sábado, 4 de enero de 2014

Viejos tiempos


Estas semanas navideñas, como ya sabéis sobradamente, han dado muy poco respiro meteorólogicamente y sólo he podido salir a pajarear propiamente dicho durante los dos fines de semana (y espero que mañana pueda hacer algo), aunque he podido recopilar bastante material como para dos entradas muy majas...
Antes de publicar lo visto, y aprovechando haber estado en mi pueblo de origen (Bailén), os voy a enseñar unos dibujos que encontré por casa.

La gracia no está en lo bien dibujados que están, sino en que los hice hace mucho en mis tiempos de EGB, más o menos cuando tendría unos 12 años (20 años que han pasado a lo tonto). Como podréis ver, ya por entonces estaba entusiasmado con las aves, y dibujé bastantes especies ibéricas como era de esperar (bueno, excepto el cascanueces, pero es que siempre me gustó ese bicho).
A la becada no la he visto jamás, pero ni entonces ni ahora pierdo la esperanza de ver una algún día (quién me hubiera dicho a mí por entonces que vería halcones de Eleonora y un águila moteada).





Esas dos páginas tienen sus nombres (incluso los científicos, ya veis que eso me viene de siempre), pero en estas dos siguientes no puse nada... yo pienso que los reconoceréis sin problemas pese a que yo no era precisamente Juan Varela ni Antonio Ojea. ¿Os animáis a decirme las especies?





Ya os podéis imaginar la de recuerdos que me trae todo esto, de esos tiempos en los que lo que leía sobre especies como el águila imperial y el buitre negro era tan oscuro que no podía imaginarme que los podría ver con relativa frecuencia en mi vida adulta. Es una satisfacción con mayúsculas comprobar cómo he podido disfrutar de adulto de esas especies con las que soñaba en mi niñez,  con la cigüeña negra, el lince ibérico, la grulla, el flamenco, el águila pescadora, el águila perdicera y un largo etcétera... y el quebrantahuesos (especie con la que siempre tuve mucha debilidad desde pequeñito) también llegará, algún día...
No todo son aves, también tengo de otros bichos, como el oso pardo y el escorpión por ejemplo. 
Por cierto, el escorpión se estrenará fotográficamente muy pronto en el blog, que ya le tenía ganas.





El hábito pintamonas no se pierde nunca, y alguna que otra vez me da por dibujar cosillas, de modo que despediré esta inusitada entrada con un par de dibujos que hice allá por  el 2009 con otra temática que me encanta, lo medieval, de mano del Alcázar de Segovia y la bestia mítica conocida como grifo.







12 comentarios:

  1. Jajajaja. Qué entrada tan entrañable!
    ¿Sabes lo que has conseguido? Que saque de mi baúl de los recuerdos mis cuadernillo de la escuela y los cuadernos de dibujo para recordar. Para esa edad ya tenías "to el arte"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, muchas gracias.
      Buena costumbre esta de guardar los dibujos, le podemos agradecer a nuestros "yo" de la infancia que pensara en ello para hacernos sonreír de adultos. Viendo lo que gusta hacer tiras cómicas con las aves, debiste ser también un buen elemento garabateando los márgenes de los cuadernos cuando te distraías.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Ese Carlos!!!!! Qué recuerdos te han tenido que traer... yo podría poner alguna dosilla de cuando tenía doce años pero... no fue hace mucho jejeje. Un saludo Linse!!! Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchos!! Como por ejemplo la ilusión que me hizo oír por primera vez el canto de un cuco cuando era muy pequeño, y cosas así. O como cuando creía que el treparriscos era un ave más grande, cosillas así, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Siempre presta encontrar cosas de cuando éramos pequeños, ya por entonces apuntabas maneras de sentinela ;)
    Espero que estos últimos días haya venido mejor tiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se notaba que me gustaba la naturalesa emosionante, jajaja.
      Esta mañana ha estado espléndida y aproveché bastante el poco tiempo que tenía disponible, me he podido marchar de Jaén con buen sabor de boca ;)

      Eliminar
  4. Bueno, me animo con el reto: de izquierda a derecha y de arriba a abajo; un agateador, piquituerto, mito, treparriscos y oropéndola. Supongo que el siguiente es una corneja, tiene toda la pinta. Bueno, ahora quiero saber la puntuación y lo que me corresponde jaja...

    Has tenido una buena idea, no por el concurso, que también, sino por la nostalgia y el calor que emanan las cosas agradables del pasado. El pasado también forma parte de nuestro presente y conviene recordarlo, al fin y al cabo, son restos archivados para utilizar en un futuro y desarrollarnos más en el concepto correspondiente. Personalmente, muy acertada esta entrada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Premio! Acertaste todo al 100% y tu flamante premio es... una bandada de rabilargos y arrendajos y gritando todo el día, ¡un chollazo!
      Muchas gracias, tuve muy en mente que siempre hay que recordar quién es uno y de dónde proviene.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Jajaja, te ha quedado simpática la entrada!!
    No dibujabas ni tan mal por aquel entonces, se reconocen los bichos de sobra!
    (Aunque bueno, jeje, de no tener nombre el cuco sería el que me hubiese hecho dudar un poco XDD). Y por lo que se ve que aún conservas tu "yo artístico".
    Los dos últimos están chulos, me gustan mucho.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ehhhh, no te metas con mi pobre cuco lleno de borrones guarros, jajajaja.
      Lo de ser pintamonas es algo que siempre acaba por salir a la luz, no puedo pasar mucho tiempo sin ponerme a pintarrajear algo.
      Gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  6. Que recuerdos amigo mío. como se intuía que desde pequeñin lo tuyo eran las aves. menudos dibujos. estabas hecho un artista. No solo tenias buen ojo sino que también tenías buen puño.
    Un abrasote de linse Davinci

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, es un cumplido viniendo de ti, que desde antes de conocerte y ver cómo pintas ya te vi por el blog los dibujazos a plumilla, ehhhh.
      Si es que se nota cuando algo le gusta a uno desde siempre.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar