    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Ese cerro no tiene precio para tener avistamientos de calidad de águilas calzadas, así no puedo desengancharme de ir.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Perdona el retraso pero aquí estoy, impresionante como siempre ser testigo de excepción de tus andanzas. No paras de bichear y encuentras de to. Y el mirlo acuático caerá, vamos que si caerá. Un abrasote de linse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que eres más que bienvenido aquí, con atrasillo o no, en el espacio virtual de las andanzas sinegéticas que me alegra que te gusten. Ojalá se cumpla lo que dices y vea al cinclus, ojalá.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar