jueves, 30 de enero de 2014

Aguilucho papialbo junto a otras invernantes interesantes





Esta entrada es la inmediata continuación de la anterior, un día después de aquella salida, cuando el domingo 19 completé ese fin de semana tan pajarero yendo con mi vecino Juanmi García (a quien conocí en la excursión por la zona cordobesa de Sierra Morena, el mundo es un pañuelo) por esas mismas zonas de Doñana entre animada conversación y observaciones tan abundantes como variadas..
El plan era ir desde Puebla del Río y la Dehesa de Abajo hasta la cancela de la Escupidera, haciendo también incursiones en el caño del Guadimar y en Isla Mayor a través del Vado de los Vaqueros.

Lo primero que llamó la atención en la Dehesa de abajo fue encontrar bastantes golondrinas comunes y aviones comunes de los que van llegando desde su migración africana. Como documento testimonial dejo esta imagen de un avión común (Delichon urbica) que ha salido como si estuviera decapitado.





Entre aves habituales en el lugar como las gaviotas reidoras (Larus ridibundus) y martinetes (Nycticorax nycticorax) pudimos encontrarnos en Entremuros con una gratísima sorpresa. Vimos un precioso macho de lo que tomamos por un aguilucho pálido, una de las rapaces más bonitas, pero al mirarlo en casa en la pantalla del ordenador me di cuenta de las puntas de las alas... porque eso resultó ser en realidad un aguilucho papialbo (Circus macrourus), un raro visitante de la Europa del Este que empezó a ser detectado en escasa invernada a partir del 2005, y uno de los muchos sufridores afectados por los cambios agrícolas.
Aunque la observación tuvo bastante distancia, en las fotografías se puede ver bien la belleza del más blanquecino de los aguiluchos que podemos llegar a ver (no obstante, esta especie es la que se conoce como "aguilucho pálido" en inglés).








El día estaba espléndido como podréis comprobar con el puñado de fotos que he ido colocando de la marisma (aunque no hacen justicia), pero la noche anterior llovió abundantemente y se notó en el incremento de áreas encharcadas, haciendo que las grullas (Grus grus) estuvieran muy dispersas y no se dejaran ver en grandes concentraciones en su zona habitual, sólo viendo a veces alguna pareja (observad en una foto ese comportamiento de la pareja en el alternan mientras que una come y la otra vigila) o grupitos muy alejados, al igual que con los ánsares comunes (Anser anser). También se dejó ver un lejanísimo bando de flamencos en la zona de acceso restringido del Parque Nacional.


Con cigüeña blanca infiltrada





Los carrizales eran una explosión de alas y cuellos largos, sobre todo en la cercanía de la Casa Bomba con muchísimas garcetas grandes (Egretta alba), garcetas comunes (Egretta garzetta), garzas reales (Ardea cinerea) y cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), además del toque de color del calamón (Porphyrio porphyrio), llamado gallo azul en el entorno marismeño.
Un dato interesante es la presencia del avetoro (la especie de garza que me queda aún por ver), y que siempre veo allí a las cigüeñas negras... aunque a ésas me las dejo para el final...




Comparación de tamaño entre garcetas





En cuanto a las rapaces, dejo como representación una hembra de los muy numerosos cernícalos vulgares (Falco tinnunculus), un milano real (Milvus milvus) y un aguilucho lagunero (Circus aeroginosus).








Cerca de la Dehesa de Abajo era un espectáculo relajante ver los grandes bandos de moritos (Plegadis falcinellus) junto a no menos numerosas limícolas. Había archibebes comunes (Tringa totanus), correlimos comunes (Calidris alpina), agujas colinegras (Limosa limosa), agachadizas comunes (Gallinago gallinago) y chorlitejos chicos (Charadrius dubius), además de un andarríos bastardo (Tringa glareola) que llegó a hacerme creer que era un archibebe patigualdo chico (menos mal que hay muchos fieras en la identificación para ayudar).










Yendo a Isla Mayor había unas cuantas espátulas (Platalea leucorodia), vistas bastantes lejos, pero quisiera enseñarlas porque una porta unas anillas que podrían indicarla como holandesa (en opinión de un anillador que encontramos con su telescopio más tarde).
La tercera foto es más que mala, pero me gusta porque muestra una estampa muy propia... una cigüeña negra que pasa volando entre una espátula y una garza real a escasa distancia del pueblo.







Ahora sí tengo que hablar de las cigüeñas negras (Ciconia nigra)...
Ver al aguilucho papialbo es algo que de por sí ya es una gozada, más todavía entre todas esas limícolas, calamones y zancudas... pero el colmo es encima disfrutar tanto como lo hicimos Juanmi y yo (prismáticos y cámara en mano, respectivamente) con dos especies invernantes que personalmente me encantan.
Una es la mentada cigüeña negra, cuando en Isla Mayor tuvimos tres ejemplares bastante cerca de la carretera, siendo hasta la fecha la vez que mejor he visto la especie desde que el año pasado se me cruzó una a pocos metros en una carreterilla flanqueada por robles melojos del Valle de Los Pedroches.
Disculpad la chapa, pero es una de mis aves preferidas y por fin la estoy disfrutando en condiciones.
Una de ellas cambió de posadero, pero las otras dos estaban a gustísimo, incluso una de ellas sobre una sola pata, y así se quedaron cuando los fuimos, disfrutando del solecito invernal.
Mirad si no es algo precioso:







Y ahora llega la segunda especie invernante que decía, el silencioso y atractivo búho campestre (Asio flammeus).
Cuando la semana anterior pude ver una pareja por primera vez en mi vida, no sabía que volvería a verlos de nuevo... y mejor, porque esta vez topamos con más ejemplares, pudiendo verlos tanto en vuelo como posados, incluso viendo cómo les cernícalos les meten caña del mismo modo que hacen con los pobres ratoneros. Al igual que el mochuelo, es una nocturna muy agradecida de ver durante las horas diurnas.
Mirad qué ojazos, observad el dibujo de su plumaje, e imaginad ese vuelo elástico y carente de todo sonido tan característico de las rapaces nocturnas (de hecho, aparecían como fantasmas silenciosos).












Y con esto sólo me queda enseñar una salida más, una que hice de pronto por el Brazo del Este al llegar una tarde fabulosamente apacible. Mientras tanto, espero que esta humilde ventana haya hecho imaginar lo que se vive allí (aunque sin tener que sentir el viento helador) y lo bien que lo pasamos Juanmi y yo.

Acabo con el resto de especies anotadas:

- Martín pescador.
- Flamenco.
- Águila calzada.
- Aguilucho pálido (un macho, y esta vez sí que no era el papialbo).
- Ratonero.
- Garcilla bueyera.
- Cormorán grande.
- Focha común.
- Gallineta.
- Gaviota sombría.
- Azulón.
- Cigüeñuela.
- Andarríos grande.
- Avefría.
- Urraca.
- Rabilargo.
- Grajilla.
- Golondrina común.
- Mosquitero común.
- Ruiseñor bastardo (oído).
- Tarabilla común.
- Gorrión molinero.
- Jilguero.
- Bisbita común.
- Buitrón.
- Triguero.
- Cogujada común.
- Lavandera blanca.



26 comentarios:

  1. Qué bicho más precioso el Aguilucho papialbo! Un plumaje limpísimo.
    Este sábado voy al Brazo de Este, mi primera vez, espero llenar la cámara como tu la llenas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente bonito verlo volar con su blancura sobre el verde del campo.
      Mucha suerte mañana, en la zona más interesante (los meandros con vegetación palustre) no habrá problemas de barro por mucho que haya llovido.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola Carlos,

    que avistamientos tan increíbles. El que más me llama la atención a mí es el del búho campestre, además los has tenido bastante bien para fotografiarlos y te han quedado de lujo.

    Salu2 linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un momentazo, y más aún siendo la segunda vez que veo esa especie, es una maravilla ver su vuelo elástico y boyante, y esa mirada amarilla.
      Espero disfrutarlos de nuevo antes de que migren en poco tiempo.
      ¡Saludotes!

      Eliminar
  3. Joder carlitos como te ha quedado la negra y la campestre.
    Que ganas tengo de pajarear por esos rincones sevillanos en tu compañía
    Abrasos de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jero, y a mí me encantaría que vieras conmigo el pajareo andaluz, lo pasaríamos en grande. El guía lo tienes asegurado, y un amigo aún más.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  4. Una maravilla los búhos campestres... y menudas fotos en vuelo y todo!!! yo no he tenido todavía la suerte de verlos en vivo... Estupenda entrada Carlos!!! Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantaron! Les tenía muchísimas ganas y esta navidad empezaba a pensar que no los había visto aún y que podría que se me pasara el invierno sin ellos... una paranoia, jaja.
      Muchas gracias, ¡un abrazo!

      Eliminar
  5. Buenísima entrada! Unas fotos espectaculares!! Enhorabuena por el trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Estas aves hacen un puro espectáculo por sí solas, con las fotos se intenta, jeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Menudo paraiso.......pena que me queda tan lejos.
    Las lechuzas en el tejado algo nunca visto!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  7. Pero nunca se sabe, y puede que llegue el día (incluso mucho antes de lo que piensas) en que visites este lugar que todos deberíamos conocer. Agradezcamos la labor de aquellos que salvaron este paraíso lleno de alas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Os pusisteis las botas, menuda jornada! Que fotos más preciosas las de la cigüeña negra y del búho campestre mejor ni hablar, es espectacular. Espero que sigan por allí una buena temporada :)
    Un saludo, Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas especies son muy bonitas y atractivas, espero que durante febrero tenga más avistamientos chulos antes de que migren, aunque el recuerdazo ya me lo han dejado.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Y ya va tu segunda rareza en pocos meses, y eso sin buscarlas. A ver qué es lo siguiente...tal vez el pigargo, je, je.
    Y fotazas de la cigüeña negra y de los búhos campestres, y lo mejor es que los conseguirás pillar bien, bien, bien, como siempre haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, estaría bien que apareciera un pigargo en la FIO de este año, jaja.
      Tú sabes muy bien las ganas que le tenía a la cigüeña negra desde hace dos años :D

      Eliminar
  10. Ya me gustaría ver el aguilucho papialbo. Me alucina esa escala de grises desde el macho de cenizo pasando por el pálido y, concluyendo con el papialbo. Me alegra tu buena suerte Carlos. Por cierto, esa campestre está de cine; las dos imágenes en vuelo y, la suerte de verlas volar que, casi parece que mueven las alas a la rapaz que al contrario. Todo alucinante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente le enseñé el sábado a mi hermano una lámina con esos tres aguiluchos, y el mapa de distribución del bicho.
      La forma de volar que tienen es una cosa fascinante de ver, esa elasticidad silenciosa a ras de suelo es una chulada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  11. Una maravilla el buho campestre y el aguilucho , y que decir de la cigueña negra . Un paseo muy entretenido .
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, es de las mejores salidas que he tenido, con avistamientos de mucha calidad en el amplio repertorio.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  12. Buahhhh! Flipante ese buho campestre, esas fotos de la cigu negra, el aguilucho, la comparación de garcetas...
    Aunque tarde, no podía dejar de comentar estas entradas tan increíbles amigo. Eres un crack!!.

    Un fuerte abraso y a ver si pronto hacemos juntos esas rutas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ramón, yo estaré mucho más que encantado si venís a ver todo esto conmigo, os aseguraré una estancia muy muy sinegética.
      ¡Un gran abrazo de linse!

      Eliminar
  13. Qué zorroooooo!!! No solo por el papialbo (que ya hablamos por privado de la potra que tienes con las rapaces) sino por esaas observaciones de búho campestre que estan de puuuuta madre!! He flipado cuando he visto las fotos!!
    Y con el resto de acuáticas te mantienes en tu línea. Después de todo esto te llevarás una decepción cuando te reencuentres con la Elechas veraniega, jaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, tenía mucha ilusión por ver búhos campestres pero no imaginé verlos así, a lo sumo pensaba que vería alguno posado de lejos en una valla. Los del sur también tenemos derecho a ver una rareza alguna vez, jajajaja, perraco.
      Huy, espero que no, que la visita a Elechas es una cosa que me llena mucho como "local patch" veraniego y breve.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  14. Madre mía Carlos!!

    Que pedazo de entrada!! si es que pateas más que un perdigón!! jejeje
    Unas fotos tremendas y unas especies alucinantes: la cigüeña negra, la lechuza campestre, el papialbo, el lagunero, las garzas... Tremendo compadre!!
    Me alegra que sigas tan activo campeón, te nomino para guía ornitológico de la Junta!!! :)
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Huy! No me di cuenta de que tenía un comentario más en la entrada.
      Muchísimas gracias, sólo por ver estas especies ya es una verdadera pasada, y si encima te las llevas medio bien a casa en la tarjeta de memoria... ya ni te digo...
      Ojalá te lean y te hagan caso, jajaja.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar