domingo, 16 de junio de 2013

Águila real, reina de las aves






Llevaba tiempo dando vueltas a una idea así, hacer alguna que otra entrada basada en especies emblemáticas de mi zona, y que además sean muy especiales para mí, con numerosas y buenas observaciones de campo.
Lejos de hacer un compendio de información tomando notas aquí y allá en distintos libros, que algo de ello habrá, mi intención es hacer una especie de ficha basada en mis observaciones personales, sobre identificación, comportamiento, etc...

A quien se lo conté, seguramente andaba pensando que hablaría del gavilán o del águila calzada, por la cantidad de avistamientos suyos que tengo, o del águila imperial por carismática. Pero he elegido para esta primera ocasión a la más grande y poderosa de nuestras águilas, la formidable águila real (Aquila chrysaetos), esa tremenda rapaz a la que los cetreros medievales no tenían tanto aprecio y consideraban como innoble por su agresividad innata, pero que en otras partes del mundo llega a protagonizar escenas como la de los kirguises empleándola para capturar lobos.





Dejando aparte los lances de cetrería, donde siempre se busca que la rapaz atrape presas más grandes a las que acostumbra, es bien sabido que el águila real llega a cazar corderos (por lo que se ganó el nombre de águila borreguera en Segura, Cazorla y las Villas), zorros, jabatos, chivos, crías de ciervos o rebecos jóvenes, pero su presa más habitual es el conejo, junto con otras como liebres o córvidos, si bien es un ave que adapta bien su menú a lo que le ofrece la zona donde escoge establecer su territorio.

En las observaciones de campo lo más normal es verla a bastante distancia, remontando las corrientes térmicas con esos excelentes planos de sustentación que son sus enormes alas, adaptadas al planeo al igual que los buitres, pero con mayor agilidad que ellos, merced a la distinta forma de sus alas y la mayor longitud de su cola.
No obstante, hay inolvidables veces en que se dejan ver volando más de cerca, grabándose ese momento a fuego en nuestra retina y memoria, o incluso podremos llegar a verla posada si conocemos bien sus dominios, pues tiene por costumbre permanecer largos períodos de tiempo en alguna atalaya, a diferencia de otras rapaces como águilas calzadas o culebreras que pasan mucho tiempo planeando.
Lo mejor será buscarla en lo alto de cerros o collados para tener buenos avistamientos cuando pase patrullando su feudo, aunque a veces aparece donde menos lo esperas, hasta en llanos o campos cultivados.



Distancia a la que más o menos veremos normalmente al águila real.
Macho adulto en Sierra Madrona (Ciudad Real).

Macho joven dejándose ver más cerca en un cerro.
Sierra de Segura (Jaén).

Hembra adulta en uno de sus posaderos en Despeñaperros (Jaén).

Hembra adulta sobrevolando una ladera de olivos en Sierra de Segura (Jaén).

Juvenil sobrevolando una zona cerealista en Daganzo de Arriba (Madrid).

Joven macho volando muy bajo en un llano de Baños de la Encina (Jaén).

Hábitat de águila real, Sierra de Segura (Jaén).

La subespecie que tenemos en la península es la Aquila chrysaetos homeyeri, con un tamaño ligeramente menor y una librea algo más oscura que sus congéneres del resto de Europa.

Los adultos no presentan un colorido tan marcado como el de las águilas imperial y perdicera, con tonos marrones y un color más claro en la nuca. 
Los jóvenes, en cambio, llaman la atención desde lejos con sus marcas blancas en alas y cola, aparte de ser más oscuros que los adultos, haciéndome pensar que tal vez es una señal visual muy llamativa para que los adultos reproductores no los reconozcan como competidores. Con las sucesivas mudas se va reduciendo la cantidad de blanco, hasta alcanzar el plumaje adulto alrededor de los seis años de edad.

La hembra es mayor que el macho, como suele ocurrir en las especies de rapaces en las que la hembra debe hacer un gran esfuerzo despedazando diariamente muchas presas consistentes durante la crianza de sus pollos. No siempre se puede determinar bien el tamaño en observaciones lejanas, pero nos facilitará la labor tener en cuenta que la hembra presentará unas proporciones más poderosas, con un cuerpo y unas alas enormes en comparación con la cabeza.

No siempre tendremos ocasión de verlas de cerca y apreciar muchos detalles, como dije antes, pero unos apuntes sobre su físico nos ayudará mucho a reconocerlas en el campo. Su cola larga, sus alas con el borde posterior abultado, su posición de alas en V cuando se remontan, y su vuelo más fluido que el de los buitres son sus características más reconocibles. El joven macho de la Sierra de Segura nos echará una mano para las fotos cercanas, que para eso fue un buen amigo mío y se acercó a verme en no pocas ocasiones.


Hembra adulta remontándose con las alas en V en Despeñaperros (Jaén).

Macho joven mostrando sus marcas blancas y banda terminal en la cola.
Sierra de Segura (Jaén).

Plumaje de ejemplar adulto, en Sierra de Segura (Jaén).

Subadulto mudando el plumaje, en Sierra de Segura (Jaén).

Silueta típica en vuelo.
Atención a la forma de las alas, longitud de la cola y color del plumaje adulto.
Sierra de Andújar (Jaén)


Hembra especialmente grande.
Atención a las proporciones en comparación con los machos.
Sierra de Andújar (Jaén)


Además de las diferencias de edad y sexo, hay otras rapaces similares en la distancia, con las que estableceremos unas características para discernirlas lo más fácilmente posible. El mayor riesgo de confusión, por el tamaño y grandes alas, lo suponen los buitres y el águila imperial (realmente parecida al verla de lejos), pero hay otras especies con las que pueden llegar a existir dudas.


Águila imperial.

Es la más parecida, y no siempre destacan las diferencias en el plumaje (tono más oscuro, nuca más clara, hombros blancos), Tendremos en cuenta:

- Cola más corta, que además suele llevar plegada al planear.
- Alas más rectas que le dan una silueta más rígida.
- Se remonta con las alas planas.
- Distinto reclamo (si se decide a marcar territorio), con notas más roncas y parecidas a ladridos.




Buitre leonado.

También se remonta con las alas en V, y su tamaño hace dudar cuando se observa lejanamente.

- Cola muy corta.
- Distinto patrón de colores, con mayor contraste entre cuerpo claro y plumas primarias oscuras.
- Cabeza clara que se puede llegar a apreciar incluso de lejos.
- Vuelo más lento y con círculos más amplios.
- Aspecto más macizo.





Buitre negro.

- Tono uniformemente muy oscuro.
- Cola corta y con ligera forma de cuña.
- "Dedos" muy aparentes en las alas.
- Pies claros que pueden verse incluso de lejos.
 - Alas muy rectas y con borde posterior "de sierra", dándole una silueta muy rectangular.
- Se remonta con alas planas o ligeramente caídas hacia abajo.
- Círculos muy lentos y relajados en sus planeos.
- Aspecto más macizo.





Águila calzada (en su variante de color de fase oscura).

- Tamaño mucho menor.
- Menor envergadura.
- Distinto patrón en el dibujo de las alas.
- Se remonta con las alas más rectas.
- Vuelo muy ágil y con círculos rápidos y cerrados cuando ciclea.
- Reclamos muy "cantarines" que emite con no poca frecuencia.





Ratonero.

También se remonta con las alas en V, pero tengamos en cuenta esto:

- Tamaño mucho menor.
- Menor envergadura.
- Distinto dibujo en las alas.
- Aspecto muy "cabezudo".
- Algunos ejemplares pueden tener mucho blanco en el plumaje.





Alimoche juvenil.

- Menor tamaño, aunque no es precisamente pequeño.
- Alas más cortas 
- Se remonta con las alas rectas o caídas.
- Cola en forma de cuña.
- Cabeza fina y puntiaguda.





Águila perdicera.

- Menor tamaño, incluso en las hembras.
- Alas más cortas y redondeadas.
- Fuerte contraste entre tonos claros y oscuros.
- Se remonta con las alas muy rectas.
- Pocas veces planea en cielo abierto, prefiere seguir los cortados rocosos.





Pasemos ahora a conocer algunas pautas básicas de su conducta que también resultan de lo más útil a la hora de observarlas y reconocerlas.
Es bien sabido que el invierno activa su época de celo, haciendo que el ardoroso macho se entregue a vuelos acrobáticos con picados, rápidos ascensos y vuelos potentes, reclamando con frecuencia, y la hembra se le puede unir en bonitos vuelos de pareja. Sirva de ejemplo esta secuencia (horriblemente fotografiada) de un macho en Despeñaperros, y una pareja en la Sierra de Segura.












Las interacciones con otras especies son otro apartado de mucho interés. Personalmente no las he visto atacar a los buitres leonados como sí he comprobado en las águilas imperial y perdicera, pero sí que he sido testigo de cómo la han martirizado rapaces menores como el halcón peregrino y el águila calzada.
He llegado a ver águilas reales cicleando tan tranquilas junto a los buitres, pues ya conocemos que no le hacen ascos precisamente a las carroñas. Aprovecho para recordar que una de mis "normas" es comprobar siempre todo grupo de buitres, porque siempre puede haber algún águila entre ellos
E incluso muchas veces se ven con águilas imperiales sin aparente molestia, pareciendo que coexisten bastante bien cuando comparten hábitat, no como sucede con el águila perdicera, a la que hace una fuerte competencia en la Sierra Morena de Jaén.
.


Juvenil de águila real volando junto a dos de águila imperial.
Sierra de Cardeña -Montoro (Córdoba).

Detalle más cercano, situación anterior.


Juvenil encontrado entre numerosos buitres leonados.
Sierra de Andújar (Jaén).

Juvenil hostigado por un territorial halcón peregrino.
Despeñaperros (Jaén).


Antes de acabar mis notas sobre tan magnífica ave, recalco una vez el problema que suele presentar cuando se la observa desde muy lejos, por lo que será útil dejar una serie de fotos plasmando típicas poses y siluetas.
Si la idea gusta, puede ser que en un futuro aparezca otra entrada similar sobre otra especie carismática de mi zona de pajareo.

PD: Mi más sincero agradecimiento al joven macho de la Sierra de Segura, un modelo excepcional y uno de los mejores amigos que he tenido en mis salidas.









 Para consultar y saber más:

- El arte de cetrería. Félix Rodríguez de la Fuente.
- Aves rapaces de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Antonio Manzanares.
- Guía de las aves del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y las Villas. Humberto Gacio Iovino.
- Guía de aves. España, Europa y región mediterránea. Lars Svensson.
- Guía de campo de las aves de España y Europa. Rob Hume.

Enlaces:




16 comentarios:

  1. Fascinante la real,las capturas estupendas.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ave realmente espectacular. Muchas gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  2. Hola Carlos,

    unas fotos espectaculares, me gusta la idea de recopilar fotos de una especie y profundizar un poco en ella.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isra, la idea me venía rondando desde hace tiempo, y tal vez con el tiempo salgan entradas de Maese Gavilán, el águila calzada o el buitre negro.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Jaja…mira como va conociendo tu amigo de la Sierra de Segura a los vecinos de sus padres. Anda que no es escandaloso el peregrino cuando se pone.
    Me alucina presenciar los vuelos de exhibición del macho del águila real ante su consorte. Una vez, sentado a la sombra en un día de calor, tuve la enorme fortuna de ver al macho dominar el espacio aéreo y, además, pude escuchar el enorme zumbido provocado por su picado en un espacio cerrado que aumentó el eco a medida que se acercaba sobre mi posición. Aquel año, crió justo encima del farallón donde se posó.
    Bonitas imágenes Carlos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que sí, el halcón peregrino es un pendenciero muy gritón, jajaja, menudo follón arma cuando se acercan los buitres a su nido.
      Guau, menudo espectáculo te regalaron, ¡debió ser increíble! Si ya me dejó pasmado en día en que llegó la imperial ladrando y tirando pequeños picados hasta posarse en un pino cercano a mí, no me puedo ni imaginar escuchar el picado de la inmensa real.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Un pasote de fotos y de entrada.
    saludos
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javi, y también un pasote increíble de animal, me encanta la real.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Carlitos menudo peazo de entrada que te has marcado: fotos impresionantes y variadas con las que nos enseñas hasta los diferentes plumajes.
    Un placer aprender contigo a través de estas entradas (aunque se aprende mejor campeando contigo)
    Un abraso de linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, "Rampón". He procurado echar mano de mi archivo aguilero para mostrarlas en sus formas y poses más habituales.
      Espero que de verdad hayas aprendido algo nuevo, porque me he basado en las observaciones de campo más que en los clásicos datos de especie que saldría en cualquier libro o web.
      ¡Un abraso!

      Eliminar
  6. Lo que le faltaba al blog, entradas con claves de identificación (aunque eso me suena, je, je).

    Tines muchas fotos que ni me suenan, y son geniales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, ¿de qué te sonaráaa?
      Hay bastantes fotos que nunca llegué a subir en entradas, y me han venido bien para la ocasión. Incluso la del buitre negro no la habías visto, porque la hice pocos días antes de estrenar la 7D (es aquel con anilla que te conté).

      Eliminar
  7. Buahh ella será la reina de las aves pero tu eres el rey de las rapaces, madre mía que entradón, lo que he aprendido de la especie y de su identificación, eres un máquina una enciclopedia andante, madre mía. Lo dicho increible texto e imágenes. Lo he flipao.

    Un abraso linse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jero, ¡me has ruborizado mucho!
      Ahora me han dado más ganas aún de hacer la entrada del gavilán.
      ¡Abrazos de linse!

      Eliminar
  8. Buena, Carlos. Con la de veces que has podido disfrutar de ella has conseguido material de sobra para dedicarle esta entrada, a ver si puedes repetirlo con la misma calidad con otra especie [ojalá con el búho real ;)].
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, era casi una obligación dedicarle entradas a mis especies estrella (tú sabes que tengo varias "prefes", jajaja). Ojalá el búho se prodigue en fotos chulas, uno de mis sueños es sacar uno posado con la luz de la tarde (o cualquier luz, leñe).
      ¡Saludos!

      Eliminar