jueves, 24 de julio de 2014

La primera entrada cántabra del verano



Peña Cabarga vista desde Elechas


Ya iba tocando publicar algo sobre las aves vistas en estos días de vacaciones por Cantabria. 
A mi llegada al pueblo de Elechas me dio la bienvenida Mochi, igual que el año pasado. Por supuesto que me refiero al mochuelo (Athene noctua) que descubrió mi hermano menor hace dos años, ganándose así el derecho a ponerle nombre al animal, aunque en realidad son dos los ejemplares que viven en esta casa abandonada.
Una de las especies que tenía ganas de ver es el alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio), que sustituye aquí la presencia del alcaudón común tan abundante por mi tierra, siendo parecidos en apariencia pero distintos en comportamiento (estos dorsirrojos son más recelosos). Es destacable que vi una segunda pareja en el lugar, doble alegría.









Otra avecilla distinta, la lavandera boyera (Motacilla flava), nos da la bienvenida a las marismas de Astillero, donde me encontré con la gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus), especie a la que suelo tener ganas de ver porque es la gaviota que más me gusta, con su plumaje tan blanco en contraste con la caperuza negra y esas patas y pico tan rojos.





Comparación con gaviota reidora





Entre las gaviotas suelen descansar agujas colinegras (Limosa limosa), ya libres tras su temporada de cría en el norte de Europa. Ahora muestran el apagado color invernal,  aunque alguna tiene aún el vivo color anaranjado del plumaje estival.











Tras haber pasado tanto tiempo viendo fumareles en Doñana tenía muchas ganas de disfrutar de los charranes comunes (Sterna hirundo) en su lugar, como buenos parientes que son. Esta marisma es uno de los lugares donde se les coloca plataformas para su nidificación (también las hay en el puerto de Raos), ya que sólo crían aquí en todo el Cantábrico y conviene cuidarlos, de modo que es común ver pollos del año bien emplumados y que ya vuelan bien, pero que aún piden comida a sus padres con mucha vehemencia.



Alguno de los "charranes" es un señuelo, ¡ojo!
















Estos habitantes de la Marisma Negra de Astillero salen volando en un caos gritón al divisar en el cielo a potenciales enemigos, rapaces muy ornitófagas como el halcón peregrino (Falco peregrinus) o la hembra del gavilán (Accipiter nisus).
Mientras tanto, los grandullones como la garza real (Ardea cinerea) y el cisne vulgar (Cygnus olor) se quedan tan tranquilos porque saben que su tamaño les mantiene a salvo. Si echan a volar será por otros motivos, como la proximidad de un paseante con su perro... o el simple deseo de cambiar de sitio.









Hay más cosas que mostrar, incluyendo alguna novedad en el blog que es muy interesante para mí, y dejo caer que este repertorio de charranes no es todo aún... ¡ahí lo dejo!


Peña Cabarga vista desde Astillero



4 comentarios:

  1. Es cierto, la cabecinegra tiene un contraste muy marcado gracias al blanco, rojo y negro, tonos muy vivos que realzan la imagen del ave. A mí por su presencia tanto en el mar como en humedales del interior me gusta la reidora. Son como los milanos negros pero en gaviotas; muy bulliciosas.
    Buenas vacaciones...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reidora no falla, incluso en los embalses del Jaén más olivarero te la puedes encontrar dando follonera banda sonora.
      Muchas gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  2. Guapos esos charranes! A mi los de astillero nunca me quedan tan bien, pues suelo pillar contraluz y las plataformas quedan demasiado lejos para que con mi cámara pueda sacar algo de calidad... Y encontrarse con los jóvenes posados en el camino ya es suerte...
    Del mochuelo de Elechas no te diré nada, ya sabes todo lo que hay entre yo y ese maldito >:(
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los charranes de Astillero suelen aparecer de la nada y volando muy rápido, pero al final con paciencia se les pilla muy bien. Dos pollos llegaron incluso a estar posados en la barandilla de la pasarela que lleva a la marisma blanca, aunque a contraluz.
      El mochuelo de Elechas parece haberte hecho la cruz, el muy mamón.
      ¡Saludos!

      Eliminar