jueves, 8 de mayo de 2014

La sierra llena de vida en primavera





Estas últimas semanas ha sido un gustazo salir por la sierra; con una temperatura cálida sin excesos, la vegetación en plena floración y las aves y otros animales bullendo de actividad.

Voy a recopilar en esta entrada sobre Despeñaperros fotos de un par de salidas durante la semana santa y dos que hice en mayo (una en solitario y otra acompañado). Comenzando por esos fantásticos paseos entre La Aliseda y la aldea de Miranda del Rey, lugar para pajarear por pistas forestales llanas y cómodas y donde muchas águilas calzadas (Hieraaetus pennatus) escogen criar.

Abril es un mes en el que se puede observar muy bien la especie, cuando está muy activa (si bien es una rapaz que pasa más tiempo volando que sus primas mayores) por el celo. Había momentos en que se llegaban a ver hasta cuatro o cinco al mismo tiempo, incluso en compañía de gavilanes (Accipiter nisus) como los de las últimas dos fotos. Las águilas calzadas son bastante vocales habitualmente, pero durante el cortejo es muy frecuente oírlas con esos reclamos tan musicales que tienen para ser rapaces, sobre todo ese "pip-pip" que emiten al tirarse en unos picados fulgurantes. Hasta he sido testigo de una cópula, aunque a una distancia más que prudencial como muestra la lejana foto, que hay que dejar que la vida siga su camino.















No sólo había que mirar al cielo, llevando la vista al suelo se notaba igual vitalidad con la pequeña fauna artrópoda, como es el caso de estas carralejas (Berberomeloe majalis), una hembra de la libélula Coenagrion mercuriale (identificada por Miguel Rodríguez), y lepidópteros como la mariposa de los olmos (Nymphalis polychloros), la sofía (Issoria lathonia) y abundantes mariposas arlequín (Zerynthia rumina).
No era de extrañar tal cantidad de mariposas entre el festival que les supone la floración de jaras pringosas, jaras blancas, romeros, retamas, romerinas y demás matorrales mediterráneos. Incluso hallé una nueva especie de orquídea a la que puse nombre gracias a la ayuda de Javi Conejero, la Orchis papilionacea.










Orchis papilionacea


El 19 de abril tuve el placer de que Rafa Gómez pasara por mi tierra y le llevé a dar una vuelta por esta misma zona. La lástima era que justo ese día la climatología fuera mala y no se dejara ver apenas ningún ave, pero echamos un buen rato paseando y fotografiando las flores cubiertas de gotas, como romerinas y jaras blancas. Esto incluyó las orquídeas, como la de la anterior foto y otra especie nueva que encontramos y que fue identificada en esta ocasión por Jero Milán, la Orchis champagneuxii.
Hasta las telarañas dieron juego como podéis ver.











Llegó mayo, y las salidas cogieron más altura al ir a las zonas más elevadas y quebradas del parque natural, donde tienen sus dominios el buitre leonado (Gyps fulvus), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el vencejo real (Apus melba) y el avión roquero (Ptyonoprogne rupestris).


El pueblo de Navas de Tolosa junto a la famosa autovía







Los primeros días de mayo significan el paso migratorio de los abejeros (Pernis apivorus), rapaz que no cría en estas tierras y que, por lo tanto, sólo podemos observar en los pasos. Esta vez no quiso la suerte que viera ninguno a distancia agradable, pero siempre se agradece ver estas aves, y para compensarme sí tuve cerca a una de las muchas culebreras (Circaetus gallicus) que se dejaron ver.












Para no perder mi costumbre de informar de novedades fenológicas, no sólo los abejeros son migradores recién llegados porque también he visto ya (el día 2) mis primeros chotacabras cuellirrojos del año, pero eso ya aparecerá en el blog en su momento...
Mientras tanto, espero que os haya gustado esta sesión de aves e insectos entre paisajes increíbles y genuina vegetación mediterránea.





10 comentarios:

  1. Pues como siempre todo un gustazo leer tus entradas y sumergirse en despeñaperros de tu mano. El señor de las rapaces ya se te queda corto a ti. joder si es que eres un fiera.
    Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estoy últimamente queriendo mostrar la riqueza de ese Despeñaperros que la gente sólo conoce por ser por donde pasa la autovía de Madrid.
      Ya sólo con señor de las rapaces me va grande la cosa, jajajaja, ¡exagerao!
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  2. Bonita entrada Carlos, llena de color por esas flores y con la compañía de Rafa. Bien pillado el vencejo real, especie rara por aquí que espero ver algún día. Los lances de las calzadas y las culebreras del final impresionantes.

    Salu2 Linse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabarás viendo vencejos reales con sus vuelos impresionantes y sus trinos (tan diferentes de los chillidos de los comunes). Ellas son impresionantes por sí mismas :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Y tanto que ha gustado la sesión de aves, insectos...y flora y paisajes.
    Desde luego parece que la primavera es el momento más agradecido para pasear por el monte mediterráneo, cuando está completamente en flor y las aves y mariposas se dejan ver más que bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estas fechas se puede conseguir un "todo" muy muy muy satisfactorio, y ahora que estuvimos juntos hace poco en una zona similar de monte ya conoces también sus olores y sonidos.

      Eliminar
  4. Preciosa la sesión de fotos de las mariposas, menudas fotazas tienes. Preciosas también las de las jaras con las gotitas de agua, quedan muy chulas.
    Los paisajes como siempre: espectaculares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está siendo la primavera que más morado me estoy poniendo con las mariposas arlequín, ojalá vea mi esperada mariposa del madroño.
      Gracias :D

      Eliminar
  5. Los adultos de calzada son muy sonoros en sus escarceos nupciales y, después, cuando los jovenes abandonan el nido, esos si que son cansinos con el reclamo. Pero bueno, no me cansan en absoluto ni adultos ni jovenes, los veo desde casa y espero que todo salga bien en su nido del pinar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, dentro de un tiempo resonará el pinar con las constantes llamadas a sus sufridos padres, jaja. Es una de esas especies que no te cansas de ver por mucho que te sobrevuelen a diario y en cantidad.
      ¡Saludos!

      Eliminar