jueves, 3 de julio de 2014

La pasada primavera en Bailén


Con Sierra Mágina de fondo

Con el curso ya acabado, toca volver a la tierra a descansar, y retomar el contacto frecuente con la naturaleza de mi pueblo, Bailén.
El año pasado venía con más frecuencia y pude estar muy al corriente del paso migratorio prenupcial, que se hace curiosamente notorio en un ambiente de graveras inundadas y barreros en las afueras del pueblo cuando muchas aves escogen hacer una paradita en este sitio que al primer vistazo no parece ser gran cosa.
Así fue cuando en la primavera de 2013 disfruté de la aparición de garzas imperiales, martinetes, collalbas rubias y grises, lavanderas boyeras, abejeros, cucos, tarabillas norteñas y un alcotán.

Este año no he estado atento, lo admito, y no se ha repetido la floración espectacular del pasado año de lluvias, pero he seguido echando un ojo a lo que allí se deja ver, como los siempre presentes trigueros (Miliaria calandra) y buitrones (Cisticola juncidis), las escandalosas cigüeñuelas (Himantopus himantopus), la belleza de abejarucos (Merops apiaster) y abubillas (Upupa epops), el vuelo de caza vespertino del elanio (Elanus caeruleus) y el planeo del buitre leonado (Gyps fulvus), y la abundancia de un mamífero clave en nuestros ecosistemas: el conejo (Oryctolagus cuniculus).
















Sabéis que me encanta el mundo artrópodo, y mirando hacia abajo he podido ver lepidópteros como la macaón (Papilio machaon), la nacarada (Argynnis paphia) y la cleopatra (Gonepteryx cleopatra). También una hormiga león (especie sin identificar) y una libélula muy particular que Miguel Rodríguez me ayudó a dar nombre: la paragomphus genei, especie africana.













La cosa no acaba al llegar la noche; junto a una especie tan mediterránea como nuestras infravaloradas salamaquesas comunes (Tarentola mauretanica) tenemos a los chotacabras cuellirrojos (Caprimulgus rufficollis), especie ya clásica del blog. 
Unamos al elenco nocturno al simpático autillo (Otus scops) que estuvo algunas noches de semana santa cantando por medio del pueblo. Al principio sólo podíamos oírlo, pero una noche mi hermano menor distinguió su silueta en una antena frente a una ventana de nuestra casa, a bastante distancia y sin posibilidad de fotografiar, pero dejando al menos la ocasión de una foto testimonial de la presencia del pequeño búho estival.








Espero que os guste esta pequeña representación de la naturaleza de mi pueblo. Mientras tanto he acumulado algunas cosillas durante estos días, y aún tengo bastante que enseñar de mis últimas semanas en los humedales sevillanos... ¡mucho ojo!


10 comentarios:

  1. Qué bonitos los paisajes primaverales de Bailén. Y el avistamiento del autillo es un puntazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas la sorpresa cuando oí sus reclamos aflautados desde la cama la primera vez, pensé que me lo había imaginado, jajaja.

      Eliminar
  2. Grande tu pueblo, y guapo ese cuellirrojo! Ahora con el calor es cuando las noches se ponen interesantes jejeee
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta semana tengo que hacer alguna salidilla nocturna a ver qué cae, nunca se sabe qué puede aparecer bajo la luna.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Vaya fotacas!!me encantan enhorabuena por las fotos
    saludos
    Marcos
    http://marcosdg66.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Muy guapa la fauna de tu pueblo. Por cierto, será un autillo pero, viéndolo así, algo acojona. De este modo, puede atemorizar sin revelar su verdadero tamaño; por supuesto, nada de cantar...jaja...

    Que ganas tengo de sentarme largo rato y dedicárselo al chotacabras. A ver quién aguanta mas tiempo sentado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esos ojos parece desde luego la criatura mitológica romana que da nombre a las estrigiformes.
      En mi caso son los chotacabras quienes más aguantan sentados, llegan a quedarse más que conformes con apartarse un poquito a la cuneta, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Deberías mostrarnos más la fauna y flora de tu pueblo, porque seguro que también es muy interesante. Sólo que tendrás que salir mucho más a otros lugares a explorar, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en esta entrada por ejemplo, recopilando lo mejor (la mayor parte de días no se ve nada del otro jueves).
      No hace falta explorarlo, es mi pueblo, jajaja.

      Eliminar