sábado, 28 de diciembre de 2013

Salida con Birding Sierra Morena entre Obejo y Adamuz




Ya por fin, una semana después y tras haber podido pasar al ordenador las fotos de estos días atrás, voy a contaros cómo fue la salida guiada por la Sierra Morena cordobesa el día 21 de este mes.

Partimos bien temprano (a las 7:30) desde Córdoba hacia Obejo, donde me llamó la atención el relieve y los olivares en esas empinadas laderas, porque es una zona que nunca antes había visto. De hecho, la primera parada fue con intención de ver el entorno desde una privilegiada posición elevada en esa parte de la sierra tan apartada y desconocida. 
Allí y en las siguientes paradas las aves no pusieron mucho de su parte, sin dejarse ver bien las currucas rabilargas, los zorzales alirrojos ni los acentores comunes.
Vimos currucas cabecinegras, zorzales comunes, jilgueros y avecillas así del estilo, como por ejemplo la cogujada montesina (Galerida theklae) de la foto. 

Al llegar al río Guadalbarbo, también con mucho atractivo paisajístico, de primeras la cosa no se animó mucho, con tan sólo pajarillos como el bisbita común (Anthus pratensis) junto a otros como lavanderas blancas y muy lejanos martines pescadores... pero fue entonces como un adulto de águila real (Aquila chrysaetos) quiso darle vidilla al asunto, siendo la primera gran rapaz de la jornada en esta ruta pensada para disfrutar de ese tipo de aves.











A partir de ahí empezó a mejorar todo, cuando también hizo inesperado acto de presencia una joven cigüeña negra (Ciconia nigra), que prefirió quedarse a pasar el invierno en el embalse del Guadalmellato en vez de migrar a África. Por si fuera poco, cuando aún estaba la preciosa zancuda planeando, muy a lo lejos se pudo avistar un águila imperial (Aquila adalberti) con plumaje adulto.






Contentos por haber visto a esas tres joyas de nuestra fauna, nos acercamos a comer en un alto con vistas de Peñas Rubias y su tremenda ladera dedicada al olivar. Con esa buena temperatura, se podían ver algunas mariposas (todavía estaba por llegar la semana de lluvias y frío), y al bajar al embalse tuvimos una gratísima sorpresa cuando una nutria (Lutra lutra) estuvo un buen rato comiendo y saliendo a la orilla para deleite de todos los asistentes y telescopios.
Un par de martines pescadores (Alcedo atthis) no quiso que el mustélido acaparara tantísimo la atención, y pasaron volando como proyectiles azules en más de una ocasión.



Vanessa cardui

Vanessa atalanta







Otra parada importante estuvo al acercarnos a Adamuz, cuando en el paraje de Los Conventos se levantan unos imponentes picos rocosos en medio de un llano, siendo hábitat de la otra gran águila de nuestra avifauna, el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), que pudimos ver cuando localizaron con el telescopio a la pareja plácidamente posada a la sombra.






Reinando así el buen humor entre el grupo, decidieron redondear la salida llevándonos a un meandro del Guadalquivir junto a la desembocadura del arroyo Tamujoso, donde se pueden ver calamones (Porphyrio porphyrio).
Además de escuchar reclamos de lo que creo que era un rascón, se dejaron ver los calamones, aunque ya anocheciendo y de lejos, por lo que haré un poco de trampa poniendo una foto de archivo del mes pasado en Sevilla.




Completemos esto un poco con una pequeña lista de otras especies observadas:

- Garza real.
- Cernícalo vulgar.
- Roquero solitario.
- Petirrojo.
- Curruca cabecinegra.
- Jilguero.
- Verdecillo.
- Zorzal común.
- Avión común (así es, en estas fechas).
- Buitre leonado.
- Rascón (oído).
- Pito real (oído).
- Picogordo (oído).

Y no olvidemos que esta zona es área de reintroducción del lince ibérico, que si sale adelante pese a sus consabidos problemas (atropellos, tiroteos, veneno) podría llegar a conectar nuestros dos núcleos de Andújar y Doñana.

Por último, quisiera destacar el ambiente animado y simpático entre los asistentes, habiendo yo incluso encontrado compañeros para próximos paseos pajareros por Sevilla, y el buen hacer de los organizadores. Muy buena experiencia conociendo una zona de Sierra Morena que no conocía en absoluto.



12 comentarios:

  1. Joder otra crónica emocionantísima. sigue sigue que se queda uno con ganas de más.
    Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no hay problema, porque la ración de bichos del monte mediterráneo no ha hecho más que empezar, se avecina cada entrada sinegética...
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  2. Guau, yo quiero.. ya sólo por el paisaje merece la pena. Espero que el 2014 sea un año de emocionantes y excelentes salidas camperas, un saludo sentinela, y feliz año!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, el valle del Guadalbarbo tiene unas vistazas de vicio...
      ¡¡Te deseo igualmente un año nuevo muy emosionante y lleno de nuevos sitios interesantes!!

      Eliminar
  3. Gran salida.
    La imperial y la perdicera... Grrrrrrrrr, jajaja.
    Por cierto, los martines pescadores en vuelo están brutales, te felicito :)
    Y aprovecho de paso para desearte un feliz año nuevo, jeje.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otras entregas saldrán de nuevo esas dos "mala follás" de los montes mediterráneos, jajaja, y ya llegará el día en que disfrutes personalmente de sus vuelos.
      Un feliz 2014 para ti también, y mejor si llega lleno de bicherío y salidas fabulosas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Las martines pescadores, siempre tan fáciles de fotografiar...que tú lo consigues hasta en vuelo.
    Además de ver una buena variedad de aves los paisajes de la zona son increibles, me tendrás que llevar (como a tantos otros sitios).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El martín pescador, esa especie que hace pocos años me parecía prácticamente imposible...
      Los paisajes son tan variados como las aves, y en una zona muy desconocida, tanto que ni yo mismo la conocía viviendo relativamente cerca.

      Eliminar
  5. Buah Carlos, qué pasada de jornada (pareado.. :) ). Es alucinante el montón de especies que acumulas en cada salida al campo por esas joyas paisajísticas repletas de especies emblemáticas de Andalucía. Qué ganas se le quedan a uno de acercarse por esos lares...
    Una crónica de 10 Carlitos, enhorabuena!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es gratísimo encontrarse con estos animales yendo de excursión por sitios de por sí tan bonitos, ojalá os vayáis todos animando a venir a conocer todo esto tan sinegético.
      ¡Gracias, un abrazo!

      Eliminar
  6. Veo que empiezas potente el año. Buen repertorio. Los martines fuera de época de cría son también poco hospitalarios con sus congéneres y, cuando uno se pasa de la frontera en busca de otro espacio mejor, salta la bronca. Está la foto estupenda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice bien en no cometer el error de llamarlos "pareja" de martines cuando vi que ambos eran machos, jajaja, menudas persecuciones con saña se pegaron. Uno de ellos aprenderá a buscarse las habichuelas en otro lugar (cosa que no se les da mal, son expertos en aparecer en cualquier sitio durante el invierno).
      Gracias, ¡saludos!

      Eliminar