viernes, 21 de marzo de 2014

Llegan las tardes primaverales a Doñana




Por fin llegó el momento esperado, tras haber comprobado hace dos semanas en el paraje del Brazo del Este que ya las tardes dan mucho de sí como para hacer salidas más largas, el día 13 puse rumbo a una rutilla más larga. La clásica desde Puebla del Río al centro de visitiantes José Antonio Valverde.

Al llegar a la Dehesa de Abajo comenzó el festival ornitológico como siempre. Entre el vuelo agitado de martinetes (Nycticorax nycticorax) y ánades frisos (Anas strepera) contrastaba el planeo soberbio y elegante de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), un águila calzada (Hieraaetus pennatus), milanos negros (Milvus migrans) e incluso una joven águila pescadora (Pandion haliaetus).










Cerca de la laguna me sobrevoló agradablemente cerca un juvenil de espátula (Platalea leucorodia) y los flamencos (Phoenicopterus roseus) no estaban tan lejos como de costumbre, pudiendo verlos nadar como cisnes y sumergir la parte anterior del cuerpo para alimentarse.








Algunos zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis) ya lucen plumaje de cría, mientras que sus primos los somormujos (Podiceps cristatus) hacían sus exhibiciones de cortejo similares a danzas (aunque no lo pillara en fotografía porque me quedé mirando simplemente).
Los pequeños y regordetes buitrones (Cisticola juncidis) siempre ponen parte de la banda sonora del campo con sus "chip, chip" en vuelo ondulante, lo que no es tan habitual es pillarlos posados y al descubierto.






Bajando por la zona de Entremuros había bastantes limícolas, pero sólo observé cuatro especies. El chorlitejo chico, el archibebe común y los dos de las fotos: el andarríos grande (Tringa ochropus) y el archibebe claro (Tringa nebularia).
Me extraña no haber visto combatientes por ejemplo, cuestión de tiempo. En cambio, fue una grata sorpresita ver el repentino vuelo de destellos azules de un martín pescador.


Color oscuro bajo las alas, rasgo clave para reconocer la especie.


La característica cuña blanca en el dorso

En la curva que lleva al centro de visitantes se veía un gran bando de espátulas mezclado con otras especies como garzas, en lo que se llama el Lucio de los cangrejos, si no me equivoco, con algunos ejemplares de calamón (Porphyrio porphyrio) a menor distancia.





Uno de mejores aspectos fue, para mi gusto, topar con distintos ejemplares de culebreras (Circaetus gallicus), posadas en los postes que normalmente son ocupados por ratoneros y cernícalos vulgares y también en vuelo. Ver así de bien a una de mis aves estivales preferidas (ya visteis en la entrada anterior lo mucho que me gustó el reencuentro con ellas en la sierra) me compensa la ausencia de las cigüeñas negras invernantes que tantas satisfacciones me dieron en los meses pasados.









En el Lucio del lobo vi avocetas (Recurvirostra avosetta) y una agachadiza común (Gallinago gallinago) se dejó sacar muy bien en vuelo. Además de observar más flamencos y otras aves como calamones, agujas colinegras, fochas y anátidas variadas.








La falta de luz del ocaso y la creciente cantidad de mosquitos conllevaron el regreso a casa, contemplando las bonitas siluetas de un bando de 53 grullas (Grus grus) que aún no sienten deseos de regresar al norte, y de la culebrera que finalizaba su jornada de caza mientras que la del búho campestre (Asio flammeus) justo estaba comenzando.








No hará falta recalcar lo espectacular que es ver coincidir al mismo tiempo estas especies estivales e invernantes, tan sólo este final es algo que no me habría imaginado hace años, fotografiando una culebrera mientras oigo el trompeteo de las grullas de fondo.
Para la próxima entrada no traeré especies de estas marismas ni de la sierra, con un cambio de registro en una zona a la que tenía ganas desde hace tiempo...

PD: no quiero dejar de lado mi buena costumbre de informar de las llegadas migratorias por el sur, y os comento que el fin de semana pasado pude ver ya golondrinas dáuricas, collalbas grises, fumareles cariblancos, pagazas piconegras, una garza imperial, un aguilucho cenizo, aviones zapadores y lavanderas boyeras, además de haber visto esta misma tarde varios alcaudones comunes.

12 comentarios:

  1. Buenas capturas Carlos,me gustan especialmente las capturas en vuelo y sobre todo las de la culebrera.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, las culebreras fueron una gozada al dejarse ver así de bien, incluso una se quedó quieta en el poste al pasar yo con el coche, siguiéndome con su enorme mirada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Precioso el solapamiento de culebrera y lechuza campestre. No tiene problemas la culebrera para aguardar a los ofidios en la penumbra del atardecer aprovechando que la temperatura es todavía muy buena. Tampoco la campestre desdeña las horas tardías, nocturnas y crepusculares.
    Bonito documental fotográfico Carlos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culebrera es una cazadora determinada como pocas, vaya que sí, aunque haga un día de perros no para de escudriñar y cernirse.
      Muchas gracias, espero que la serie de fotos haga mínimamente justicia a las vivencias de estos habitantes que están a pocos kilómetros de la capital andaluza sin que la gente ni sepa que están ahí.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    una pasada de entrada. Estoy al loro con las calzadas que están al caer ya. Muy chulas las de la culebrera, me gusta mucho esta especie. Eres un auténtico radar, lo pillas todo!!!

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije por el grupo del whatsapp, esta misma mañana ya he comprobado que las calzadas llegaron a Jaén, aunque todavía no ha llegado el grueso y falta para que empiecen a verse en agradable abundancia.
      No me extraña, la culebrera es un bicho especial :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Pues sí que se anima la zona en primavera, vas a disfrutar mucho lo que queda de curso :)
    Estoy impaciente por ver la próxima entrada je, je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le da más bombo al invierno aquí, pero creo personalmente que la primavera va a estar también espectacular con el relevo de especies, además de lo lozano del entorno y de la animación que habrá.
      La próxima será al estilo de las de la ZEPA 139, pero con el toque sureño, jaja.

      Eliminar
  5. Menudas fotazas de la culebrera en vuelo, una de esas merecería salir en la barra lateral de las rapaces, ejem, ejem.

    ¿Nos podrás enseñar a los pollos feos de garzas, moritos y espátulas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, pues sí, no estaría nada mal actualizar la galería con una actualización culebreril :P
      Hay sitios donde poder ver el ajetreo de la crianza sin molestar en absoluto, así que imagino que podré enseñar sus horrorosos pollos, sí.

      Eliminar
  6. Precioso el nuevo capítulo del hombre y la tierra. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que uno se acuerda de ese documental de Félix con las aves de la marisma, aunque salvando muuuucho las distancias. De todos modos es siempre un gustazo disfrutar de documentales en vivo y observar sus comportamientos in situ.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar