sábado, 28 de septiembre de 2013

Dehesa de Abajo




Tras la primera entrada sevillana dedicada al maravilloso entorno del Paraje Natural del Brazo del Este, quiero acercaros ahora a conocer la Reserva Natural Concertada de la Dehesa de Abajo, cerca de La Puebla del Río.

Estando a las puertas de Doñana, ya os podéis imaginar la cantidad y variedad de pajareo ligado al medio acuático que podemos encontrarnos, máxime cuando en estas fechas las aves buscan lagunas y zonas que no se han secado, como precisamente la gran laguna de esta reserva que lucía el pasado sábado 21 con este aspecto de la foto de abajo, repleta de zancudas, limícolas y más.





Mi idea era ir más o menos temprano, pero en La Puebla del Río me topé con una competición de triatlón que retrasó mi llegada. De todos modos, nada más llegar ya empecé a ver emplumados y disfruté de golondrinas dáuricas (Hirundo daurica), alguna que otra águila calzada (Hieraaetus pennatus), además de los bandos de zancudas en vuelo.
Ya asentado en uno de los dos observatorios, vi algunas limícolas como combatientes (Philomachus pugnax), andarríos chicos (Actitis hypoleucos), cigüeñuelas (Himantopus himantopus), agujas colinegras (Limosa limosa) y avocetas (Recurvirostra avosetta).











Esta reserva cuenta con la mayor colonia de cría de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) de España, y la mayor del mundo criando en acebuches. Y vaya si se notaba, cuando empezaron a remontar las térmicas compusieron un espectáculo impresionante, que hacía pararse a todo caminante o ciclista para admirarlas.








Pasando a las anátidas, vi algunos patos cuchara (Anas clypeata), pero el protagonismo se lo llevaron las zancudas con sus grandes números y la variedad de especies interesantes.
Había flamencos (Phoenicopterus roseus), moritos (Plegadis falcinellus), espátulas (Platalea leucorodia), garcetas comunes (Egretta garzetta) y garcetas grandes (Egretta alba), siendo la primera vez que veo muchos ejemplares juntos de esta última especie.




Morito

Garcetas grandes, garcetas comunes, garzas reales y una espátula

Flamenco y garceta grande

Flamenco

Garza real

Garceta común

Garza real

Espátula

Espátula

Espátula




Habiendo llegado a mediamañana, el calor no era ya moco de pavo precisamente, y había bastante calima, porque lo que cerca del mediodía decidí irme para casa, esto era la primera toma de contacto y ya había cumplido mi objetivo de confirmar la zona como un excelente y muy recomendable lugar de pajareo, al que voy a volver muchas veces durante este curso.
Mientras me iba, pude pararme a mirar algunas libélulas y un simpático papamoscas gris (Muscicapa striata) que estaba en el mismo porche de entrada, y al salir no pude evitar asomarme unos breves minutos al arrozal de enfrente, donde vi un par de garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides), algún buitrón (Cisticola juncidis) y el primer aguilucho cenizo (Circus pygargus) melánico que veo en mi vida.
He escogido una foto de espaldas del aguilucho que a lo mejor plantea dudas, pero os aseguro que en las otras fotos (horribles) se ve muy bien que es melánico.









Otras especies observadas esa mañana:

- Focha común.
- Garcilla bueyera.
- Chorlitejos.
- Calamón (oí sus reclamos).
- Mochuelo (oí sus "maullidos").
- Aguilucho lagunero.
- Tejedor amarillo.
- Gaviota reidora.
- Gallineta.

Visto lo visto, esto se va a convertir en mi lugar favorito de pajareo en Sevilla junto con el Brazo del Este, algo lleno de cosas novedosas para un serrano como yo.


16 comentarios:

  1. Pero qué enorme cantidad de bichos que se ven en esa laguna, tan juntos y tan separados a la vez en grupos por especies.
    No tendrás a tus buitres negros (tal vez), pero vas a disfrutar como un enano. Y la de sitios que te quedan por descubrir, ejem, ejem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es gracioso cómo se agrupan con sus semejantes en toda esa masa de aves, lo natural.
      Con este tipo de especies tan poco propias de mi tierra, compensaré con creces estar alejado de mi entorno.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Es increíble eso, la cantidad de movimiento pajaril de Doñana, empiezo a captar en persona la grandeza de ese lugar tan importantísimo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hey Carlitos increible lugar, algo así como la laguna de la albuera pero a lo bestia. Conocia ese sitio por otros blogs y desde luego tiene que ser una pasada. y como no no podía pasr desapercibido para un peazo pajarero yu fotógrafo como tu.
    saludos de linse chaval.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y lo que me queda por ver! De momento sólo he estado en dos sitios y ya he tenido para dar y tomar, tengo que seguir bicheando.
      La Albuera tengo que verla más veces, ehhhhh, que el terruño me sedujo.
      ¡Abrazo de linse!

      Eliminar
  4. Vaya un sitio que has encontrado, el sueño de cualquier pajarero poder observar un lugar asi. A disfrutarlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final estoy yendo por casualidad a todos los sitios que quise ver desde que era niño, las mecas de los amantes del bicherío. Uno de esos sitios era Monfragüe, y gracias a vosotros ya pude ir a pajarear propiamente.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Carlos,

    impresionante la cantidad de vida y especies que nos muestras, qué envidia tío, aquí en Castilla hay días en los que no ves nada... y más en invierno. Por ahora estamos entretenidos con el paso migratorio.

    Salu2 y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Conozco eso, puf, en la sierra también hay días de no ver nada y oír sólo los gritos de los arrendajos, sobre todo cuando has dicho... cuando en invierno faltan muchas especies. Parece que este cambio de ambiente será provechoso por las especies distintas, aunque los bichos de la sierra siempre serán los míos, jejeje.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Reconozco que, de vez en cuando, hay que darse un baño de humedales para disfrutar de tanta variedad de especies en lugares determinados. Claro que, por el sur, siempre hay abundancia de especies en cualquier estación del año; que suerte…

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Viene muy bien para ver esas especies a las que uno no está acostumbrado si vive en tierras "de secano", y para tener una salida en la que algo vas a ver con seguridad. Menos mal que no salió adelante aquel lejano plan para desecar estas zonas...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Hola Carlos , alli si que hay montones de bichos , aqui los que veamos en paso y luego meses a invernar.
    Un saludo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con razón podemos decir que el agua es vida; aunque el mérito aquí no es tanto del agua, sino de los que mantienen esta reserva en óptimas condiciones.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Carlitos vaya mina que has encontrado, hay de todo y en abundancia, por cierto creo que el morito de la foto 17 esta anillado, echale un ojo de linse, jajajajaja
    saludos tio.
    Lolo

    ResponderEliminar
  10. Justamente he ido allí esta tarde y es donde he sacado los flamencos que os he enseñado, además de llevarse el mérito de ser donde he visto la primera focha moruna de mi vida.
    Vi la anilla, pero el ojo de linse no me deja ver bien lo que pone, jajajaja.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar