sábado, 28 de junio de 2014

Sábado muy intenso en Doñana, en maravillosa compañía y a más de 40 grados





Hace dos semanas exactas, el día 14, tuve el gran placer de recibir la visita en Sevilla de mis buenos amigos Ramón y Silvia, a quienes conocí junto a otros amigos en Extremadura en el Festival de las grullas de 2012, y desde entonces hemos coincidido por Madrid, Daimiel, Extremadura e incluso Cantabria.
Mi estancia en la capital sevillana durante este curso (recién acabado) fue la  excusa perfecta para que vinieran a conocer uno de los humedales más importantes de Europa, clave en las migraciones e invernada de muchísimas especies de aves, así como lugar de reproducción para otras tantas muchas.

Precisamente tocó durante la semana que más calor hizo, sobrepasando los 40 grados durante buena parte del día, pero aguantamos como valientes y completamos un sábado intensivo en Doñana, empezando por el recorrido visitable del Parque Natural y acabando en los arrozales del Brazo del Este.

Mientras esperaba su llegada me entretuve fotografiando vencejos, hasta que aparecieron fieles a su cita y comenzamos nuestra ruta en la Dehesa de Abajo (Puebla del Río), donde tomamos un desayunazo de tostadas con aceite y tomate.
Nada más llegar vimos una pareja de tarros canelos (que yo no afoté, pero Ramón sí) y un joven críalo (Clamator glandarius), dos especies que aún no había visto allí, ¡buen comienzo!
Les llamó la atención, además de lo bonita que es la dehesa, la cantidad de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) anidando con toda confianza en los acebuches cercanos al tránsito de coches y personas, del mismo modo que los primeros avistamientos de muchísimos moritos en los campos lejanos.









Ya dentro del recinto, nos recibió un bando de 15 espátulas (Platalea leucorodia), el ave favorita de Silvia, mientras que mirando al suelo vi un adulto de hormiga león.
En los observatorios no se veía apenas movimiento, pero fue muy destacable la aparición de una pareja de cerceta pardilla (Marmaronetta angustirostris), amenazada anátida que crían en la cercana Cañada de los Pájaros. También nos llamó la atención ver a uno de los numerosos milanos negros (Milvus migrans) coger algo del agua... un ave que no identifico.









Seguimos por la zona llamada Entremuros, disfrutando de abundantes martinetes, milanos negros y garcetas, hasta que llegamos al centro de visitantes José Antonio Valverde y empezó un buen espectáculo.
Al haberse secado buena parte de la marisma, los flamencos (Phoenicopterus roseus) no están ya tan alejados como de costumbre, dejándose ver muy bien desde los observatorios del Lucio del Lobo, o directamente al descubierto en el Caño del Guadiamar. Junto a ellos estaban los infaltables moritos (Plegadis falcinellus), espátulas, calamones y distintas especies de garzas.
He de resaltar lo bien que lo pasaron mis amigos desde los ventanales del centro de visitantes, disfrutando muchísimo de la colonia de cría de garcillas bueyeras y moritos en los tarajes, y viendo durante unos segundos el rápido vuelo de un avetorillo.






Distintos picos, distintas formas de alimentarse







Flamencos, espátulas, garza imperial, garza real, cigüeña blanca y calamón




También vimos rapaces como culebreras (las famosas que suelen posarse cerca en los postes del camino), cernícalos primilla e incluso una inesperada águila pescadora, que aunque no esté todo registrado en fotografías hay que comentarlo.
Después del momento del bocadillo volvimos sobre nuestros pasos para ir al Brazo del Este, mi zona de pajareo habitual durante el curso. Lo reservé para la tarde porque, como habéis visto a lo largo de los meses en el blog, es lugar propenso a las observaciones cercanas y de calidad, además de tener una luz estupenda al atardecer.
Nos recibieron una garza imperial (Ardea purpurea) y un charrancito (Sternula albifrons) afanado en pescar nada más llegar atravesando un canal al lado del poblado de Los Chapatales, muy buen comienzo, pero al poco rato nos topamos con una segunda garza imperial que había una gran culebra y luchaba por dominarla antes de engullirla (el reptil le quiso morder en su desesperación por escapar, como se ve en las fotos).











Distintas aves insectívoras no paraban de aparecer en pos de sus numerosísimas presas, como por ejemplo aviones zapadores (Riparia riparia), fumareles comunes (Chlidonias niger) y canasteras (Glareola pratincola).
Estas últimas son abundantes y se dejan ver de maravilla, al igual que los calamones y fumareles cariblancos, siendo imposible ir al Brazo y no ver a montones esas tres especies.







Las limícolas aprovechan los arrozales inundados para buscar comida en el barro, como este archibebe común (Tringa totanus) junto a un andarríos bastardo (Tringa glareola). Los moritos y las cigüeñuelas (Himantopus himantopus) se ven por todos lados, adornando los campos con figuras negras y blancas casi por todos lados. La lástima es que no todo el mundo está contento con tener esta variadísima avifauna en los cultivos, y a veces pasan coches que se dedican a pitar por el borde de los carrizales para espantar aves (sobre todo a los calamones, odiados por los arroceros), en fin...





Uno de los muchos cafres que se suelen ver

También vimos muchas garzas imperiales, martinetes, garcillas cangrejeras, un avetorillo en su nido, espátulas, avocetas, calamones, gaviotas reidoras y sombrías, anátidas, agujas colinegras, chorlitejos patinegros, un alcaraván, etc...
Un espectáculo natural como de documental, sobre todo cuando nos marchábamos al ocaso y no paraban de pasar bandos de moritos en vuelo, y salían de los canales al mismo tiempo una espátula, dos garzas imperiales, una garcilla cangrejera y un martinete, ¡no sabiendo ya ni dónde mirar!

Ellos lo disfrutaron tanto que yo también quedé contentísimo, no cabe duda que vieron de todo y en grandes números, comprobando en persona las pedazo jornadas que uno puede pegarse en estos humedales que casi estuvieron a punto de perderse en lo que pudo ser el más insensato error (esto estuvo planeado para convertirse en cultivos y eucaliptales tras un brutal desecado).

Os doy las gracias por haberme visitado en tierras andaluzas y he estado más que encantado de haberos hecho de modesto guía. ¡Esta entrada va por vosotros!



22 comentarios:

  1. Estupenda entrada con esos picados del charrancito.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, los charrancitos en acción son increíbles.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Estupendo reportaje y estupendas fotos.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidro, esta excursión fue de las mejores que he hecho jamás.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Se me acaba de borrar el peazo comentario que te había puesto :(.
    Al fin pudimos sentirnos protagonistas de una de tus entradas sevillanas. Pudimos conocer Doñana en una visita guiada de lujo, pudimos ver aves en cantidades industriales (como multiplicar x100 lo que vemos habitualmente.
    A pesar del calor lo pasamos de miedo y vivimos momentos de euforia, de pánico, de risas, momentos makarras (tanto por tu parte como por la mía).... en fin, fue un día para no olvidar.
    Las fotos muy guapas Carlos aunque ni la mejor hace justicia a lo que allí vivimos. Los sonidos, los olores, la sorpresa de ir descubriendo especies dosificadas de esa manera tan especial en la que nos preparaste el día.
    Muchas gracias por esta jornada impagable en la que nos hiciste sentir protagonistas de un documental. No solo vimos al linse, estuvimos todo el día con el. Mencionar también esa cenita que nos preparaste con esas birritas de trigo.
    A ver la próxima donde coincidimos ...
    Un abraso de linse!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ehhhhh, sentinela! Ya viste por qué me sonreía cuando visteis los moritos de lejos y dije que eso era sólo el principio.
      Ni el calor infernal (el coche parecía lava fundida) ni las avispas asaltadoras de coches pueden con nosotros, ni tan siquiera las furgonetas macarras, jajajaja.
      Me quedé muy satisfecho de que pudieras ver y afotar todas las especies objetivo, mas las apariciones inesperadas, y de que vierais en persona cómo es una pajarera sureña con su ajetreo constante de garzas y moritos.
      Igual que nos zampamos el jamoncito de Huelva, pronto compartiremos alguna cosa rica de Cantabria.
      ¡Un abrazo sinegético!

      Eliminar
  4. Muchas gracias Carlos, desde luego el lujo ha sido el nuestro. Llevábamos amenazándote todo el año que íbamos y por fin se cumplio nuestro deseo. Cierto que fue el fin de semana más caluroso del casi principio del verano, pero como tú dijiste encontramos muchas bichos que antes no habríamos visto.
    El día fue espectacular y mágico. Inicio y fin comiendo productos de la tierra como no podía ser de otra forma para una jornada intensa.
    Me encantó Carlos, eres un auténtico naturalista. Ojalá pudiera aprender al mismo ritmo que nos cuentas. Con esta entrada he vuelto a revivir este día mágico, minuto a minuto. Preciosas fotos y precioso relato. Gracias amigo. Por cierto, esa faceta "makarra" desconocida...divertidísima, jajaja.
    Nos vemos en Cantabria!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo bien que se vea la mala leche del linse cuando le molesta un conductor impertinente, jajajajaja.
      Me alegra enormemente que os gustara tanto, el inmenso calor y los horarios raros de mi barrio no impidieron que viéramos decenas y decenas de moritos, espátulas, flamencos, canasteras y avispas psicóticas.
      ¡Allí nos vemos al fresquito!

      Eliminar
  5. Que suerte que hayáis podido disfrutar de tanta variedad de aves. Las fotos son muy guapas. Debe de ser espectacular.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es realmente un espectáculo en vivo, lo echaré muchísimo de menos. Muchas gracias por tu visita, ¡saludos!

      Eliminar
  6. Jaja...dices de la confianza de las cigüeñas allí pero, hoy desde la casa de Villafranca de Ebro en Zaragoza donde estoy trabajando, he visto a una cigüeña paseando por la plaza, eso sí, no había gente en ese momento. Si hubiera sido mas discreto al asomarme a la ventana, la hubiera visto meterse en la fuente, por que esa era su intención. Que chocante ver pasear a la cigüeña por la calle con la misma gracia con que lo hace por los campos.

    Un despliegue de aves fascinante. Enhorabuena por las capturas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué morro tienen, por medio del pueblo con total descaro.
      No sé dónde vi fotos de una cigüeña andando por la acera de un pueblo como si nada, yendo a su bola.
      Muchas gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  7. Preciosa entrada amigo carlitos. Con las ganas que yo tenía de conocer doñana, pero en fin en otra ocasión será. Ire con mi familia algún día. buena serie. abrasos de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sevilla me pilla a un par de horas y 10 minutejos, para cualquier ocasión te hago de guía igualmente y echamos jornadas sinegéticas. Y para Sierra Morena igualmente.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  8. Menudo día de aves disfrutaron tus acompañantes, les debió parecer espectacular como se puede comprobar en tus fotografías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo pasaron pipa, les encantó la cantidad, variedad y proximidad.

      Eliminar
  9. Hola Carlos,

    bonitas series de esos lugares tan llenos de vida, además con esa compañía se pajarea mucho mejor jeje. ¿En el sitio acotado de Doñana hay especies diferentes o por donde se puede visitar ya se ven todas? Me ha gustado la serie de la imperial con la culebra, había que estar allí para pillarlo.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general son las mismas especies, por la parte visitable puedes disfrutar muy bien de las grullas, cigüeñas negras, limícolas, flamencos, espátulas y demás. En la zona acotada están los linces y las águilas imperiales, pero eso no impide que ellos hagan incursiones fuera de los límites ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Desde luego un dia guerrero..y fresquito..muy buenas imagenes..un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día duro pero muy matón, se dio muyyyy bien la cosa.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Impresionantes fotos, Carlos y excelente blog, me hago amigo y seguidor. Te invito a visitar el mio, Fauna Compacta blogspot. Un saludo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había reparado en que tenía un comentario más en la entrada. Ahora mismo te hago una visita.
      ¡Saludos!

      Eliminar