viernes, 5 de julio de 2013

Planes alternativos



Sin ningún género de dudas podemos decir que las buenas y largas salidas por la sierra son de lo mejorcito, pateando senderos, puertos de montaña, collados o cerros, pero uno no siempre tiene tiempo y hay que buscar alternativas; un buen plan B para cuando haga falta.

Como primer ejemplo, echo la vista atrás en el mes de mayo, cuando una mañana nublada y fea no estaba la cosa como para hacer una salida en condiciones, además de contar con menos horas. La solución que se me ocurrió fue darme una vuelta en coche por la Sierra de Andújar para ver mamíferos. Me refiero a los ciervos y gamos, o tal vez el lince, pues me aposté en unos pocos oteaderos apropiados para el gran felino.
Pero mira por dónde, que al final la breve salida se convirtió en pajareo puro... no sólo por el simpático mochuelo (Athene noctua) apostado en un poste de la luz, sino por la enorme cantidad de carroñeros que empezaron a congregarse en los cielos plomizos y tristes que amenazaban lluvia.
Entre los muchísimos buitres leonados había algunos milanos negros y águilas calzadas, pero destacaron por su menor distancia los buitres negros (Aegypius monachus) y un par de águilas imperiales (Aquila adalberti).
Los buitres negros descendían con la cola alzada, señal inequívoca en esta especie de que iban a tomar tierra y de que la carroñada estaba en medio de una finca de ganadería brava.
Allí mismo se remontaban las dos águilas imperiales, una joven y una adulta, reclamando con sus ásperos ladridos. Esta especie, al igual que el águila real, no desdeña para nada las carroñas y suele estar atenta a las reuniones de buitres. Me gustaría recalcar la diferencia de siluetas entre el adulto y el joven, observad bien la forma de las alas.













Si tienes aún menos tiempo todavía, una idea es acercarse a Baños de la Encina al atardecer para disfrutar de los vuelos de los cernícalos primilla (Falco naumanni).
La verdad es que no tiene que ver con las magníficas colonias de cría que hay en lugares como Extremadura (esa iglesia de Torre de Miguel Sesmero...) y hay pocas parejas, además de soplar un fuerte viento que dificulta tomar fotografías, pero siempre es un placer verlos volar, y más siendo en un castillo árabe.












Una opción que me encanta es hacer una salida nocturna. La noche no siempre nos enseña a sus habitantes, pero cuando lo hace te llevas muy gratas sorpresas.
Aquí podemos ver al zorro (Vulpes vulpes), una cierva (Cervus elaphus) y nuevamente al mochuelo (Athene noctua). Carrileando por las carreteras de olivar de Bailén está un clásico de mis noches veraniegas, el críptico chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus rufficollis), y la gran sorpresa llegó con mi primer erizo europeo (Erinaceus europaeus)... ¡ya era hora de ver uno!












Por último, las mismas afueras de Bailén son una alternativa muy socorrida cuando no puedo alejarme mucho. La mayoría de días no se ve gran cosa, pero la naturaleza te acaba premiando cuando no lo esperas. Así es como entre trigales y campos de girasoles puedes encontrar al milano negro (Milvus migrans) volando junto al ratonero (Buteo buteo), al macho de sisón (Tetrax tetrax) salir volando con su característico zumbido por tener una pluma primaria más corta en cada ala, mientras que la vanesa de los cardos (Vanessa cardui) se posa plácidamente, o incluso un pálido ejemplar de culebrera (Circaetus gallicus) alzando el vuelo desde una torreta.



















10 comentarios:

  1. Vaya repertorio Carlos,muy buenas las capturas.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tengo buenos modelos y ellos se dejan capturar muy bien.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. menudos plan B que bien te lo pasas en sierra morena que envidia haber si este otoño puedo pasarme para la berrea un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Sierra Morena no defrauda como has podido comprobar in situ, seguro que volverás a ver al lince, lo veo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Teacher,muy buena la entrada.........joe machio que suerte tienes con los sisones,y yo que todavia no he visto ninguno...nos vemos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya me costó verlos al fin, el año pasado no los vi ni una sola vez, hasta que ahora los pillé por fin, jejeje.
      Lo suyo es en primavera, cuando los machos están más visibles.

      Eliminar
  4. Pues para ser alternativos te han dado un juego..... me encantan esas imperiales tio, las ves como el que ve gorriones...menuda suerte. Un abrazote y a ver que pillas por cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final los planes B salen mejor que muchas salidas, vaya.
      Yo pensaba que me iban a quedar cutres las águilas por el día tan nublado y gris, pero al final quedaron más o menos apañás.
      Ya mismo lo verás cuando me una al sentinela Ramón, jejeje.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Desde luego que no paras. A veces los planes B llegan a ser mejores que los planes principales, sobre todo en estos días de calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos ejemplos de la entrada desde luego fueron mejores que esas salidas de una tarde entera en la que único que me llevo a casa es el griterío de los arrendajos.
      Parecía mentira, ¡pero al fin me puse al día con las fotos y ya no tendré material atrasado cuando suba la próxima entrada!

      Eliminar