martes, 18 de marzo de 2014

Migraciones en Sierra Morena




Los días 8 y 9 de este mes fui a mi tierra a pasar el fin de semana y poder ver qué se cuece por la sierra en estas fechas en las que ya estaba preparado para encontrarme con aves migratorias.
Sobre todo habiendo visto ya grupos de milanos negros en ocasiones anteriores por Sevilla y teniendo noticias de críalos y culebreras por Jaén.

En compañía de mi mejor amigo y su padre nos dimos una buena vuelta por Despeñaperros y no tardé en avistar un grupito de rapaces grandes que dejaban notar destellos blancos al girar... allí estaban mis primeras culebreras (Circaetus gallicus) del año, por fin está de vuelta una de las especies que más me gustan para disfrutar durante toda la temporada estival. La sierra en invierno pierde bastantes puntos al faltar estas especies que van llegando y animan mucho más las salidas (que de por sí ya eran grandiosas muchos días invernales).
Estas culebreras viajaban asociadas a numerosísimos milanos negros (Milvus milvus), la rapaz a la que suelo ver formando los bandos más grandes, e incluso tuvimos la inesperada aparición de tres vencejos reales (Apus melba) muy a lo lejos... menos mal que me extrañó el movimiento de esas aves y quise mirar por el visor lo que eran.










Incluso entre los buitres leonados (Gyps fulvus) ha sido posible encontrarse con alguna que otra culebrera, y ya de paso admirar la comparación entre especies y tener una de esas fotos que tanto me gustan con dos aves distintas juntas.





Ruinas de Castro Ferral


También las aves residentes se dejaron ver, como por ejemplo dos ejemplares de águila imperial (Aquila adalberti) con distintos plumajes juveniles (la primera está ya empezando a ser lo que se denomina como damero) y las dos especies preferidas de los grandes señores feudales: el azor (Accipiter gentilis) y el halcón peregrino (Falco peregrinus). Todas estas fotos son lejanas y hasta feas, pero he de resaltar al azor por tratarse de una hembra especialmente grande y poderosa, ¡una bestialidad!
Entre los más pequeños destacaron los siempre activos aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris) que viven aquí durante todo el año y la bonita mariposa de los olmos (Nymphalis polychloros), a la que llevaba muchísimo tiempo sin observar.









Mi amigo me avisó de haber estado viendo críalos (Clamator glandarius) de cerca en las dehesas de la aldea de La Fernandina, y allí que fui en compañía de ganado, conejos (Oryctolagus cuniculus) y mochuelos (Athene noctua), pero con los ruidosos críalos me tuve que conformar con verlos de lejos.







Para rematar esta modesta entrada, termino con la visita que hice a la cascada de La Cimbarra con mi hermano menor para ver la cantidad de agua que debía llevar por estas fechas. Fue un espectáculo desde luego, no dejo de recomendaros este paraje si alguna vez pasáis por Jaén porque merece la pena sobradamente. 
Con la cascada y una cierva (Cervus elaphus) al anochecer antes de asomar la luna, acabo por hoy hasta la siguiente entrada que se presentará marismeña y repleta de avifauna variadísima y muy interesante. ¡Y no puedo evitar despedirme repitiendo lo contentísimo que estoy de tener a las culebreras de vuelta!







18 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    buena ruta de vuelta a tu casa sí señor. Pedazo bando de milanos negros, parecen buitres rondando una carroña... Tienes que enseñarme a pillar así de bien a los roqueros, eres el 1 en vuelos. El críalo muy chulo, le tengo ganas, aunque sólo sea verlo porque nunca lo he visto aquí y sé que hay (y menos fotografiarlo claro).

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese finde fui con mucha ilusión porque las fechas eran las mismas en las que suelo apuntarme esas especies migradoras, aunque no sé por qué a los críalos los veo poquísimo por mi tierra pese a ser zona suya.
      Me gusta practicar con los vencejos, así luego resultan más "fáciles" los aviones y golondrinas
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Buen reportaje,ya se va viendo el movimiento de las aves estivales.Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Joder amigo carlitos, es que tus reportajes son como los capítulos del hombre y la tierra, te quedas hay absorto mirando y leyendo y al acabar me parece oir el tintineo de la profunda voz de Félix. Eres la leche linse.
    Un abraso de los nuestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sentinela, pero ya quisiera yo ser una cuarta parte de lo que era él como comunicador y divulgador. Qué imágenes y sonidos me han venido a la cabeza al recordarlo... :)
      ¡Un abrazote de linse!

      Eliminar
  4. Bueno, bueno, bueno, esto ya va tomando color, mucho color. En la zona donde se ubica mi pueblo durante el invierno no queda nada más que lo más duro de la zona, que son buitres, búhos y poco más. Ahora que veo lo que tu has fotografiado; vencejos reales entre otros, ya los espero con ganas por aquí. Hace poco llegaron los aviones roqueros y, espero ver pronto, además, los alimoches y las calzadas. Como todos los años, la alegría me desborda con la llegada de los milanos negros. Les prepararé algo de comer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que yo hace años tenía a los aviones roqueros por residentes en todo el país porque los veía aquí durante todo el año, pero ya vi que no. Poco les queda para que los vencejos reales se les unan en cantidad habitual, y las golondrinas dáuricas también han llegado hace poco.
      Las calzadas están al caer si no han llegado ya, por estas fechas siempre aparecen en Jaén. Buen provecho para tus comensales.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. No se como lo haces Carlos, en ese mismo fin de semana estuve por el Empedraillo y el Salto de la Graja (o del Fraile) y no vi nada mas que unos cuantos buitres.
    Con las ganas que tengo de ver un azor en libertad, bueno, otra vez será.
    Ya veo que tu salida ha sido fructífera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Empedradillo no se presta a avistamientos de rapaces por lo que me han contado, pero por el Salto no es difícil topar con algún águila real o imperial. Aunque ya sabes cómo son las cosas en el monte con el azar.
      Los azores están ahora en celo y es cuando hay más posibilidades de ver alguno planeando sobre el bosque.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Menos mal que tenemos al sentinela del sur que nos avisa de los avistamientos..

    Como siempre una entrada hiper variada y guapa. Las fotos comparativas de especies, la del avión (siempre buscando el momento guapo) los paisajes, esa cascada... y para acabar la luna.

    Un fuerte abraso linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Informándoos al mismo tiempo que yo lo hago también al leer blogs de la zona del estrecho, jajaja.
      Me gusta que salga de todo, y las fotobichos pueden empezar ya a aumentar, o eso espero :)
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  7. No paras Carlos, gracias por acercarnos una nueva ruta.
    Saludos.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí a asomarte virtualmente por mi tierra (a la que vuelvo este finde también).
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Bonita excursión por tu tierra y buena cantidad de especies .Y bonita cascada.
    El crialo por fin pude ver una pareja el fin de semana pasado , culebreras no he visto nunca .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es cuando se ven muchos críalos en pareja por lo visto. A la culebrera la acabarás trincando, al ser un bicho que pasa tanto tiempo al día planeando.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Uma preciosa quantidade de espécies tão bonitas anunciando o despertar da primavera onde tudo é vida e alegria.

    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Ciertamente ha despertado la primavera con mucha fuerza.
      ¡Saludos!

      Eliminar