miércoles, 15 de mayo de 2013

Viaje al terruño. 1ª parte: cernícalos primilla, los halconcitos urbanos




Por fin puedo comenzar la serie de entradas de uno de los mejores viajes que he hecho, que dividiré en entradas por días como ya hice en su momento con el viaje navideño por las estepas cerealistas de la madrileña ZEPA 139.
Sois muchos quienes sabéis dónde está el terruño, pero para los demás os cuento que es la zona del extremeño pueblo de Torre de Miguel Sesmero, en Badajoz. Un área de 30 kms cuadrados donde se combinan la dehesa, los campos de cereales, el olivar, el monte mediterráneo (Sierra de Monsalud) y los humedales (Lagunas de La Albuera)... una tremenda variedad de ecosistemas y especies en "poco" espacio.

Mi periplo a través de la provincia cordobesa y Extremadura me permitió hacer mi clásico turismo medieval admirando el castillo de Belmez y el de Nogales (este último ya en Badajoz y al lado mismo de mi destino).





El fin de semana lo he pasado en compañía de ese excelente anfitrión que es Jero Milán y de su familia, viendo esos lugares que conoce como la palma de su mano las y especies que describe en su blog, de manera que he tenido el mejor guía posible y me ha brindado avistamientos y vivencias increíbles.

Una primera vuelta en coche, tras instalarme en un cómodo alojamiento rural, fue la toma de contacto con la zona. Aquí abajo podéis ver una panorámica del pueblo con la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, que alberga la colonia de cernícalos primilla (Falco naumanni) que son los protagonistas de la entrada... pero todo a su tiempo, porque primero estuve viendo aves campestres como el triguero (Miliaria calandra) ahuecando su plumaje y el gorrión moruno (Passer hispanoliensis), además de abejarucos, abubillas, currucas, córvidos, etc... Y también una lejana riña con un macho de aguilucho cenizo dando caña a un ratonero.
Un breve paseo a la parte más cercana de La Albuera me permitió ver el aspecto de ese lugar que visitaría al día siguiente, incluyendo alguna que otra foto de cigüeñuelas (Himantopus himantopus).











Tras la pequeña gran introducción, ya sí puedo pasar al plato fuerte del día, con la visita a la iglesia del pueblo para disfrutar de los primillas que iban llegando al caer la tarde. Ahora, en plena crianza, se veía casi todo el tiempo a ejemplares macho, viendo tan sólo a alguna hembra cuando su atento compañero le hacía el relevo para darle un respiro en el nido del agujero.

Fue toda una delicia disfrutar de cerca del ágil vuelo de estos pequeños falcónidos junto a los chillones bandos de vencejos comunes y pálidos (como el de la foto), llegando con la cálida luz del ocaso reflejada en sus plumajes y desenvolviéndose en el aire con esa maestría que siempre hemos deseado los humanos.















Las dos últimas fotos de arriba son de hembras, que se dejaron ver un poco como ya dije, así como también se dejó observar el macho de la pareja de cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) que comparte espacio con sus primos cercanos.









Aquí acaba la primera parte, que ya fue un comienzo tremendo con los vuelos de los cernícalos como nunca los he tenido. En próximos días conoceréis mi paso por las Lagunas de La Albuera, la Sierra de Monsalud y el corazón del terruño, aún queda mucho por mostrar...


21 comentarios:

  1. Buenas capturas,me gustan especialmente la de los primillas en vuelo.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, verlos volar era una maravilla.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola Carlos,

    ya teníamos ganas de ver esta entrada por tierras "Milanesas" jejeje, campear por el Terruño y en la compañía en la que lo has hecho tiene que ser memorable.

    Para ser el primer día no estuvo nada mal, esos cernis urbanos son la leche, es un lujo poder disfrutar de ellos sin salir al campo.

    Esperando ya la siguiente entrega. Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buah, las jornadas del "Milanesado" han sido la leche, con las especies nuevas y muchos avistamientos de calidad, con un guía de 10.
      La primera tarde salió redondita, y aún queda más, jejeje...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hay Carlitos amigo mio, pelos como escarpias rememorando cada instante vivido este finde. Los primillas siempre son una gozada y si nada más llegar se presenta un ejemplar de lo más colaborador pues la tarde está más que hecha. Para mi ha sido todo un placer el poder darte a conocer donde vivo y el medio en que me muevo. Espero que te marcharas complacido y con ganas de volver en época de grullas. Un fuerte abrazo y ya estoy deseando de ver la siguiente, me tiemblan hastas las canillas,jajajajaja.

    Peazo de fotones, todas ellas de lo más normalitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo esto que ves es gracias a ti, te debo tener estas fotos tan normalitas.
      Esta semana se me ha hecho cuesta arriba después de un finde tan completo y cojonudo, el invierno grullero es algo a lo que no puedo faltar ni aunque me amputen un pie, jajajajaja.
      Espero que las siguientes entregas te gusten igual o más.
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
  4. menuda serie de fotos y solo en un dia, quedo en espera de las siguientes entradas haber con que nos sorprendes un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo genial para ser sólo la primera tarde, espero que los otros días os gusten también.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Menudas poses las del triguero.
    Esa colonia de cernícalos primilla es genial para entrenarse con la cámara, menudas fotozas.

    P.D: ser odiable, yo tengo que ir a Extremadura sí o sí en plan pajareo y gastronómico, ejem, ejem.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes Isma, aves no faltan ni jamón ibérico, lomo, chorizo, salchichón, morcón, migas, caldereta, presa ibérica...
      ¡Cuánto quiero a mi tierraaa!

      Eliminar
    2. Aciertas de pleno, esos cernis fueron un ejercicio excelente para las fotos en vuelo, sobre todo el primer macho... que prácticamente se quedó posando para la cámara al suspenderse contra el aire.

      PD: a comer como gordos, como siempre :D

      Eliminar
  6. Ese linse!!!
    Estaba deseando ver ya esta entrada y ahora deseo mas ver las siguientes.
    Me encanta ver el terruño desde tu punto de vista acompañado de los fotones que hiciste. La pose del triguero, los paisajes y los vuelos de los primillas son para nota.
    Veo que ya has puesto fotos en la columna derecha ;).
    No tardes en publicar el resto de la saga please!!
    Un abraso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La segunda entrada va a ser la que más te guste, que encima sabes de sobra que vas a salir tú, jajajajaja.
      Como para no poner las fotuelas, son tan guapas que tienen que estar en mi "galería de héroes".
      ¡Un abraso de linse!

      Eliminar
  7. Carlos, ya estoy deseando que publiques la siguiente, para mi quisiera yo esos fotones de los Cernis ;)))
    Abrazos.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si también tú tienes fotones de primillas, ¡y encima de mi tierra! :)
      Tengo muchas ganas de ver qué has estado pillando por mis escenarios.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Unas fotos de los cernicalos muy buenas , esa iglesia es un lujo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Es un pasote tener una gran colonia de cernícalos al ladito mismo de zonas de sierra, cultivos y lagunas, el terruño es la leche.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Que fotos más guapas las de los cernícalos. Esperamos ansiosos las entradas emosionantes que faltan :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un finde muy emosionante y sinegético, verás que el resto mola mucho también. Y van a salir unas nocturnas que te gustan mucho ;)

      Eliminar
  10. Preciosa entrada con un buen empache de prmillas, caros de ver por mi tierra.
    El de los flaps de aterrizaje muy bien pillado!
    Que bien que hay edificios con tanta vida!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Hay ambientes urbanos con una representación de aves muy valiosa, da gusto que den tanta vida a nuestros pueblos y parques (para quienes nos paramos a mirarlos).
      ¡Saludos!

      Eliminar