martes, 3 de junio de 2014

La riqueza del Brazo del Este, segunda parte: calamones, moritos, espátulas, ardeidas y rapaces




Llega la continuación de la anterior entrada, que hubiera sido demasiado extensa de no haberla separado en dos partes, pues contiene mucha actividad pajaril durante las salidas que hice los días 18, 22 y 25.

La entrada que nos precede quedó un poco extraña sin los habituales y numerosos calamones (Porphyrio porphyrio) y moritos (Plegadis falcinellus), pero aquí están en una pequeña muestra para no olvidarnos de ellos, incluso posando juntos.
Lamentablemente, no todos se alegran de su presencia, y los arroceros la tienen tomada con los calamones. El calamón es un ave que se alimenta de tallos tiernos en los humedales, y los de la planta del arroz están entre ellos, por lo que los agricultores los tienen en el punto de mira hasta tal punto que la semana pasada descubrimos con espanto que prendieron fuego a los carrizales del Brazo de la Torre (Puebla del Río) para intentar erradicarlos, destruyendo de paso el hábitat de garzas, moritos, anfibios, invertabrados y demás fauna.










Estando las espátulas (Platalea leucorodia) entre mis aves preferidas, no podía dejar de colgar aquí una serie de fotos de estas inmaculadas bellezas. Atrás quedaron ya los grandes bandos que supongo que serían del paso migratorio, pero siguen viéndose mucho y los avistamientos de calidad no escasean.








Les gusta estar junto a garcetas y moritos






Las ardeidas son imprescindibles en Doñana, estando presentes todas las especies ibéricas mas alguna divagante que puede llegar a aparecer (yo no he visto ninguna, pero ojalá). Me queda por ver el avetoro, pero todas las demás garzas se acaban dejando ver en mayor o menor medida, desde las pequeñas como martinetes (Nycticorax nycticorax) y garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides) a las especies enormes.
Es curioso cómo aquí se llegan a ver más ejemplares de garza imperial (Ardea purpurea) que de su prima la garza real (más común en circunstancias normales), destacando para mí un ejemplar que nos pasó volando muy cerca a Javier Pérez a mí el día 25. También vimos a la especie más pequeña, el avetorillo (Ixobrychus minutus), con ejemplares de ambos sexos y por la misma zona siempre... ¡ya sabéis qué quiere decir!
A los machos no pude sacarlos bien al pasar volando, pero con una hembra me llevé al menos las fotos testimoniales de rigor para documentar la entrada.












El broche final lo pondrán las rapaces, porque tampoco es raro verlas. Curiosamente, los aguiluchos laguneros no están resultando tan abundantes últimamente, aunque alguno se ve, junto a cernícalos, águilas calzadas, ratoneros y las dos especies que dejo en fotografía: una joven culebrera (Circaetus gallicus) y uno de los muchos milanos negros (Milvus migrans) que hay en un acebuchar en dirección al norte del Brazo.







Termino con mis habituales estampas del atardecer en los campos, con una primera foto que podéis ampliar para empezar a contar calamones, porque a algunos sí que nos gusta verlos allí, y pensamos que se puede practicar la agricultura junto a animales que llevan conviviendo con nosotros durante siglos.






10 comentarios:

  1. Como resalta en las aves los últimos rayos del atardecer; sobre todo en los calamones.
    Los humedales siempre tan agradecidos con el observador. La variedad es espectacular. Pienso que, ni siquiera haría falta caminar para asimilar tanta belleza. Creo que me estoy apoltronando un poco, vaya...

    Saludos y, no pares...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Destacan de maravilla con esa luz, además de ser modelos de primera. La próxima entrada tendrá su ración de paseo por la sierra, para que no nos acomodemos demasiado en los asientos, jaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Buen reportaje Carlos,las capturas estupendas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por fin la segunda y esperada parte, y encima con su dosis de rapaces, increible. eso si si tuviese que elegir una foto y un momento de la salida, ver esa cantidad de calamones mezclados con esa impresionante bandada de moritos tuvo que ser la leche. Un gran abraso de linse!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo fue, amigo Jero, lo fue, y porque en la imagen no se ve lo enorme que era en realidad la cantidad, con muchos más moritos metidos en el agua. Y pensar que salían en la sección de "aves raras" de un libro de aves de España de mi abuelo...
      ¡Un abrazote de linse!

      Eliminar
  4. Menudas salidas más variadas que tienes por allí.
    Ya estarás comprando a alguien en la consejería para que te vuelva a tocar por allí el curso que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una variedad y calidad fabulosas.
      Ya tardo en sobornar lo necesario para que me destinen a Los Palacios y Villafranca, ¡por ejemplo!

      Eliminar
  5. Hola Carlos,

    una entrada muyyyyy exagerada, vaya cantidad de bichos y qué fotacas, las garzas imperiales y las espátulas muy chulas y la culebrera impresionante, una vez ví una aquí posada lejísimos también con la cabeza blanca y no sabía lo que era jeje (http://3.bp.blogspot.com/-CeuGQpUs4Wo/TfNo1G9JWMI/AAAAAAAADhM/0d-5tE4uQiQ/s1600/GEDC0324.JPG), muy guapa..

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es exagerado lo que se ve por ahí, vaya, ufffff. Llama la atención cuando ves por primera vez una de esas culebreras tan blanquecinas, en Bailén suele verse alguno de esos ejemplares jovenzuelos en verano rondando por los olivares y campiñas.
      ¡Saludos!

      Eliminar