lunes, 2 de diciembre de 2013

El color de Doñana




Antes de empezar, he de decir que esta entrada no es de ninguna salida nueva, es justamente del mismo día de la entrada anterior, el domingo día 24 de noviembre, que dividí en dos partes para el blog.
Pues bien, además de esas preciosas y carismáticas aves invernantes me encontré con muchas más cosas que saldrán en esta segunda parte. Además de especies como el abundante morito (Plegadis falcinellus) y el discreto alcaraván (Burhinus oedicnemus), hubo un par de ellas que también cuentan como invernantes: la cigüeña negra (Ciconia nigra) y la garceta grande (Egretta alba); aunque no las incluí en la anterior entrada por no ser especies tan popularmente asociadas a la llegada de los fríos.









En cuanto a rapaces, me acompañaron a lo largo del trayecto ratoneros (Buteo buteo), aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) y buitres leonados (Gyps fulvus). Con la lechuza campestre y el esmerejón tendré que seguir esperando, con las ganas que tengo de ver una campestre por primera vez...
Uno de los ratoneros (anillado como veis) al menos tuvo el detalle de posar de cerca, a lo mejor es que le gusta ser modelo.







El resto de especies las presentaré en la ya habitual lista que me gusta ir poniendo de estas salidas con tantos avistamientos:

- Garza real.
- Garceta común.
- Garcilla bueyera.
- Cormorán grande.
- Cigüeña blanca.
- Gaviota sombría.
- Gaviota reidora.
- Pato cuchara.
- Azulón.
- Focha común.
- Somormujo lavanco.
- Avoceta.
- Urraca.
- Águila calzada.
- Cernícalo vulgar.
- Andarríos chico.
- Correlimos común.
- Tarabilla común.
- Mosquitero común.
- Colirrojo tizón.


Y lo mejor lo dejo para el final, lo que da título a esta entrada, los bonitos y coloridos flamencos (Phoenicopterus roseus). Se me ocurrió volver a casa por el pueblo de Isla Mayor y quiso el azar que me encontrara sin planearlo con un bando enorme de estas zancudas al mismo lado de la carretera y con las casas al fondo, una imagen nunca vista antes por mí.






Su tranquilidad no duró mucho, como podéis ver en la foto de arriba, en la que empiezan a moverse, porque un par de coches todoterreno estaba en medio de un carril de tierra que atravesaba esa parte, y tuvieron que pasar por sus narices justo por medio de donde estaban las aves, haciendo que salieran volando en un estallido rosado de aleteos.













Como podéis ver, hubo un momento en que me sobrevolaron por encima... más que momento fue un momentazo...
El jovenzuelo de la última foto, al igual que otros ejemplares, porta una anilla pero no consigo ver lo que pone, así que en otras ocasiones a ver si tengo más suerte con los que vea posados.

Con esto ya sí queda cerrada mi salida de la semana pasada, y ya podré otro día relatar la de este pasado sábado, que no anduvo nada mal en variedad y calidad del bicherío... con muchas y buenas observaciones de una de mis aves preferidas, ¡y no digo más!


14 comentarios:

  1. Impresionante Carlitos, tu no dejes de mostrarnos las maravillas que encierran los campos andaluces.
    Saludos de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo procuraré, no debo privarme de salir por aquí a disfrutar del lado más natural de la agricultura andaluza.
      ¡Un abrazo de linse!

      Eliminar
  2. Ole ole oleeeeeeeeeeeee viva la grasia y el arte andaluz Carlos, que bonitas todas las fotos.
    Abrazos.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Grasias, muchas grasias! Al final sin esperarlo me estoy empapando de lo más granao del sur.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    menuda entrada, vaya cantidad de especies que anotas cada día, y encima con fotones... Espectaculares las fotos de los flamencos con la civilización tan cerca, parece mentira cuando otras especies son tan reacias incluso de lejos.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso he vuelto a usar el cuaderno de campo para que quede todo bien anotado (antes con la memoria y las fotos bastaba bien para revisar).
      Hay que ver, con lo inaccesibles que son otros bichos y otros sitios.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Este año has pasado del marrón de las calzadas al gris de las grullas y el rosa de los flamencos. Encima, veo que hay muchísimos adultos bonitos
    Aunque siempre tienes rapaces como ese ratonero o los aguiluchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo mejor es que las calzadas también se ven por aquí, ¡y sin migrar!
      Después de buscar siempre los adultos bonitos en Daimiel, mola ver tantos aquí, encima puedes ver que hay algunos con el cuello y la cabeza de un color rosa bastante fuerte.

      Eliminar
  5. Menudo colorido, te han quedado unas fotos impresionantes. Encima la cigüeña negra también.. se de uno que ya debe de estar babeando con ir por allá je, je. Un saludo sentinela!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Este año me estoy quedado a gustísimo con las sigüeñas negras por fin!
      Ojalá mañana también podamos ver bien esta nota de color en la laguna.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hoy he visto con mi hija una garceta grande por un campo segado de alfalfa. Es fácil de ver por el río Ebro y hemos alucinado por que era bastante dócil y permitía el acercamiento a una buena distancia. Con el telescopio la hemos disfrutado una barbaridad.
    Espero algún día poder ver esos fascinantes bandos de flamencos. Los he visto por el Delta del Ebro pero no eran tan nutridos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éstas salen volando en cuanto pasa un coche por su lado, pero en León (por lo que veo en internet) hay una garceta grande que se deja ver desde un puente como si fuera la clásica garza real urbanita.
      ¡Saludos!

      Eliminar