lunes, 2 de septiembre de 2013

La comadreja simpática




Mientras preparo futuras entradas (tengo unas buenas remesas de fotos aún acumuladas) os voy a presentar a un pequeñajo que no puedes evitar que te haga gracia.
Estaba yo la mañana del día 22 de agosto (sí, la misma mañana que vi al águila pescadora) acompañando a mi mejor amigo a volar su halcón peregrino, mientras le enseñaba de paso los entresijos de la cetrería a un chaval.
Y así fue cuando, mientras se le daba de comer al halcón, una cabeza curiosa asomó del tronco de un olivo y así apareció una comadreja (Mustela nivalis), nuestro carnívoro de menor talla.
Era muy divertido verla asomarse alternativamente por un lado del tronco y luego por el otro, hasta que salió corriendo hacia otro olivo.





Eché un vistazo al lugar de donde había salido, y el enorme tronco hueco comunicaba con una guarida subterránea donde se podían ver huesos y lo que tenía pinta de ser el cráneo de un pequeño conejo. Todo ello con telarañas a modo de cortinas, ya veis que el mustélido tenía aún restos de telaraña en su cabeza.
Pero volvió a asomarse otra vez de su nuevo escondite, y así estuvo mucho rato corriendo de un árbol a otro y asomándose, incluso hacía amago de correr donde yo estaba para dar media vuelta en redondo, como si quisiera mirar de cerca (vete a saber), hasta que le dio por volver a su olivo hueco y no volvió a asomarse.
Es curioso, este verano ya me sentí afortunado cuando fotografié una comadreja a la luz del día y al descubierto en los Picos de Europa, y ahora se me presenta esta otra ocasión aún más cerca gracias a este bribonzuelo.









Miradla, asomada desde su refugio en el que se siente tan cómoda como yo ahora mismo en mi nueva "madriguera" en Sevilla. Me encantan esos ojillos tan vivos que desprenden tunantería. 




Ya que he mencionado el halcón peregrino de mi amigo cetrero, no está de más dejar un par de fotos de este hermoso pollo macho de la subespecie brookei (la que tenemos presente en nuestro país), de nombre Canciller.





Pronto comprobaréis lo que he visto ya bicheando por mi nueva zona de campeo... pero aún me quedan cosas por mostrar, cosas que no son moco de pavo precisamente...


10 comentarios:

  1. pues si que te ha quedado una entrada muy simpatica no son faciles de ver un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, ésta es sólo la tercera comadreja viva que veo en toda mi vida.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Lo que te faltaba, que además de suerte con las aves la tengas con los mamíferos, je, je.
    Tuvo que ser un grandísimo momento, viendo cómo correteaba de un lado para otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí encantado, estoy dispuesto a tener suerte con los mamíferos (que hay que saber buscar tenerla, también).
      Era muy divertido, si ya de entrada fue un momentazo sólo cuando se asomó de cerca por primera vez...

      Eliminar
  3. Ya se que es el típico comentario de chica y eso pero... ¡¡que monosa!! menuda pinta de peluchín.. sí que os lo tuvisteis que pasar pipa con ella, que suertudo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es, tan pequeña y con esas patas cortas y los ojillos tan vivos tiene un aspecto muy entrañable :)

      Eliminar
  4. Bien pillada esa comadreja.La has pillado de cuerpo entero que dificil!Que buen momento inesperado.
    Saludos camperos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque estuviera mucho rato saliendo al descubierto no paraba de moverse, sólo duraba quieta dos segundos antes de correr nuevamente, uf.
      Me encantan las sorpresas en el campo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Jeje, graciosa de hocico a rabo. Con esas "patitas" parece que no pueden ir muy rápido, pero aluciné cuando vi una en un documental cazando un conejo a la carrera, cosa que también impresiona por lo pequeña que es.
    En fin, vaya suerte haberla pillado así de chula y confiada.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, no veas si corren estos bichos... Un amigo mío suele decir que menos mal que los mustélidos son pequeños, porque si fueran grandes habría que temerlos, jaja.
      Y encima me llama la atención que fuera tan confiada estando presente un halcón.
      ¡Saludos!

      Eliminar