lunes, 24 de febrero de 2014

Días grises y fríos en el Brazo del este





La elegante garceta común (Egretta garzetta) nos da la bienvenida entre campos de labor a este paraje que tantísimo juego me dio en mis primeros meses del curso, y que con la incipiente primavera tengo que ir recuperando para ponerme al día ahora que las tardes van durando más.
Los caminos han estado muy embarrados y luego difíciles de transitar con un turismo por los surcos que dejaron los vehículos más pesados, pero la parte interesante se ha podido seguir recorriendo y os voy a dejar una pequeña muestra de la tarde del viernes 14 y la mañana del sábado 15.
En ambos casos tuve engañosas perspectivas de respiros soleados en esas rachas tan lluviosas y desagradables que tuvimos, lo que me hizo salir pitando, pero acabaron siendo jornadas medio nubladas (viernes) y con momentos de breves lluvias (sábado)... lo que no impidió disfrutar como siempre de su agradecida fauna.

Llega ese punto en que la invernada de aves empieza a flojear, habiendo visto tan sólo dos cigüeñas negras (Ciconia nigra) en esa tarde, cuando otras veces podía contar muchas más, y especies invernales como el bisbita común (Anthus pratensis) coinciden con las primeras estivales como la golondrina común (Hirundo rustica). Por otra parte, tenemos presencia permanente de especies que suelen ser estacionales en otros puntos de España, como el águila calzada (Hieraaetus pennatus) y el avefría (Vanellus vanellus).










Como viene siendo habitual, son espectaculares las cantidades de moritos (Plegadis falcinellus) y calamones (Porphyrio porphyrio), este lugar no falla para verlos bien a gusto.











Entre especies habituales como el aguilucho lagunero (Circus aeroginosus) y los patos cuchara (Anas clypeata) quise buscar en los carrizos a los paseriformes que allí habitan, aunque sólo me llevé un escribano palustre (Emberiza schoeniclus) mal fotografiado entre los que se escabulleron, y de los pechiazules ni hablemos, me torearon con ganas.
El último momento bueno del día lo protagonizaron un par de espátulas (Platalea leucorodia), luciendo bien guapas con sus plumajes nupciales. Una está anillada, pero a saber qué pone ahí...









Como la mañana del sábado fue similar, iré al grano con cosas distintas. Un águila calzada me recibió posada en una torreta, un buen comienzo con una de mis aves preferidas a la que no he tenido que esperar hasta marzo como en años anteriores, imaginad lo que gusta tener a una de tus favoritas durante todo el año y verla incluso sobrevolando Sevilla capital.









Alguna garza real (Ardea cinerea) adulta exhibe ya un plumaje y color preciosos, y las garcetas grandes (Egretta alba) invernantes aún se dejan ver bastante hasta que le den el relevo estival a las garzas imperiales.
La foto junto a una garceta común deja claro por qué se llama "garceta grande".






El movimiento de limícolas estuvo protagonizado por los bandos de correlimos comunes (Calidris alpina), ya sea en compañía de chorlitos dorados (Pluvialis apricaria) o de avefrías.
Los escribanos palustres y pechiazules volvieron a tomarme el pelo a base de bien, esos pequeños bastardos podridos, pero me llevé un mosquitero común (Phylloscopus collybita) para compensar.







¿Alguien adivina quién me despidió al irme? Pues sí, de nuevo el águila calzada en la misma torreta, tan a gusto ella.




Os voy a dejar para el final un par de fotos hechas con un objetivo corto normal para que os hagáis a la idea de cómo se pueden ver aquí los moritos, no sin antes dejar la lista de otras especies anotadas:

- Halcón peregrino.
- Cernícalo vulgar.
- Ratonero.
- Abubilla.
- Martín pescador.
- Cigüeña blanca.
- Cormorán grande.
- Azulón.
- Gallineta.
- Focha común.
- Rascón (oí sus chillidos).
- Andarríos grande.
- Andarríos chico.
- Agachadiza común.
- Cigüeñuela.
- Zampullín chico.
- Gaviota sombría.
- Tarabilla común.
- Pechiazul.
- Ruiseñor bastardo.
- Pájaro moscón (oído).






12 comentarios:

  1. Jobar Carlitos, qué variedad de especies, es algo que siempre me impresionará ya que como puedes imaginar, aquí en Castilla no hay mucho de eso...

    Me gustan mucho las fotos de la calzada, también una de mis aves favoritas, la de la garza también con esos contrastes de color y lo de los moritos es completamente alucinante.

    Salu2 Linse!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo lo mucho que te gustan las calzadas, son muy especiales sin duda. Imagina cómo se pondrá esto cuando lleguen estivales chulas al mismo tiempo que queden unas cuantas invernantes....
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Menudas sesiones maratonianas te metes Carlos, cualquier día de estos te quedas pillado con el coche en algún camino de esos.
    Flipante la cantidad de moritos, muy buena la comparación de garcetas y el resto de las fotos.
    Un abraso linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me seas gafe, joío, jajajajajaja. Pues lo de esta entrada no fue de los mejores días, ya verás cuando vengas y empieces a ver cosas a cascoporro...
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  3. Ya te comenté en privado lo que me gustaron esas garcetas juntas. Pero desde luego, la protagonista de esat entrada es esa calzada, qué bien la pillaste.

    Poco a poco se van notando los cambios por allí, eso siempre gusta aunque haya menos individuos de especies tan interesantes como las cigúeña negra, ya llegarán otras muchas con las que te entretendrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dejó muy bien, a ver si con buena luz vuelve a ser tan colaboradora.
      Pronto llegarán otros como bien sabes, y espero que den tanto juego como lo hicieron sus contrapartidas invernantes. Entretenidos van a ser seguro :D

      Eliminar
  4. Eso si que es biodiversidad y lo demas cuento.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La biodiversidad de Doñana tiene una fama que veo muy merecida, ¡me está encantando este curso!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Madre menuda panoplia de especies. Eres un artista de la pista chaval. El van halen del pajareo. que pasote. destaco esos bandos de moritos que me han dejado boquiabierto por el número de ejemplares es una auténtica gozada. A seguir amigo mio. nos vemos en nada. Ya te daré un abraso de linse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, jajajaja, aunque ya me gustaría a mí tener el virtuosismo de Van Halen equiparado en talento pajaril. La abundancia de moritos es una cosa que uno no se la imagina hasta que la ve, buffffffff, ya puedes imaginar el sonido cuando te pasa un bando enorme volando cerca.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Ya sabes , basta que quieras fotografiar a alguna ave en especial para que no aparezca y el dia que menos la esperas se te pone delante , eso me paso a mi con el escribano el otro dia .
    La garceta grande yo pensaba que era rara en España y la estoy viendo hasta yo por aqui .
    Un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensaba antes que la garceta grande era rara, hasta que en 2012 la vi en Daimiel y empecé a ver que se está volviendo invernante habitual en España.
      ¡Saludos!

      Eliminar