martes, 14 de enero de 2014

Salidas navideñas, 2ª parte: Despeñaperros




Continuando con las salidas serranas de las pasadas navidades, toca ahora pasar de las laderas de matorral mediterráneo y encinares de Andújar a las quebradas y salvajes alturas de Despeñaperros.

Empecemos por el día 22 de diciembre, el domingo que vino después de la salida con Birding Sierra Morena por la zona cordobesa, por lo que no estaba la cosa como para pasarme de la raya con una jornada extensa y simplemente nos acercamos al mirador que hay frente al monumento natural de Los Órganos, esperando ver algunos de sus insignes habitantes.
Entre los muchos buitres leonados (Gyps fulvus) se dejaron ver el halcón peregrino (Falco peregrinus), ese proyectil con alas (la foto es de noviembre, para evitaros la toma con fuerte contraluz que obtuve), y una flamante águila real (Aquila chrysaetos), cosa que no estuvo nada mal para calentar motores con la avifauna local.








El plato fuerte vino el domingo 29, cuando quise aprovechar el primer día totalmente despejado tras la semana de lluvias y atmósfera plomiza.
Escogí una ruta muy adecuada para pasar una jornada larga, yendo al Barranco de Valdeazores, una apuesta muy buena en mi opinión. Nada más llegar un agente forestal admiró mi cámara diciendo "así se caza, sí señor", un gesto poco usual y que gusta.
La subida por esta ruta de 13 kilómetros empieza por unas laderas donde los típicos pinares cobijan también quejigos, encinas, robles melojos, madroños, castaños y alcornoques, dando unas pinceladas muy interesantes al recorrido, y más en estas fechas en las que aún se ve el colorido otoñal. Un macho de águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) que ya es viejo conocido me sobrevoló, mientras una hembra de colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) se posaba todo el tiempo delante de mí, entre castañas y madroños desperdigados por el suelo.









Al ganar altura vuelven los pinos, llegando hacia el sendero que nos lleva al collado de La Aviación, donde una pareja adulta de águilas reales pasó volando en línea recta a bastante velocidad. Allí merece la pena asomarse en un tramo despejado para admirar las increíbles vistas a la Cara de Dios (con el sendero por que fui subiendo en el paisaje). Fue momento de disfrutar también de la fauna artrópoda, al encontrar por fin uno de los bichos que más ganas tenía de poner ante el objetivo, ni más ni menos que el escorpión (Buthus occitanus), y encima un ejemplar de hermoso tamaño; además de una especie de escolopendra (o eso parece). Huelga decir que después dejé a los bichejos donde los encontré.










Por fin llegué a lo alto del collado de La Aviación para ver desde las alturas la mole cuarcítica de Los Órganos, siendo testigo de cómo el halcón peregrino no paraba de volar en torno a un arbusto seco con un griterío furioso... ¿habría descubierto al búho real en su escondite diurno?
Un águila real joven pasó volando entre los muchos buitres leonados, mientras disfrutaba de mi bocadillo mirando el abrigo rocoso que aparece en la esquina inferior derecha de la cuarta foto, que incluye algún recuerdo del pasado en forma de pintura rupestre.
Este sitio tiene no pocos rastros de cabra montés, pero esta fue una de las muchas ocasiones en que no se quisieron dejar ver.







La bajada no fue menos emocionante, observando un buitre negro (Aegypius monachus) destacando en el buitrerío, y sorprendiendo unas cuantas veces a los ciervos (Cervus elaphus) en el bosque.
Otro ejemplar de águila perdicera (la hembra del otro individuo de antes) hizo aparición antes de posarse en un árbol, con un águila imperial (Aquila adalberti) al atardecer como broche final para tener las tres especies de grandes águilas en una sola salida.










El último toque es como al principio de la entrada, una breve salida matutina, que hice con un gran amigo de toda la vida para despedir las vacaciones antes de volver a Sevilla y su fauna acuática.
Elegimos ir el día 6 a ver la cascada de La Cimbarra porque debía tener bastante agua con lo que llovió... y así fue, luciendo con todo su esplendor paisajístico mientras nos sobrevolaban buitres negros y leonados y un azor (sin fotografiar) hizo aparición estelar.










 Este sábado ya estuve haciendo de las mías por Doñana y pronto lo veréis, mientras tanto espero que os haya gustado lo visto en mi Sierra Morena jiennense... ¿os habéis parado a contar el total de águilas entre las dos entradas?

18 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    desde luego no te aburriste estas Navidades. Qué envidia de especies, todas son especiales pero te hartaste a ver águilas macho. Las fotos reflejan muy bien lo que viviste esas jornadas, molan.

    Salu2 linse!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo fue nefasto y no pude salir entre semana, pero los días que pillé soleados los pude aprovechar muy bien por suerte. Tenía muchas ganas de enseñar más o menos bien algo que fuera muy mi tierra.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. preciosa excursion montaraz.
    aderezada con ese triode especies que jamas he visto.....perdicera negro e imperial.
    habra que ir al sur como dice la rafaela carra!
    s.c

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, si de verdad te dejas caer por el sur está claro que con los buitres negros te puedes poner las botas, y si pasan volando bajo ya ni te cuento...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola linse,
    Desde luego que el 22 te tocó la lotería joío ¡menudo día pasaste!.
    Increíble lo del guarda forestal ¡qué sinegético!
    Los "macros" muy guapos y la cantidad de rapaces "normalitas" que viste (solo te faltó el quebrantahuesos XD!!).
    Ese bocata te sentaría como si comieses un banquete¿no?.
    La cascada esa mola un montonazo, si llego a ir yo me baño, jijiji.

    Un fuerte abraso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo muy bien para ser sólo un rato por la mañana en un mirador, te lo tengo que enseñar cuando vengas porque es muy entretenido y con una panorámica preciosa. La cascada también merece la pena pese a que se tarda en llegar (y por el camino hay una sorpresita que ya te comentaré).
      Llego a ver un quebrantahuesos y me habría puesto insoportable, jajajaja. El bocata me supo buenísimo, por no hablar de las galletas y la manzana en la paradita del descanso.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  4. Bonito paseo por tu sierra y encima viendo tantas especies .
    Eso si no te acerques tanto al escorpión jeje .
    Un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito y fructífero, así es. Bueno, con el escorpión no problem, estaba atontado por el letargo y de todos modos le hice las fotos con el 500mm, jajajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Pedazo de paisajes que hay en Despeñaperros, desde luego lo más impresionante no se ve desde la carretera.
    Impresionante la cascada de la Cimbiarra. Imagino que será más grande de lo que parece en las fotos, ya que en éstas los saltos de agua siempre suelen parece más pequeños de lo que son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cascada es efectivamente más grande de lo que parece, aunque también sucede que la fotografié por partes porque la mitad estaba en sombra ese día, de modo que era imposible sacar una foto en la que no saliera una mitad muy negra o la otra muy quemada.

      http://entreviajesypollos.blogspot.com.es/2013/07/cascada-de-la-cimbarra.html

      Eliminar
  6. ¡Magnífica! entrada Carlos, ay que ver el juego que da Valdeazores, ¿eh?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y tanto, Valdeazores tiene muchos ingredientes y da igual lo que uno vaya buscando, todos lo disfrutan igual.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Pero que bien te lo pasas!!!!
    saludos crack!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo mejor de todo, y espero que de verdad se note que me lo paso pipa, jaja.
      ¡Saludotes!

      Eliminar
  8. Que bonita te ha quedado la foto del colirrojo, de libro. Espero que venga un poco de mejor tiempo los fines de semana, de lunes a viernes que llueva lo que quiera je, je. Un saludo, Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La colirroja tuvo el detalle de ponerse quietecita de cerca y donde daba la buena luz, ¡qué modelazo!
      Eso mismo digo yooo, que llueva lo que quiera pero que nos dejen los findes bien para las salidas sinegéticas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Es que alucino con la variedad del sur, es algo que sólo se vive reálmente estando allí personalmente. Los anticipos que ofreces son el aliciente para bajar c...h...al sur.

    Saludos y, un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, quien ha estado (como tú) conoce lo que ofrecen estos horizontes, y bien que me alegra muchísimo que se aprecien.
      ¡Gracias, un saludo!

      Eliminar