jueves, 6 de junio de 2013

Tablas de Daimiel, Navaseca y Alcázar de San Juan




El pasado fin de semana fue una increíble jornada de humedales manchegos. Increíble por la cantidad y calidad de especies anotadas, por lo poco acostumbrado que está un pajarero de Sierra Morena como yo a los ambientes acuáticos, y por la compañía, por supuesto, con mis dos amigos y acompañantes habituales en estas lides y, además, con Ramón y Silvia.

Antes de llegar ya tuve una grata sorpresa al ver un bando de gangas ibéricas por la carretera, especie nunca antes vista por mí. Las lagunas de Daimiel presentaban un aspecto espectacular tras la primavera pasada por agua que hemos tenido, con un verdor y una cantidad de agua que nunca he visto allí, a rebosar de vida con muchas anátidas, fochas, gallinetas, vencejos, aguiluchos laguneros, garzas imperial y real, un avetorillo, un calamón, un críalo, etc...

Para no dar el tostón con el mismo repertorio que pongo siempre de patos (malvasía, pato colorado, cuchara, porrón común, porrón pardo, tarro blanco, porrón moñudo, silbón), iré al grano con los dos que más me gustaron: el ánade rabudo (Anas acuta) y la cerceta carretona (Anas querquedula).



Macho de cerceta carretona junto a una hembra de pato cuchara.



Añado dos novedades para el blog. Uno de los aviones zapadores (Riparia riparia) que cazaban al vuelo junto con sus primas las golondrinas comunes, y un carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus) de los que tenían montado un concierto continuo junto a sus primos los carriceros comunes.





En los observatorios, mientras intentábamos avistar alguna focha moruna (otra vez será), disfrutamos de los zampullines comunes (Tachybaptus rufficollis), del somormujo lavanco (Podiceps cristatus) y de una familia de golondrinas (Hirundo rustica) que anidaban justo dentro de un observatorio.







Como corresponde a esta época, los odonatos se veían con frecuencia. He identificado por casualidad la segunda especie (la vi el otro día en un libro mientras leía sobre rutas), o eso creo.


Crocothemis erythraea



Ischnura graellsii


Lamentablemente, la afluencia de visitantes era desmesurada y así no se iba a poder disfrutar en condiciones de las aves. Todo el mundo tiene derecho a ir, faltaría más, pero si uno quiere ver aves es mejor que busque lugares más silenciosos y tranquilos. Así que, después de comer unos buenos bocatas, nos dirijimos a la laguna de Navaseca allí al lado, y nos encontramos con una gratísima sorpresa...
No es para menos, el entorno era relajado y solitario, con relajantes aires playeros con esa brisa y el movimiento ondulante en sus aguas, y repleto de aves, muchísimas aves. Fue el lugar donde hemos visto más malvasías en libertad, además de porrones comunes y las especies que ahora os presento.




Lo primero que me llamó la atención fue encontrar muchos individuos de nuestras dos especies de fumarel, con esa manera suya de atrapar presas sin zambullirse como sí hacen sus primos los charranes.
A los cariblancos (Chlidonias hybrida) ya los vi por primera vez en mi reciente viaje extremeño, pero a los comunes (Chlidonias niger) aún no los había visto. Por ello dejo dos fotos de común bajo el cariblanco.







En la vegetación de la orilla abundaban estos caballitos del diablo de llamativo color azul. Gracias a un blog los he identificado como agrion común (Enallagma cyathigerum).





 Otros que sí que abundaban eran los flamencos (Phoenicopterus roseus), que además eran una de mis especies objetivo. La pena era que la reverberación del sol molestase cuando los tuve más cerca, pero verlos fue un gustazo, porque además apareció una solitaria avoceta (Recurvirostra avosetta).


Flamencos con cigüeñuela y gaviota reidora.




Gaviota reidora en su nido, cigüeñuela, flamenco y la avoceta al fondo.


Bajo el tronco de la derecha hay un martinete.







No sólo había malvasías y porrones comunes, también vimos un cuchara, dos tarros blancos y muchos patos colorados (Netta rufina), como esta pareja por ejemplo. Otros nadadores que se veían mucho fueron los zampullines cuellinegros (podiceps nigricollis), muchos de ellos con sus pollos.





Mirad el reflejo rojo del ojo en el agua.


 Hubo un par de apariciones inesperadas. La primera, un bando de ánsares comunes (Anser anser) que no sé qué hacen aún aquí en estas fechas, y la segunda fueron unos avetorillos (Ixobrychus minutus) que llegaban volando de pronto se ocultaban en los carrizos... pude hacer una foto ultra-testimonial cutrísima al menos.




Ramón haciendo de "sentinela de la naturalesa".

Gaviota reidora.

La última parada fue en el complejo lagunar de Alcázar de San Juan, aunque sólo en la primera de sus lagunas porque el tiempo no es infinito. 
Las aves estuvieron bien representadas con vencejos, gaviotas reidoras, cigüeñas blancas, malvasías, porrones comunes, fochas, aguilucho lagunero...
Los flamencos fueron una vez más muy protagonistas, aunque compartiendo "estrellato" con un calamón (Porphyrio porphyrio) que alimentaba con mucho mimo a su pollo.


Conejo con aspecto de padecer mixomatosis.





Como podéis ver, fue una salida muy productiva, y además entretenidísima con tan buena compañía, ¡hay que repetir en Navaseca porque es un filón!
Me despido con una imagen que creo que no puede ser más manchega: sus molinos de viento.



22 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    menudos entradones te estás marcando, llenos de fotones y mucha variedad de especies, algo que a mí me gusta mucho.

    No podría quedarme con una foto en concreto, todas son espectaculares. Encima pajareando en buenísima compañía. En fin, una entrada redonda y distinta, por aquello de las acuáticas.

    Enhorabuena y salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isra. Para mí una salida así es un cambio completo de aires, y además con buenos compañeros de pajareo y paseo como bien resaltas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Chapeau!
    curiosamente en mi ultima entrada hay fumareles,,,,,
    Que maravilla de especies has visto, los avetorillos por citar alguno son de los que mas me apetece.(trendre que viajar...)
    Los gansos un misterio, igual algun lugareño saben mas y puede sospechar el porque estan sediementados alli.
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después del avetorillo ya sólo me queda el avetoro como única ardeida por observar.
      Precisamente he encontrado por internet que el año pasado vieron una pareja de ánsares con pollos en esa laguna, habrá que seguir indagando por saber si son salvajes o escapados.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Otro de tus estupendos reportajes que de especies y que bonitas todas.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ver tantísima especie es una maravilla.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Qué juego dan las Tablas.. Están rebosantes de agua. Qué maravilla.. Muy bonita las fotos.. Te felicito..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ir a sitios así no falla, siempre sale uno súper contento.
      Y sobre todo da gusto ver el nivel de las aguas, muy vivo así.
      Gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  5. ¿Cómo mola la entrada Carlitos!.
    Lo pasamos de miedo, observamos cantidad de especies, compartiendo risas y con un tiempo que se portó de lujo.
    Yo estoy deseando volver allí, se me ocurre hasta hacer sesión de hide o tumbing. Incluso se me pasa por la cabeza el hidrohide (sería la repera acercarse a un flamenco o a las avocetas).
    Ya ves amigo: de día sentinela de la naturalesa y de noche sentinela del espasio ;)
    Yo hasta vi un linse y todo, jejeje.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver a las zancudas de cerca tiene que ser la leche, o a una garza que se ponga cerca.
      Ya verás como cada salida que hagamos por allí es cada vez mejor, y con los mochus bien pillados tarde o temprano.
      Viste al linse con su sombrero de paja que lleva publicidad de insecticidas, jajajajaja.
      ¡Un abrazo, sentinela!

      Eliminar
  6. La tranquilidad del segundo lugar junto a las diferentes especies avistas fue el mejor momento del día para mí.
    Como ya me dijo Mis Cosines muy sabiamente, tal vez sea un lugar importante en el paso de limícolas, sobre todo en la parte de la laguna que no estaba casi cubierta por el agua.

    Y esto va por Ramón...eso de hacer hidrohide dentro de una laguna cuyas aguas proceden de una depuradora...no sé, no sé. Yo os espero en la orilla mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo, fue el mejor sitio sin duda, con ese aire de relax vacacional incluido.
      A lo mejor en otoño vemos limis interesantes, ¡tiempo al tiempo!

      Eliminar
  7. Espectacular el paisaje, la dosis de aves en la segunda laguna, y el día con vosotros. Estoy deseando volver a Navaseca, ese paseo que dimos está genial y es tan tranquilo...
    El otro día hablando con el señor Romero le propuse un itinerario serrano cerca de Daimiel que igual puede ser interesante :)
    Muy guapas de las fotos (pero eso ya como siempre xD). ¡Gracias por este día a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues le voy a preguntar al señor Romero ahora mismo, que lo tengo aquí conectado y no me ha dicho aún nada el tíoooo.
      De nada, formas parte de nuestras salidas emosionantes :D

      Eliminar
  8. Desde luego lo pasaríais de lujo. Pedazo fotones los que nos muestras y ese sentinela de la naturalesa ......una entrada espectacular. Enhorabuena Carlitos un abrazote .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uffff Jero, nos lo pasamos pipa, como siempre que nos juntamos los sentinelas de la naturalesa (que tú eres uno, ehhhh, y grande).
      Muchas gracias, ¡un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola Carlos, pedazo de reportaje, es impresionante las especies que os habéis traido. A mi esas fotos que has hecho de cuellinegros me ponen los pelos de punta...
    la foto 11, esa libélula roja es un precioso macho de Crocothemis erythraea.
    a la próxima me apunto.
    enhorabuena!
    saludos
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javi, se intenta hacer algo decente teniendo al lado a Ramón con sus fotacas.
      Voy a editarle un pie de foto a la libélula, agradezco mucho las ayudas con los insectos a los que no pongo nombre.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Hola Carlos, muy chula esta entrada con la diversidad que nos acostumbras. Se ve que lo pasásteis genial!.
    Qué belleza de ave el zampullín cuellinegro, ufff, me encanta.
    Enhorabuena linse!
    Por cierto, veo bastante diferencia en tus fotos ahora con la canon 7D!! has hecho un muy buen movimiento!
    Un abrazote,
    Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los zampullines estaban con sus mejores galas, y encima había un montón de ellos.
      Me lo pasé como los enanos con el otro poseedor de 7D, y me alegra un montón que me digas que se nota la mejoría, no sabes cuánto.
      Gracias, ¡un abrazo!

      Eliminar
  11. No frecuento mucho los humedales y debería hacerles alguna visita puesto que son bastante agradecidos con su enorme biodiversidad.
    Los fumareles comunes que, deben tener sus ciclos presenciales en las zonas más adecuadas en determinados años, eran muy frecuentes en aguas tranquilas del río Ebro. Tus imágenes del fumarel común me han hecho buscar dichas referencias que datan del 28- 3 -1979 en mis notas de campo. La frecuencia de aparición se desvanece a partir de 1983. En la actualidad, no se ven (o no los veo) por éste tramo del Ebro cercano a Zaragoza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente, siempre ofrecen variedad y cantidad, y no te vas con las manos vacías. Tienen esa ventaja sobre los entornos serranos que suelo patear, aunque son los que más me gustan, ¡por supuesto!
      Interesantes notas con los fumareles, parece que en efecto tienen apariciones cíclicas y ahora se ven mucho en zonas distintas. En un blog que tengo en mi lista (El campero inquieto) salen en la laguna de Pitillas.
      ¡Saludos!

      Eliminar