domingo, 13 de octubre de 2013

Excursión improvisada por Cazorla





Esta entrada necesita aclarar un par de cosas. Una es que pertenece a una salida del día 14 de septiembre (un mes que pasó casi sin darme cuenta), y la otra es que no esperéis grandes fotos de aves.
Dicho esto, paso a explicar que ese sábado día 14 de septiembre estuve acompañando a mi amigo cetrero mientras volaba a su halcón peregrino, y como aún no estaba muy avanzada la mañana decidimos dar una vuelta por la sierra... que acabó convirtiéndose en un día entero en Cazorla, así sobre la marcha.
Él no conoce apenas esta serranía, y yo mismo aún tengo mucho partido que sacar porque es una vastísima zona de agreste naturaleza con muchísimas posibilidades. Así que nos pertrechamos bien de provisiones y fuimos por varios sitios que conozco con excelentes paisajes.

El primer destino fue el Barranco del Guadalentín hasta la zona del Estrecho de los Perales, por si acaso caía algún quebrantahuesos (esa única rapaz que me queda...) o un águila real o perdicera, cosa que no pudo ser. De todos modos disfrutamos mucho de panorámicas como la de los Poyos de la Mesa, o el mismo Barranco del Guadalentín con el atractivo añadido de ser la última zona donde el quebrantahuesos anidó antes de su extinción. Por suerte, el proyecto de reintroducción de la especie es esperanzador y algún día veré alguno de los ejemplares que ya vuelven a adornar los cielos de Jaén con sus siluetas.

Las águilas calzadas (Hieraaetus pennatus), en medio de la multitud de buitres leonados, quisieron compensar la ausencia de sus primas mayores, mostrando en esas fechas su comportamiento conocido como "falso celo", reclamando y persiguiéndose con fervor. Los colores del otoño empezaron a asomar en forma de jugosas moras al bajar por una pendiente de quejigos y encinas, un bosque especial en medio del habitual mar de pinos, mientras que mariposas como la nacarada (Argynnis paphia) libaban los cardos. Los rastros del furtivo gavilán y una horda de enardecidas cornejas completaban el cartel aviar junto con los pajarillos forestales como trepadores azules, picos picapinos, pitos reales, carboneros, herrerillos, etc... además de la fugaz visión de algo que no se pudo saber si era el culo de una cierva o una cabra.
Dimos buena cuenta de nuestras viandas en el Estrecho de los Perales y dimos la vuelta para dirigirnos a otros enclaves.









Paramos luego en un lugar que tenía pendiente patear: La cerrada del Utrero.
Las vistas del cortado eran un espectáculo visual, mientras que moradores como el cuervo (Corvus corax) y los buitres leonados (Gyps fulvus) surcaban los cielos junto a aviones roqueros.
En un panel venían representadas las especies de aves que moran en estos cortados, y nos llevamos una gratísima sorpresa al encontrar una especie que no estaba allí dibujada. Hablo del halcón peregrino (Falco peregrinus), un insigne habitante de estos ecosistemas que suele gustar de vivir allí donde están los buitres, córvidos y golondrinas/vencejos.











La última parada (visto así parece breve, pero entre estos distintos parajes disfrutamos de caminos con preciosas vistas de postal) fue otra buitrera que conocí el año pasado, la del lugar conocido como El Chorro por la pequeña cascada que se forma en época de lluvias.
Estando ya avanzada la tarde, los buitres de la zona estaban en su mayoría posados y preparados para dormir, mientras que las chovas piquirrojas estaban a lo lejos sobre los cerros y las águilas calzadas se exhibían (de nuevo el falso celo) con picados con la ausencia de la pareja local de halcones peregrinos.
La pista forestal que nos conduce allí no tiene pérdida, con amplias vistas elevadas del pueblo de Cazorla y sus dos castillos, los de Salvatierra y La Yedra (este último presente en fotografía). Al marcharnos con la tarde tiñéndose de tonos bermejos, una pareja de culebreras (Circaetus gallicus) hizo gala del falso celo con el pueblo de Quesada al fondo. 
Bonita manera de cerrar una salida que, si bien no es un buen compendio de imágenes de especies, sí creo que puede invitar a que vengáis a conocer este paraíso interior que es Jaén.










12 comentarios:

  1. Carlos!! No pierdes el tiempo!!! Pues esas calzadas son de las últimas... o ¿se queda alguna por allí? Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por Jaén aún se pueden ver calzadas y culebreras durante octubre (e incluso chotacabras), y muy raramente se queda alguna calzada más tiempo. En Sevilla hay unas pocas que pasan el invierno aquí y no migran.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. La cabra siempre tira al monte o mejor dicho el lince siempre tira pa cazorla,jajaja, como siempre de lo más entretenida.
    Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que al final me acabo poniendo de frase del whatsapp "el linse tira al monte", muy propia, jajajajaja.
      ¡Un abrazo, sentinela del terruño!

      Eliminar
  3. Menudos paisajes más guapos. Siempre me impresionan los barrancos, cañones, acantilados, cortados, etc. pero ver el barranco en primer término y luego la sierra de Cazorla al fondo...increible lugar.
    No habrá tantísimas especies, pero esta entrada también gusta por las fotos del sitio ese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo agreste y salvaje atrae muchísimo, de eso no hay duda. Por eso decidí ponerlo en entrada, es un recorrido por sitios especiales de Cazorla muy recomendable tanto para los que quieran conocerla como para los que somos de aquí.
      Y, ojo, que se me olvidó comentarlo, pero la primera parte de la entrada suele ser un sitio muy tranquilo y solitario donde apenas te cruzas con gente.

      Eliminar
  4. Sigue buscando Carlos que tienes a los quebrantahuesos cerca. Como tienes esta maravillosa sierra cerca, sería una buena cita ver de nuevo al mítico buitre osteófago asentado. Que recuerdos ver en El Hombre y La Tierra el último de esta sierra.
    No es broma, ya me gustaría que me dieras la noticia con buenas fotos; siempre me ronda la mente la reocupación de este privilegiado lugar.
    Es una sierra fascinante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener otra vez en mi tierra la imponente presencia del gypaetus es algo que me ilusiona muchísimo.
      Ojalá algún día pueda ver uno de los jóvenes reintroducidos, o a Tono, el famoso ejemplar que alcanzó la edad adulta. Pero más me gustaría que vuelvan a críar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Buenos paseos que te das por tu sierra en la que espero que veas pronto algun quebrantahuesos .
    Un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá, ojalá! Aunque lo mejor es eso, los paseos tan gratificantes.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Impresionante. Menudo sitio, Carlos! Seguro que tarde o temprano te toparás con el quebrantahuesos, como diría cierta persona "con lo potrudo que es..." je, je. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cuestión de tiempo, como con el linse y las sigüeñas negras, ya llegará el momento emosionante en estos parajes de aúpa.
      ¡Saludos!

      Eliminar