sábado, 18 de mayo de 2013

Ruta senderista escolar





Mientras acabo de tener a punto la segunda entrada sobre el viaje al terruño, voy dejando una de las entradas pendientes de publicación.
El viernes día 3 de mayo hicimos con el colegio una ruta senderista que parte desde Cardeña hasta la abandonada Aldea del Cerezo, unos 6 kilómetros de pista llana entre dehesas con ganado ovino, vacuno... y porcino, por supuesto, porque el cerdo ibérico es el gran protagonista en el Valle de los Pedroches.

No es la mejor ruta para ver aves, pero algo se dejó ver. Además de un ratonero y un águila calzada de los que no pondré fotos por la distancia, también cayeron un milano negro (Milvus migrans), los infaltables buitres leonados (Gyps fulvus) que se arremolinaban en las térmicas, y alguna sorpresilla como el águila imperial (Aquila adalberti) volando muy alta junto a la luna y un fugaz cuco (Cuculus canorus).








Con las lluvias tan abundantes que hemos tenido este año (y que hoy mismo están continuando), los cursos de agua y las charcas están repletas de vida. Así es como, además de las ranas comunes (Pelophylax perezi), encontré junto a un grupo de alumnos a otros inquilinos acuáticos como un ejemplar adulto de culebra de collar (Natrix natrix) soleándose en una roca, y un tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), siendo ambas especies nuevas en mi escaso repertorio herpetológico.
Es de agradecer que un alumno me echara una mano para que pudiese fotografiar bien al tritón, aunque fue una pena que se les escapara lo que ellos llamaron "un tritón negro con manchas amarillas", que con esa descripción parece que sería una salamandra.










También vimos alcaudones comunes, ruiseñores, abejarucos, golondrinas, arrendajos, urracas, rabilargos, etc... Poco más habría que contar, ya que no era una salida bichera propiamente dicha, aunque me llevé dos especies nuevas a la saca.
En la próxima entrada veréis otras dos novedades para mí que tuve en el terruño, pero de aves, ¿qué serán?

16 comentarios:

  1. Bonito paraje y bonita fauna.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que aprovechar antes de que se sequen estos sitios y se conviertan en un campo amarillento.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Qué buenos recuerdos de ese y otros lugares.

    Aunque no sea un herpetólogo ni mucho menos...tengo dudas en la identificación de ese tritón, tal vez sea un jaspeado. En cualquier caso seguro que cualquier otra persona lo puede confirmar mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este sitio te lo conoces y llegaste a verlo estando bonito, por suerte.
      Al principio lo puse como tritón ibérico, pero me ha corregido Miguel Rodríguez, mi herpetólogo particular.

      Eliminar
  3. No paras Carlos, todo el día en el campo, qué envidia ;)
    buena serie.
    saludos
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaría campeando todos los días si la climatología me dejara, por supuesto (cruzo dedos para mañana).
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. No verías tanto como otras veces, pero al menos ese día te levantarías con ganas de ir a trabajar, y con bimbos de paso. La culebra esa está bien chula, como Cantabria es una zona de reptiles más bien menudos me impresiona cuando veo alguna serpiente un poco grande. De todas formas yo con las serpientes siempre he tenido muy mala suerte, sólo vi un par en un viaje a Extremadura. Cuando estando aquí el verano pasado me dijiste que habías visto una seoane en el eucaliptal.....grrrr.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya te digo! Fue el día que fui con más gusto al trabajo, jajaja.
      Esa víbora en Elechas... era muy bonita y me faltó poco para fotografiarla, pero también estuve a punto de pisarla antes de verla y ya no me fié más de entrar allí, puffffff.
      Aunque tenéis lagartos muy guapos por allí arriba, ehhh.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Ya campeas hasta en horario laboral ¡qué envidia!.
    La verdad es que fue un paseo muy agradable, además inculcando a los peques el amor y el respeto al campo y a los seres vivos.
    La foto de la luna con la imperial tiene muuuucho mérito.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más chulo fue cuando unos pocos me acompañaron antes de comer en la vueltecilla campera que di por mi cuenta para buscar bichos.
      También una vez estuve cerca de sacar una culebrera con la luna, pero estuve torpón.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    sin duda una buena oportunodad para los chicos de estar en contacto con la naturaleza y para aprender de ella. Y si encima te llevas a casa unas cuantas fotos pues mejor que mejor.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, fue una buena oportunidad de ir hablando de bichos y enseñarles. También de intercambiar experiencias, ¡que algunos tienen mucho campeo a sus espaldas!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Joder Que bien vivis el profesorado y encima pajareando y cobrando. Que más se puede pedir,jajajaja Como siempre fetennnn. Saludos Carlitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeeee, no está de más una recompensa por tener que aguantar a tantos cafres, jajajajajaja.

      Eliminar
  8. Estoy contigo en lo de cafres , igual tuviste que vigilar a alguno para que no se cargase algun bicho .Ya podia haber pillado yo un profe que me llevase al campo , como tu o el de la pelicula La lengua de las mariposas ,haciendo F.Fernan Gomez de profesor .
    Lo dicho , que esta mal pagado algun profesor solo de tener que aguantar a algún monstruo .
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado también hice una salida campera junto con mi compañero de Educación Física, y creo que estas cosas vienen muy bien.
      ¡Saludos!

      Eliminar