sábado, 8 de marzo de 2014

Pasando el puente de Andalucía entre tierras madrileñas y manchegas




Llega un paréntesis que no tratará sobre las sierras jiennenses ni de los medios acuáticos sevillanos, y además mezclando naturaleza y espíritu medieval de esa manera que tanto me gusta.
Resulta que los pasados días 27 y 28 de febrero un servidor los tuvo libres por la celebración del Día de Andalucía, así que aproveché gustosamente la invitación de mi amigo Ismael para pasar el finde en Madrid y recorrer las zonas cerealistas de los ríos Jarama y Henares, la ZEPA 139.

Así fue como me embarqué en un viaje de 5 horas durante el que disfruté de bonitas dehesas y algunos castillos como los de Oropesa (en la foto), Trujillo o Maqueda. 
Ya en mi destino pudimos salir para que yo disfrutara de esas especies esteparias que para mí son anecdóticas la mayoría de veces, empezando por un buen bando de ortegas (Pterocles orientalis) que supone la primera vez que veo más de tres juntas, y siguiendo con las grandes protagonistas a las que quería ver... y grandes en sentido literal, porque son ni más ni menos que las enormes avutardas (Otis tarda).
Tan sólo el primer día contamos (mentira cochina, yo no me paré a contar, fue él) hasta 295 avutardas, y las vimos comiendo, pasar volando de un campo a otro, e incluso con dos machos empezando a hacer ese ritual de pavoneo que llaman "la rueda".
En cuanto a otras especies vistas puedo citar avefría, chorlito dorado, calandria o escribano soteño, 






Aquí están sobre uno de esos cultivos que ponen expresamente para ellas.











Tenía muchas ganas de ver algún corzo (Capreolus capreolus), animal tan escaso en mi provincia (incluso extinto en la mayoría, al no poder competir con la sobrepoblación de cérvidos mayores). Pudimos encontrar seis ejemplares distintos, con la misma luz pésima del finde tan feo y desapacible que hemos tenido en todo el país, pero el gusto de ver estas cosas no me lo quita nadie.







Animales curiosos de ver para mí, pero habituales para los de la zona, que pueden verlos incluso desde su furgoneta o camión (bueno, aunque sabemos que la mayoría de gente nunca mira la naturaleza a su alrededor).






Otro habitante al que sí estoy más acostumbrado es el azor (Accipiter gentilis), saliendo un macho bien encelado a marcar territorio, del mismo modo que también andaban tontorronas dos parejas de águilas imperiales (Aquila adalberti). En cambio, no me es tan normal ver preciosos machos de aguilucho pálido (Circus cyaneus) cada vez que salgo (prácticamente no nos falló en todo el finde).
Otras rapaces vistas fueron el buitre leonado, el halcón peregrino, el cernícalo vulgar, el ratonero, el aguilucho lagunero (muchos), el milano real y el milano negro, además de evidencias de la presencia del búho real.








Las espantosas fotos de rapaces han evidenciado aún más el mal tiempo reinante, pero a llegar el atardecer pudimos tener cielos despejados para poder disfrutar de paisajes espléndidos.


Oruga sin identificar

Antes de despejarse como en las dos siguientes fotos





El viernes a mediodía recogimos a la compañera que nos faltaba en nuestras jornadas para pasar una fabulosa tarde medieval en Guadalajara. La primera parada fue Torija, con su fotogénico castillo que fue sede de personajes como los caballeros templarios, Íñigo López de Mendoza (Marqués de Santillana) o Gonzalo de Guzmán.
Fue una visita agradable pese al fortísimo viento, porque el pueblo en sí tiene más atractivo al margen del castillo.











Para el segundo destino el recorrido se volvió sencillamente espectacular al ir ganando unas vistas de La Alcarria que me encantaron, llegando hacia Jadraque acompañados del vuelo de numerosos buitres leonados y de una pareja de halcones peregrinos. El pueblo no era nada del otro mundo, pero su estampa desde el castillo era una postal muy bonita, así como el mismo castillo con clásica estampa de fortaleza en lo alto de un cerro que domina la vigilancia de tan vastas extensiones en medio de furibundos vientos.










El sábado fue cuando más nos maltrató la climatología, pudiendo salir sólo un rato por la mañana, pero mereció la pena la tarde visitando la capital y tomando algo junto a Ramón y Silvia (no me iba a quedar sin verles, eso estaba clarísimo).
Pero esto no acaba aquí, porque el domingo tuvimos una salida que da para una entrada independiente... pero no adelantemos.
De momento os recomiendo los dos blogs de mi anfitrión, mientras van llegando próximas entradas entre las que estará la conclusión de este gran viaje.






14 comentarios:

  1. Tuvisteis una buena sesión de ZEPA, sí señor. Te han quedado muy chulas las fotos de las avutardas. Un asco el tiempo que hemos tenido ese fin de semana, espero que lo pasases bien (al menos). Tengo muchas ganas de ver la siguiente entrada, porque promete.. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, vaya que sí, las sesiones de ZEPA fueron extensas y provechosas. El tiempo fue una pega, para qué negarlo, pero no me impidió en absoluto pasarlo súper bien, clarísimamente.
      La próxima puede quedar muy bonita, ¡o eso espero!

      Eliminar
  2. Pese al mal tiempo reinante espero que no te fueras decepcionado con todo aquello que vimos. Además, tuviste de todo un poco de aquello que te gusta tanto, aves e historia en forma de castillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, en absoluto, hiciste magníficamente de sentinela de la naturalesa con mi visita, y nos apuntamos los dos cosas muy interesantosas.
      La ración de castillos y demás fue jugosa igualmente.

      Eliminar
  3. Hola Carlos, pedazo de reportaje, magnifico por la cantidad de aves que has avistado y esa cantidad de Avutardas...Enhorabuena, un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Cándido, esa cantidad no me la habría imaginado nunca...
      Gracias por pasarte, ¡un saludo!

      Eliminar
  4. Os dije que aprovecháseis el viernes y veo que me hicísteis caso!!.
    Una pena el mal tiempo del sábado pero al menos nos vimos un ratito y tomamos algo juntos.
    Las salidas con el sentinela de la naturalesa no defraudan. Como ya te dije me gustan mucho las fotos de las avus, los paisajes y los castillos están de lujo.
    Yo tengo la suerte de haber estado en Jadraque, Guadalajara es una gran desconocida.. es una de mis provincias favoritas.

    Un abraso de linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeeeee, el rato de charla sinegética no tuvo precio, aunque no hubiera bocata de calamares al final, jajajaja.
      Yo conocí esa parte manchega por primera vez y me encantó, a lo tonto estoy sacando bastante jugo a La Mancha entre unas cosas y otras.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  5. Muy chula y, aún solo con corzos, sinegética. Lo pasarías de vicio según leo. Por Castilla hay algún que otro Castillo, lo dejo caer jejeje. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto verte usar la jerga, ¡¡sí señor!! Capto la sutil indirecta para visitar Invernalia, la capto, jajajaja.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    vaya bandazo de avutardas!!!! Y esos corzos qué peligro por las carreteras, espero que no intentaran cruzar aquella.

    Una entrada muy completita, como siempre, con paisajes muy chulos.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una alegría que haya sitios en España donde ya es normal ver bandos enormes sobre los llanos. Yo también espero que no sean demasiado osados con las carreteras, que bastante gorda es ya la lista de especies atropelladas.
      ¡Saludos!

      Eliminar