miércoles, 21 de mayo de 2014

Entre la Laguna Grande y la campiña




Os voy a recomendar un lugar de mi provincia que no está en la sierra, cosa poco habitual en el blog. Los que ven mencionar Jaén piensan de inmediato en interminables olivos bajo el sol, y quienes gustan más de la naturaleza evocan con facilidad el fragante monte mediterráneo de Andújar o los agrestes pinares de Cazorla, Segura y Las Villas, pero ninguno pensará en lagunas, ni siquiera yo mismo hasta hace no demasiado tiempo.

Desde que vi en septiembre que en el término de Baeza (esa joya monumental que debéis visitar junto con Úbeda) se encuentra la mayor laguna de la provincia sentí cierto interés, y ha sido hace poco cuando decidí ir junto a mi hermano menor (las fotos de paisaje las fue haciendo él). No importa que escojamos un día caluroso, porque alrededor de esta laguna de origen humanizado siempre estaremos bajo el frescor del bosque de galería (y acompañados de los cantos de ruiseñores y demás barítonos del campo).






La "nieve" de los chopos




Es una agradable sorpresa encontrar este ambiente de humedal rodeado por olivares y con la mole rocosa de Sierra Mágina como telón de fondo, y los tarajes y demás vegetación ribereña atraen a una nada desdeñable población pajaril.
Se señala la presencia de calamones, así como anátidas en invierno, y por la red he visto fotografías de especies tan interesantes como la garza imperial y la garcilla cangrejera.
En el paseo que nosotros dimos encontramos numerosas fochas comunes (Fulica atra) y somormujos lavancos (Podiceps cristatus), haciendo algunos de estos últimos sus danzas de cortejo, y pude ver un par de martinetes (Nycticorax nycticorax) en vuelo. Además de estas especies fotografiadas, vimos aguiluchos laguneros, golondrinas dáuricas, un zampullín chico, garcillas bueyeras, una garza real, galápagos leprosos y una gran culebra que no hubo tiempo de identificar antes de que se lanzara al agua.








En los campos anexos se veían cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) y una sorprendente abundancia de cucos (Cuculus canorus) y tórtolas comunes (Streptopelia turtur). Sobre esta última especie, recuerdo ver tórtolas sin problemas por los olivares de mi pueblo cuando era pequeño, mientras que ahora uno debe ir a sitios concretos si quiere verlas... habría que hacer algo con esos tiroteos indiscriminados (este término encaja aquí mejor que "caza") que las aniquilan año tras año.







Para llegar a esta laguna debemos pasar junto al pueblo de Puente del Obispo, y no está de más parar a ver el puente del siglo XVI que le da nombre, del mismo modo que nos llamará la atención alguna construcción del agua por el camino.






El trayecto hacia esta laguna con figura de Paraje Natural deparaba una sorpresa ornítica, porque en un campo de cereales que no quiero revelar aquí encontramos, junto a abejarucos (Merops apiaster) y aviones zapadores (Riparia riparia), una colonia de cría de aguiluchos cenizos (Circus pygargus).




 







Había alrededor de 6-7 parejas, y los plateados machos estaban en pleno fervor nupcial, con picados y reclamos agudos casi constantes.




Macho adulto dando caña a un juvenil

Las hembras tuvieron que sufrir sus apasionadas persecuciones, y digo sufrir porque no era raro que varios machos al mismo tiempo se lanzaran por una misma damisela; eran desde luego unos galanes muy insistentes que no dudaban en defender sus pretensiones nupciales con combates aéreos.












Un paisano que pasó por allí con su todoterreno se paró a saludarme y a charlar un rato (suelo llamar la atención con la pedazo cámara), y me contó que el dueño del cultivo no recoge el cereal hasta que los aguiluchos han finalizado la crianza, una nota muy positiva para una especie que tiene en las cosechas tempranas su principal causa de mortalidad de pollos.

Espero que os haya gustado el cambio de ambiente, como botón final dejo un paisaje con la campiña jiennense ante las alturas de Sierra Mágina.




12 comentarios:

  1. A mí sí me ha gustado el cambio de ambiente, me encanta descubrir a través de tu blog nuevos escenarios de campeo :D
    Muy chulo el reportaje de los aguiluchos cenizos, los machos tienen un plumaje precioso. Un detalle lo del agricultor, es genial que haya ese tipo de iniciativas.
    Un saludo sentinela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo alguna cosilla más sobre sitios que aún no han salido por el blog ;)
      Justo al día siguiente de ver los cenizos leí que en Andalucía se ha suprimido el programa de conservación de la especie, por lo que doblemente me ha gustado ver que en esa zona los toman en cuenta.
      ¡Saludos sinegéticos!

      Eliminar
  2. Que lugar mas bonito para perderse y poder disfrutar con su fauna.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es bonito además de tener un buen plantel de fauna.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Qué buena laguna, no quiero ni pensar el juego que puede dar en invierno!
    Me ha gustado mucho la serie de los cenizos en vuelo, son preciosos estos bichos...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estando relativamente cerca de mi pueblo, será inevitable ir a bichear el próximo invierno, jejeje, al menos espero patos de distintas especies.
      Los machos de cenizo y pálido son de nuestras rapaces más bonitas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Hola Carlos,

    qué sitio más interesante, siempre cargados de vida. Menudo espectáculo el de los aguiluchos, y el tuyo con ellos también, cómo los pillas...

    Salu2 bajo la lluvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se juntaban varios machos con sus picados y persecuciones daban verdadero espectáculo, nunca había visto más de dos juntos y lo pasé en grande con estos animales tan amenazados por el egoísmo de la gente.
      Aquí también nos ha llovido algo, pero no tendrá comparación con vuestra Invernalia...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. A ti no se te pasa ni una. Tienes un ojo sinegético que pa que. A ver si me invitas para hacer hidro por esos lares. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el hidro seguro que pillarías bien a las distintas especies de garzas, eligen unos tarajes que no se ven apenas desde las orillas (listas que son), y al ser un hide tan efectivo no se verían molestadas en absoluto. Te lo pasarías pipa.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Fotaza de los tres a la vez y hurra por ese agricultor concienciado!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso al hombre que se paró a hablar conmigo se le notaba que le gustaba poder ver los cenizos, me estuvo preguntando cuáles eran los machos y esas cosas.
      ¡Saludos!

      Eliminar