martes, 18 de junio de 2013

Llega el estío al Valle de Alcudia




Tal vez algunos recordéis una entrada de febrero (pinchad aquí), donde recorrí un par de veces el Valle de Alcudia, disfrutando de las preciosas y entrañables grullas, símbolo viviente de nuestros inviernos y de los formidables viajes de nuestras aves. 
En esos momentos, las dehesas lucían un verde intenso bajo cielos de plomo gris, con una bien recortada alfombra de verde frescor que bebía las lluvias que nos trajo el invierno.

Ya no están las grullas, se fueron hace meses con sus trompeteos a criar sus nuevas generaciones en el lejano norte, y no es lo único que ha cambiado a ojos vista. Ahora los caminos son un secarral polvoriento bajo cielos de intensa luminosidad azul, junto a hierba crecida y cardos que dan unas notas más amarillas que verdes a la paleta de los campos. Y también son otros los animales que se dejan ver, como comprobaréis en estas fotos que tomé el día 30 de mayo.

Para llegar aquí, subo desde Cardeña por la autovía hacia Ciudad Real, pasando por la imponente Sierra Madrona. Dejando atrás el segundo y más alto de sus puertos de montaña, el de Niefla, se abre de pronto ante nuestra vista un llano inmenso con una carretera que se vuelve infinitamente recta tras las curvas de montaña, y la derecha aparece un sendero señalizado donde empieza mi trayecto.






Donde antes se veían hileras de grullas llenando el cielo invernal de elegantes siluetas grises, ahora surcan limpios cielos nuestras rapaces estivales, excelentemente representadas con la culebrera (Circaetus gallicus), el águila calzada (Hieraaetus pennatus) y el milano negro (Milvus migrans).
A las culebreras y calzadas ya las disfruté mucho el año pasado, pero resulta curioso que por entonces me quejaba de no ver apenas milanos, y ahora en cambio veo bastantes.







Paseando por sus encinares, veo que pronto el amarillo será la nota dominante, y ese día hacía ya mucho calor. Un par de cogujadas comunes (Galerida cristata) se dejaron afotar de cerca, recordándome inevitablemente a esos momentos con Jero en su terruño.






Hay aún algunos rincones donde se puede disfrutar de cierto frescor, y los insectos pululan sin parar en torno a flores y cardos, como por ejemplo la abeja carpintera (Xylocopa violacea), ese enorme himenóptero que despierta pánico en no pocas personas con su gran tamaño y ruidoso vuelo errático.
Entre las numerosas mariposas, las protagonistas de la tarde fueron las numerosas vanesas de los cardos (Vanessa cardui), haciendo honor a su nombre al posarse sobre las flores del cardo y dejarme sacarles algún que otro retratillo decente.
En estas fechas hay explosión de lepidópteros, y os recomiendo aprovecharlo.









Los milanos negros y las águilas calzadas me acompañaron durante buena parte del recorrido, como este ejemplar de fase oscura de la foto, o la otra de fase clara que veis volando con un milano de fondo y uno de los numerosísimos vencejos. También se dejaron ver un ratonero y un vencejo real, pero sin fotografías.
Entre tanta ave que iba pasando volando muy alta, me llamó la atención encontrar un abejero (Pernis apivorus), y entre los buitres y cigüeñas blancas que cicleaban a gran distancia me encantó localizar una pareja de cigüeñas negras (Ciconia nigra).









Como he dicho al hablar de las cigüeñas negras, los buitres estaban muy lejos, pero cerca de una granja vi venir volando a unos pocos buitres leonados (Gyps fulvus) y negros (Aegypius monachus). Por la forma tan pesada de volar, y viendo que algún leonado iba jadeando con el pico abierto, es posible que vinieran de tomarse una buena merienda.








En el regreso no me resistí a encaramarme un poco en el puerto de Niefla, para disfrutar de las vistas del valle, mientras los buitres venían remontando las térmicas y viendo a lo lejos la susodicha granja.








Por la zona también se avistan, según dicen, alimoches y grandes águilas (imperial y real), y supongo que el águila perdicera y el halcón peregrino no serían una rareza precisamente.
Antes de acabar, os dejo con las vistas que tenía en sentido contrario, adonde iría al volver a casa, las vistas sobrecogedoras de Sierra Madrona, una zona con una riqueza natural sobresaliente.







18 comentarios:

  1. Como siempre un gustazo ver y leer tus entradas, como guía ornitológico no tendrias precio, creo que te confundiste al escoger tu profesión. Un abrazo linse de Bailén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá las empresas de turismo de naturaleza te leyeran ahora mismo, jejeje. Me honra mucho que me lo digas, de momento soy muy feliz haciéndolo en mi tiempo libre, acudiendo a mi llamada de la sierra.
      ¡Un abrazo linsero!

      Eliminar
  2. Menudo cambio han dado tanto el campo como sus inquilinos. Se echa de menos la alfombra verde y sobre todo a las damas grises. A mi me gusta también el campo seco, tiene su belleza y por supuesto las especies estivales y los insectos (como a tí).
    Los paisajes flipantes como siempre y me gusta mucho la última foto del buitre negro.
    Un abraso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiese gustado descubrir antes el sitio para haber disfrutado más las grullas, pero al menos las tuve, y ahora disfruto muchísimo de sus relevos.
      Me alegra mucho que te guste el buitre negro, porque estaba bien retirado (cogía altura en las térmicas a una rapidez pasmosa), el otro que he puesto me pasó cerca... pero a contraluz.
      ¡Un abraso!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    bonito paisaje el de esa zona, me gustan mucho las fotos y la capacidad que tienes para sacar lo mejor de cada zona que visitas.

    Por Burgos vuelve a llover otra vez así que vamos a tener hierba verde para rato y por todos lados, esperemos que esto no incremente el riesgo de incendios luego cuando se seque, no recuerdo un año con tanta lluvia.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son zonas muy chulas, el potencial es tremendo y creo que me quedo corto, jejeje.
      Miedo me da la temporada de incendios, con la puñetera política de recortes y recalificaciones de terrenos...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Si en Castilla ya hace calor no me puedo imaginar lo sofocante que debe ser en tu zona ¡Vaya cambio, casi como las estaciones húmeda-seca de África! Y con los buitres ya como que estás en la Sabana,jaja.
    Esa abeja carpintera la he visto en varias ocasiones, pero a mí me dan más miedo los avispones, la mayor de mis fobias brrrr...jaja.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha llegado a hacer mucho calor ya, de 38 grados y tal, pero estos dos días ha refrescado e incluso llovido.
      Sí, sí, es como la sabana, jajaja, con elanios y todo.
      El domingo y el lunes vi lo que me pareció avispones, o por lo menos eran avispas como demonios.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Alli todo casi seco y aqui verde y bien mojado ,y calor poco o nada .Tus paseos como siempre bonitos e interesantes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tardará mucho en acabarse mi temporada de paseos a pleno sol, y empezando la de salidas al atardecer.
      Allí en Burgos parece que el verano ni existe, jaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Joe Carlos!!! Desde luego es un tesoro esos lares... Quién pudiera salir al campo y ver imperiales, culebreras... polluelos!!!!! En fin, una maravilla!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. Me está pasando como el año pasado, que disfruté como un enano de entornos naturales con menos fama que otros, pero con unos valores de auténtico sobresaliente. Lugares solitarios y con una densidad y variedad de bichos sobrecogedora.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. No voy a negar que te lo curras, y de lo lindo pero, me da la impresión de que es tal la riqueza ornítica que, seguramente (no me cabe la menor duda), si algún día se te dispara la cámara sin querer, aunque sea a ráfaga, seguro que en cada disparo, te sale una rapaz y bien enfocada…chico que cantidad de bichoplumas…

    Este año, no sé por qué, ni siquiera los buitres han salido favorecidos en el periodo reproductor. Frente a mi casa, había sólo una pareja (de tantas que criaron años atrás) con su pollo con el que disfrutaba observándolo con el telescopio pero, debió de palmar. Cuando concluye la cría, la cantidad de pollos que mueren es enorme. Basta con darse un garbeo por la zona de cortados y ver los restos que van quedando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me pasó una anécdota así en serio. Una vez, un amigo cogió mi cámara para probar cómo se hace una foto, y al mirar la pantalla vimos un puntito lejano que era un águila, jaja.
      Las águilas reales que conozco están muy atrasadas con la cría, es un año raro, y con los buitres he visto algún pollo crecidito pidiendo comida a sus padres. En ciertamente preocupante la cantidad de ellos que mueren, muchos por hambre según he leído.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Hola CArlos,

    Menudas excursiones te curras!! La verdad es que es todo un tesoro la campiña que te rodea. Además, siempre que sales te traes bastantes rapaces y de qué manera. Se nota el 'upgrade' que has hecho al equipo!!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me ha alegrado es que notes cambio al subir de equipo, pero de largo, muchas gracias.
      Es cierto que da gusto salir por sitios así, y más con estos amigotes que me acompañan. Todavía tengo más cosas por publicar, tiempo al tiempo, jajaja.
      ¡Saludotes!

      Eliminar
  9. Buena salidica,,,,quein pillara ahora una cigueña negras!
    Saludosd camperos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una gran suerte, porque el año pasado vi sólo una cigüeña negra en toda la temporada.
      ¡Saludos!

      Eliminar