miércoles, 16 de octubre de 2013

Grandes viajeras




Que las aves llevan a cabo unas migraciones épicas ya lo sabemos, pero adquiere un carisma aún mayor cuando lo compruebas personalmente en el campo, ya sea observando enormes bandos y concentraciones, o encontrándote con animales que llegan hasta aquí desde muy lejos, como ahora mismo es el caso en esta entrada.
Cuando llegué a Sevilla ya tenía en mente la ilusión de tener buenos encuentros con dos especies a las que tengo especiales ganas. Y así está comenzando a ser al fin, gracias al espectacular paraje del Brazo del Este, donde los campos de arroz y un antiguo brazo del poderoso Guadalquivir atraen a la comunidad ornítica típica de Doñana, destacando la numerosa población de moritos y calamones.

Como lugar de paso e invernada está atrayendo igualmente a mis dos deseadas especies, que son el águila pescadora (Pandion haliaetus) y la cigüeña negra (Ciconia nigra), y justamente disfruté en igual medida a las dos el pasado jueves 10.
El águila pescadora es cuanto menos llamativa, siendo la única especie de su familia y estando tan especializada y evolucionada para capturar peces, y al mismo tiempo estando tan extendida por todo el mundo.
Pensar esto es una pena, al recordar que se extinguió como reproductora en la Península Ibérica y al quedar sólo como invernante, aunque recientemente esté arrojando esperanza la reintroducción en Andalucía con unas cuantas parejas que ya se reproducen en las Marismas del Odiel. Al ejemplo de la anterior entrada me remito, cuando decía que tengo ilusión en que el quebrantahuesos vuelva a reproducirse en Jaén.

Pasemos a la salida campera propiamente, cuando estaba mirando un bando de cigüeñas blancas acompañadas de un águila calzada (especie estival que suele quedarse aquí en invierno) y una rapaz de mayor porte con un vuelo similar al de una gran gaviota, que resultó ser un águila pescadora para mi regocijo.
Durante las aproximadamente dos horas que estuve, me la encontré cinco veces, lo que me hace dudar si en realidad pude ver ejemplares distintos...
Por cierto, la tercera foto y la cuarta no es que tuvieran cielo nublado, eso que veis es una polvareda que levantó un IMBÉCIL con su todoterreno. 










El mejor momento fue cuando vi a lo lejos una rapaz dando pasadas al agua, y no era un aguilucho lagunero... era nuevamente la pescadora, que se lanzó con un picado fulgurante que incluso asustó a unas cuantas espátulas. Es la primera vez que presencio esto, y fue una pasada verla salir volando pesadamente y sacudirse el plumaje en vuelo... falló el lance, pero me quedé igualmente embobado...









Como si quisiera compensarme el mal trago con el idiota del todoterreno (ojalá revientes, tío asqueroso), se acercó un poco trazando un arco, antes de desaparecer en un recodo y hacerme suponer que se volvió a lanzar con éxito fuera de mi alcance visual.
Estoy recordando cuando un amigo y yo vemos una culebrera o un águila calzada y decimos "ésa ha estado en África, seguro que ha visto antílopes o elefantes"; pues en estos momentos no debo olvidar que esta pescadora puede venir de remotos parajes del norte europeo y habrá visto pigargos y cosas similares.






Y ahora pasamos a la segunda especie estrella, que es ni más ni menos que una de mis preferidas, pues considero a la dama negra un emblema viviente de nuestros montes mediterráneos junto con el buitre negro y el águila imperial, un patrimonio natural valiosísimo que debemos conocer mejor para respetarlo como es debido.
Con esta ave tan huidiza y reservada, sólo tuve tres encuentros cercanos la pasada primavera, y haber visto muchos ejemplares con bastante frecuencia me ha entusiasmado. Ha comenzado la siega del arroz y el campo estaba lleno de tractores y camiones, haciendo que las cigüeñas negras volaran y cambiaran tanto de sitio que no pude saber cuántas llegué a ver, pero es seguro que como mínimo me topé con seis distintas.
Lo normal era verlas posadas a lo lejos, solas o en pareja, en los bordes de acequias y canales, y en un par de ocasiones me llevé la magnífica sorpresa de que alguna pasara volando casi al lado de mi coche.
















Las cigüeñas negras son, al igual que sus parientes blancas (aunque cada vez menos), aves estivales que pasan los meses fríos en África, aunque hay un contingente europeo que se queda en la zona de Doñana como he estado aprendiendo hace poco. ¿Os habéis fijado en que una de las cigüeñas de arriba lleva una anilla? Esperad, que pongo un mayor recorte:




Aquí está, gracias a la ayuda de Miguel Rodríguez, he sabido que su origen es alemán y fue anillada con PVC blanco bajo la inscripción T6H en el 2009. Además de otros datos como su edad (cinco años) y que también ha invernado aquí los dos años anteriores. Para más información, aquí tenéis la ficha que amablemente ha confeccionado Antonio Gutiérrez del blog Gaviotas y anillas. Muchas gracias a ambos por la ayuda prestada, y también (aunque no pueda leerme) al anillador Carsten Rohde por su amabilidad y rapidez al enviarme el historial.




Para acabar, el hecho de haber escrito la entrada con estas dos especies no quiere decir que no tenga más material interesante de otras especies de la misma salida, porque la verdad es que salió de vicio... pero eso será para otra entrada, que lo merece.

16 comentarios:

  1. Ahora que andas por ahí te vas a enganchar al tema de las migradoras y sus anillas, jeje, cosa que por Jaén tenías bastante más difícil. Ya irás mostrando las odiseas que se marcan estas viajeras.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto puede ser un vicio, jajaja, por primera vez tengo los datos de un ave que ha viajado por distintos países. Y desde luego que en Jaén era chungo, sólo los buitres las portaban y no se veía un pijo...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Mira que son bonitas las pescadoras tal como nos muestras en esta entrada. Muchísimo más que las cigüeñas negras, ni punto de comparación, je, je.
    Como dice Alberto, ya llevas unas cuantas anillas, dentro de poco te veo yendo a los vertederos para seguir a las gaviotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ave con una presencia magnífica, hay muchas ganas de verla más.
      No creo, a los vertederos sólo iré por la merienda y tal.

      Eliminar
  3. Buen trabajo Carlos,las capturas a las Cigueñas negras me gustan mucho,si menos preciar a esa Aguila pescadora.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas son una maravilla y me hicieron pasar una tarde increíble.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. no se te escapa una chaval, eres un auténtico monstruo. Que te hablan de una pescadora allí que vas tu y no solo la fotografías sino que lo haces con lance in cluido. Eres un fenómeno.
    Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo para no variar! Si no me pasan estas cosas es que reviento.
      Hoy me conformé con verla posada en una torreta a distancia, pero emociona también.
      ¡Abrazo de linse!

      Eliminar
  5. Joer Carlos, ese lance de la pescadora, es increible. Y esas fotos de la nigra, ufffff..... de tus mejores entradas, y mira que tienes buenísimas para elegir.
    un abrazo linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me pilla desprevenido el cumplido, jejeje. Es la primera vez que veo a una pescando, imagina cómo me emocioné.
      ¡Abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    menuda entrada tío, vaya instantáneas y vaya especies... Me gustan mucho algunas de la negra con esa luz rojiza. Parece mentira que unos animales tan delicados puedan viajar tantos kilómetros...

    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y con las limícolas ya es la releche, con ese tamaño que tienen y viniendo desde la tundra.
      Sólo por haber visto así de cerca a las cigus negras con la luz del atardecer (esos reflejos verdes y morados me matan) mereció mucho la pena.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Te lo pasarias de maravilla viendo a la pescadora y sus lances , son muy guapas .La cigueña negra tambien . Siempre aparece uno con un todo terreno jajaja .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, me lo pasé pipa. Justo las dos aves a las que más ganas tenía.
      Los tíos maleducados en todoterreno son un clásico de las salidas camperas, nunca faltan.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Solo puedo decir una cosa: pero qué potrudoooo. Es genial que puedas disfrutar de toda esa diversidad que hay en la zona.
    (Dinos quien es el garrulo del todoterreno, que le damos una paliza humm)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The potra is coming!!
      Esto me encanta, porque luego en invierno se notarán cambios, y en primavera habrá relevo. El aburrimiento no abundará :D
      Ya quisiera haberle visto el careto, grrffsssss.

      Eliminar