viernes, 23 de agosto de 2013

Nocturnidad...




Sabéis ya, los asiduos lectores, que me encantan las salidas nocturnas en busca de la fauna que hace su vida al amparo de las sombras, y ahora en verano es un verdadero placer conducir tranquilamente por carreterillas de olivar y pistas de tierra con las ventanillas bajadas, con el aire nocturno cargado del sonido de los grillos y algún que otro reclamo de criaturas de la noche, es muy relajante y nunca sabes si te puedes topar con alguna sorpresa.

Los mochuelos (Athene noctua) se dejan ver de día y no voy expresamente buscándolos a ellos, pero más de una vez están allí y estas noches he visto bastantes posados en el mismo asfalto o en las cunetas. A pesar de la cantidad de ejemplares vistos, sólo uno fue tan confiado como para dejarse afotar de manera que el flash le alcanzara bien, los otros se dedicaron a torearme de mala manera (como el de la segunda foto, que incluso correteó como una gallina).






Los chotacabras cuellirrojos (Caprimulgus ruficollis), antes conocidos como chotacabras pardos, son un clásico en mis salidas nocturnas, y admito que esta especie me gusta especialmente. Recordemos que sólo viven en la Península Ibérica y el norte de África, y los veo como unas aves muy propias del período estival en mi tierra, como los abejarucos y las golondrinas dáuricas por ejemplo.
Tuve un par de noches en las que me pude poner las botas con un buen número de encuentros, pero los conductores inoportunos me lo chafaron... lo positivo es que al menos ésos no acabaron atropellados (la gente y sus prisas, una vez más).






Las observaciones de mamíferos no se quedan precisamente atrás. Lo más frecuente es encontrar conejos y liebres, además de otros como musarañas y lirones caretos. O también este murciélago de borde claro (Pipistrellus kuhlii) que descansaba bajo un puente (que conste que sé la especie porque me lo ha dicho Alberto Benito, que yo no tengo ni idea de quirópteros), o un joven ejemplar de erizo (Erinaceus europaeus) mostrando su clásico método de defensa.












Eché en falta dar con algún reptil, como por ejemplo alguna culebra, pero a cambio topé con un par de artrópodos interesantes. El primero es la araña lobo (Hogna radiata), que ya se estrenó en el blog hace pocos meses, y el otro es un ortóptero muy curioso... no sé a qué especie pertenece ese saltamontes, pero pudimos comprobar que iba tanteando el terreno con sus larguísimas antenas que doblaba como si de un par de extremidades más se tratara, cosa que hace pensar que está adaptado a moverse en la oscuridad.







Me reitero diciendo que disfruto muchísimo con estas salidas, que algún día quizás me deparen fotos de lechuzas, garduñas o tejones, quién sabe. Si empecé la entrada con el cuarto creciente, que sea la luminosa y brillante luna llena de ayer la que nos despida....




12 comentarios:

  1. Los cuellirrojos son la caña, con esos colores flameantes tan atractivos... no veo el dia en el que me tope con uno de ellos! Aunque de momento me conformo con los europeos, que ya te enseñaré el verano que viene, jeje.
    No sabía que estabas pendiente de fotografiar a la lechuza, también conozco el sitio ideal para la especie aquí en Cantabria, muy cerquita de donde los chotacabras, recuérdamelo el año que viene ;)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una especie que me encanta, encima hay algunos bastante grandes.
      A veces he encontrado lechuzas pero no tardan en irse volando, pffffff, ojalá el año que viene tengamos una buena remesa de nocturnas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Una horas brujas bien aprovechadas, que buena que el chota sea un fijo, un lujazo!habria que poner seniales...cuidado chotacabras!!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto saber que vas a ir a un sitio y tener mínimas garantías de ver algún chotacabras. La gente es la leche con las señales, si no son capaces ni de respetar las de los de linces...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Curioso lo de los mochuelos, andando por el firme como si tal. Espero que se las apañen bien frente a los conductores no tan respetuosos o inconscientes de lo que hay en la carretera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encima fueron varias las veces que vi mochuelos así, en medio del asfalto. Lamento decir que durante el día también veo en carreteras y cunetas aves atropelladas con toda la pinta de mochuelos y chotacabras.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. ¿Dónde hay que apuntarse para hacer una salida nocturna así? xD
    Porque yo también quierooo. Aparte de los mochuelos también tengo muchas ganas de ver un erizo de cerca, que siempre me han gustado un montón. Muy guapas las fotos, Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Corre, que hay plazas limitadas! :D
      Pues allí en tu tierra seguro que lo tienes más fácil que yo para ver erizos, parece que les gustan especialmente las zonas de césped o pasto que son cortadas regularmente.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Impresionantes las criaturas de la noche. me ha encantado la entrada carlitos. Un abraso de linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sentinela, la noche con sus criaturas tiene muchísimo encanto.
      ¡Abrazo de linse!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    unas fotos espectaculares, madre mía lo que se tiene que disfrutar en esas salidas y encima consiguiendo este nivel de fotos...

    Enhorabuena y salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isra, cuando se dejan acercar se disfruta mucho la fotografía de noche con estos bichetes, y siempre es emocionante pensar que puedes encontrarte con cualquier cosa de las que no se ven a la luz del día.
      ¡Saludos!

      Eliminar