martes, 4 de marzo de 2014

Otro espléndido paseo por Doñana




En febrero he tenido un ritmo de publicación un tanto lento, acumulándose bastante material, pero con las dos entradas anteriores me he ido reenganchando y ahora le toca el turno al resumen de la ruta que hice el pasado sábado 16 de febrero con mi vecino Juanmi García (un placer salir de pajareo con alguien que disfruta tantísimo del campo).

Escogimos de nuevo el clásico recorrido por la Doñana visitable, desde Puebla del Río hasta la cancela de La Escupidera, y pasando por lugares como la Dehesa de Abajo, Entremuros y el centro de visitantes José Antonio Valverde.
Es en el entorno de la Dehesa de abajo donde suele empezar la acción, siempre abundante en flamencos (Phoenicopterus roseus) y llena a rebosar de patos como el cuchara (Anas clypeata), el pato colorado (Netta rufina), el ánade rabudo (Anas acuta) y el porrón común (Aythya ferina).






Pasamos buenos ratos con los vuelos de martinetes (Nycticorax nycticorax) y moritos (Plegadis falcinellus), entre los que pasaban también golondrinas y aviones comunes con la grata sorpresa de un nuevo migrador en nuestras tierras: el vencejo pálido (Apus pallidus).
Este vencejo llega a nuestro país antes que el vencejo común, aunque pudimos comprobar de todos modos los otros rasgos que lo distinguen de su muy similar pariente (distinto reclamo, color más claro, vientre con dibujo como de escamas, cabezudo, gran mancha blanca en garganta, alas a dos tonos).










Llegando a la Casa Bomba, los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) fueron los amos del lugar como siempre. Dejaron demostrada su eficacia como controladores del número de topillos, las administraciones deberían pensar tranquilamente en la cantidad de roedores que pueden eliminar unas parejas de estas pequeñas rapaces junto con sus pollitos, en vez de tanto asqueroso veneno por los campos...
Incluso presenciamos una cópula, preludio de la cercana época de cría.
Las invernantes empiezan a escasear, las grullas (Grus grus) aparecieron muy dispersas y en mermados efectivos, mientras que los búhos campestres (Asio flammeus) tampoco se dejaron ver mucho ni bien, pronto estarán ambos en el norte europeo de regreso.









La pista que lleva al Lucio del Lobo con el centro de visitantes José Antonio Valverde es otro de los puntos que suele merecer mucho la pena. Una pareja de silbones (Anas penelope) nos sobrevoló para completar el anterior plantel de patos y los zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis) nadaban tranquilos mientras que numerosos ratoneros (Buteo buteo) vigilaban desde sus atalayas (otros buenos controladores de roedores junto con los cernícalos).






En las marismas que hay yendo hacia la cancela de La Escupidera tuvimos la oportunidad de hacer una comparativa de tamaños entre la garceta grande (Egretta alba) y la garza real (Ardea cinerea).
En las zonas más campestres encontramos entre cogujadas comunes (Galerida cristata) unos cuantos cernícalos primilla (Falco naumanni) que no me atrevería a considerar como mi primera cita estival de la especie, sabiendo que algunos pequeños núcleos pasan aquí el invierno (y mirad lo cagado que está el cable, ésos llevan allí mucho tiempo).
La foto es lejana y malucha, pero se aprecia perfectamente que es un macho de primilla y no un cernícalo vulgar.









El regreso nos brindó por Entremuros y la Casa Bomba observaciones como la de la segunda cigüeña negra (Ciconia nigra) de la jornada... se están marchando a sus países del centro de Europa, cuando antes era normal ver a partir de diez ejemplares y ahora sólo vimos tres con suerte. Las echaré de menos, al mismo tiempo que me quedaré con la satisfacción de por fin haber disfrutado durante el invierno de una de mis especies favoritas.
Un nutrido bando de espátulas (Platalea leucorodia) y un bonito macho de aguilucho pálido (Circus cyaneus) nos acompañaron hacia la Dehesa de Abajo, donde entramos para terminar una tarde cálida y prácticamente primaveral, viendo los nutridos bandos de flamencos, los vuelos de las numerosas cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) y las no menos abundantes avocetas (Recurvirostra avosetta).













Espero que os haya gustado esta actualización sobre una tierra que cada vez me gusta más y más, mientras voy preparando el relato de mis andanzas recientes por tierras madrileñas y manchegas... 

Dejo para el final la lista con otras especies observadas:

- Calamón.
- Ánsar común.
- Aguja colinegra.
- Buitre leonado.
- Aguilucho lagunero.
- Milano real.
- Cuervo.
- Grajilla.
- Urraca.
- Cormorán grande.
- Garceta común.
- Garcilla bueyera.
- Andarríos grande.
- Cigüeñuela.
- Avefría.
- Cerceta común.
- Azulón.
- Gaviota sombría.
- Gaviota reidora.
- Focha común.
- Rascón (oído).
- Zampullín chico.
- Tarabilla común.
- Mosquitero común.
- Verderón.
- Jilguero.
- Pájaro moscón (oído).
- Ruiseñor bastardo.
- Curruca capirotada.
- Calandria.
- Gorrión moruno.
- Golondrina común.
- Avión común.


18 comentarios:

  1. Una maravilla de imágenes, especialmente aquellas dos de los flamencos con los alcornoques de fondo atestados de nidos de cigüeñas... ¡espectacular!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, antes no tenía ni idea de que hubiera flamencos en una laguna en medio de una dehesa con colonia de cigüeñas, y verlo en directo es tan bucólico como chulísimo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Magnífica entrada! Qué suerte vivir tan cerca de este precioso lugar con tanta biodiversidad. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! La verdad es que este año he tenido mucha suerte con donde he caído.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    no me extraña que se te amontone el trabajo de campo, la explosión de vida que se ve a través de las fotos es descomunal, con una salida tuya tengo yo para 3 meses de entradas jajaja, alucinante.

    Las fotos son buenísimas, para estar hechas "a salto de mata" tienen una gran calidad, mucho mérito del felino que anda tras el visor jeje.

    Salu2 Linse, vaya lugares tan vivos que nos muestras siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Isra, este comentario me ha llenado de ánimo porque siempre intento hacer lo mejor posible dentro del método del salto de mata.
      Y ya verás la que viene encima ahora con las tardes más largas... hoy ha sido la leche...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Madre mía Carlos que patada!!. Nunca he visto tanto ánade junto, lo mismo me ocurre con los flamencos.
    Una suerte disfrutar y afotar la cópula de los cernis y esas observaciones. Otro lujo la comparación de tamaños entre garceta grande y garza.
    Es una faena que se vayan las grullas y sobre todo las sigüeñas negras, no te quejes que fliparas con las especies que están llegando y llegarán.
    Desde luego estás mas a gusto en Sevilla que un pollo en una era (como dicen en mi pueblo).

    Un fuerte abraso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, y toda la razón que tiene el dicho de Fuente del Maestre. Yo tampoco había visto tantos patos en mi vida, imagina el sonido (sumado al de los flamencos, que graznan al estilo ganso).
      El relevo sabrá compensar la ausencia de mis sigüeñas negras, o si no tendré que ir a verlas al Cerro del Hierro y sitios así, jajaja.
      ¡Un abrazote de linse!

      Eliminar
  5. Pedirles a las administraciones que piensen que hay aves con una tremenda capacidad de control sobre los roedores es pedirle peras al olmo, desgraciadamente. Hay demasiados intereses en el tema de los venenos, no interesan otras alternativas. Excelente entrada, como cambia todo con sol y buena luz. Preveo esta primavera entradas muuuuy chulas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantener a las rapaces no les aporta dinerito, más vale que aprendan algún día que puede llegar un futuro en el que tengan que probar a comerse el dinero.
      Hoy he tenido una tarde espléndida que ha inaugurado al fin la temporada de salidas largas entre semana, ¡ojalá sucedan cosas muy emosionantes!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Nunca falla la variedad y calidad del bicherío, ¡esto es un paraíso, Javi!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Que potencial ornitológico el de Doñana, todo es y está espectacular. Realmente fascinante este incomparable lugar. Me ha hecho gracia y, por lo tanto, me ha gustado con mención aparte, la imagen del vencejo con el tallo, muy significativa.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tesoro maravilloso que jamás podremos agradecer lo suficiente a aquellos que lo salvaron de convertirse en un destrozo.
      Gracias por saber apreciar la imagen del vencejo, me gustó tanto al verla en el visor que tuvo que ser la elegida para la entrada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Carlitos, me declaro fan numero uno se tus salidas al campo. Es toda una gozada leer tus crónicas y disfrutar de tus fotos. Todo un rosario de joyas orníticas con el mejor monte mediterraneo.
    Sigue así compañero, a ver si pronto voy a visitarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, qué exageraoooooo. Y verás cuando se complete el plantel con especies que están por llegar y a las que tengo muchísimas ganas :)
      ¡¡Por aquí te esperaré!!

      Eliminar
  9. Menuda cantidad de patos y ademas de esas especies , aqui hoy contabamos quince rabudos y ya era para cita con uno mas .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que nunca he visto más de tres o cuatro rabudos juntos (al menos distinguirlos entre el follón), llego a ver 15 y me quedo alucinado porque son mis patos preferidos.
      ¡Saludos!

      Eliminar