sábado, 4 de mayo de 2013

Abejeros y chotacabras en Bailén, siguen llegando las estivales




Estos días continúa la afluencia de nuevas especies migradoras que paran a descansar en los campos y charcas de Bailén, o que directamente se quedan a pasar la temporada de cría con nosotros.

Un buen paseo el pasado martes 30 de abril me permitió ver que las cigüeñuelas (Himantopus himantopus) defienden con celo lo que será su territorio de crianza, llegando incluso a hostigar a una rapaz hasta expulsarla.




Hablando de rapaces, los aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) se siguen dejando ver a menudo, en este caso la hembra. Pero hubo otro aguilucho distinto que aún no había visto este año... a lo lejos sobre un campo segado entre olivos cazaba un macho de aguilucho cenizo (Circus pygargus), mi primera observación de la especie esta primavera.





Otras aves cazaban de manera distinta. Cazando insectos, claro, porque hablo de los vencejos comunes (Apus apus) y pálidos (Apus pallidus). 
Vuelvo a dejar fotos para comparar las dos especies que pueden ser tan similares en la mayoría de situaciones. Las dos primeras son de vencejo pálido, y las otras dos de su primo el común.







Pasemos al plato fuerte de la tarde, cuando en el cielo vi las siluetas de ocho rapaces volando en línea recta, haciéndome sospechar que no eran milanos...
Uno de ellos pasó menos lejos y pude comprobar con satisfacción que se trataba de una de las aves estivales que esperaba con más ganas, los peculiares abejeros (Pernis apivorus), porque se trata de una especie que sólo observo por aquí en el paso migratorio.
Una de sus particularidades (aparte de ser una rapaz evolucionada para alimentarse de insectos) es que sólo se ven en estas zonas durante el paso, y en una temporada concreta durante la cual llegamos a ver cantidades enormes de estas aves. Aunque dicen que anidan algunos aquí, cosa complicada de seguir por el parecido que presentan a distancia con el ratonero común.
Durante casi toda la tarde fui viendo más y más ejemplares, llegando a congregarse muchísimos.







Otros expertos insectívoros son nuestros carismáticos abejarucos (Merops apiaster), que se iban reuniendo al atardecer para pasar la noche en la arboleda que crece junto al río Guadiel, mientras las tórtolas turcas (Streptopelia decaocto) iban de un lado a otro.









Subí a una zona elevada por si llegaba otro grupo de abejeros y verlos más cerca antes del anochecer, cosa que no sucedió, pero gracias a eso vi a un pajarillo revoloteando para cazar insectos al vuelo... que resultó ser otro estival que aún no había visto este año, el simpático papamoscas gris (Muscicapa striata).




No acaba aquí la jornada, mucho ojo, porque un amigo me avisó que vio dos chotacabras la noche anterior, así que dimos una buena vuelta por las carreterillas de olivar en su busca, y logramos ver tres ejemplares distintos de chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus rufficollis). Dejo dos fotos de cada uno de ellos, de cuerpo entero y de sus curiosas cabezas de ave nocturna.









El verano pasado subí bastantes fotos de estos crípticos cazadores nocturnos, y os preguntaréis cómo sería verlos... pues ahora lo vais a ver gracias a las fotos que me hizo mi amigo mientras yo afotaba a los chotacabras.





También quisimos ver algún erizo, pero el destino se sigue negando a que yo los vea. Lo que sí encontramos fueron muchísimos conejos y esta despistada liebre ibérica (Lepus granatensis).









El campo está ahora tan agradable que invita a pasear y descansar en él, así que al día siguiente fuimos a tomar una cerveza fresquita allí mismo, mientras veíamos a la vanesa de los cardos y unas huellas de tejón.






Un sisón macho cruzó el cielo con las plumas del cuello encrespadas, mientras dos milanos negros (Milvus migrans) se tiraron más de una hora en la misma postura y el elanio azul (Elanus caeruleus) se cernía en busca de roedores.





Me despido con esta imagen de la nieve en Sierra Mágina tras los olivares, ¡y anticipándoos que en la próxima entrada saldrán más abejeros!



16 comentarios:

  1. Que verde y que guapa sigue la primavera por allá. Este mañana me he acordado mucho de ti y de Is porque había cuatro buitres haciendo círculos encima del campus a baja altura cuando fui a hacer el examen xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento sigue muy bonita, cuando llegue junio ya volverá a ser un secarral amarillo :(
      Te acordaste porque somos igual de feos que los buitres, jajaja.

      Eliminar
  2. Gran reportaje con unas capturas estupendas.Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Bicherío nocturno, con lo que me gusta a mí eso! Muy guapos esos chotacabras pardos, yo ando esperando a los grises para ver si acabo de quitarme la espinita que tengo con ellos (no se me portan nada bien). Con los erizos ya sabes, cuando vengas aquí habrá que visitar el parque de la Vaca de nuevo, jeje, si no es un día será otro. ¡Mucho lince y mucha leche pero hay que ver como se ríe de tí el más lento de nuestros mamíferos, juas juas!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el bicherío nocturno mola mucho, ya tengo alguna que otra cosilla en mente.
      Los grises también se portaron mal conmigo este verano pasado, vamos a tener que ir a los sitios donde salen en otros blogs y quitarnos la espina.
      Los erizos... ¡cómo me vacilan!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Pues otro de tus paseitos amigo mio. Genial esos abejeros. Ya no queda nada menos de una semanita. Abrazos compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tipo de paseíto que pronto compartiremos, el terruño espera lleno de momentazos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Hola Carlos,

    buenas fotos como siempre. Me impresiona lo de los abejeros, sólo he visto uno en mi vida. Lo de los chotacabras me lo imaginé cuando lo pusiste en Facebook, aquí los veo en verano pero a los europeos. A ver si empiezo con los abejarucos que ya les tengo ganas, lo que no tengo es tiempo jeje.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abejeros suelen pasar tan desapercibidos, sólo llaman la atención cuando van muchos juntos.
      Ya mismo nos pones una sesión chula de hide con abejarucos y nos dejarás pasmados, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Otro entradón Carlos, variadito y con muchas especies.
    Destacar los abejeros (sólo he visto uno en Santander) y ese chotacabras con making-off incluido, los siempre difíciles vuelos de los vencejos, la mariposa, los paisajes, las huellas...
    Un abrazo linse!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento poner de todo, ahora que por fin puedo hacer salidas más completitas y hay más especies (mi tierra mejora muchísimo en etapa estival). Con los vencejos entreno para cuando llegue el momento de los vencejos reales, que espero que no me tarde mucho.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Mucho género en la entrada como siempre.
    Los chotacabras me llaman mucho la atención, los recuerdo cuando hacía los viajes nocturnos por Extremadura. En una carretera de Teruel, muy mala, siempre me encontraba ejemplares atropellados por la gente que consumía muchos octanos en las noches locas de fin de semana y luego iban aventados por la carretera. Lastima que esta sea una desagradable causa por la que están en regresión en determinadas zonas.
    En fin, la liebre también ha puesto una nota curiosa en el trayecto nocturno: parece que diga…”me voy yendo poco a poco”…

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí aún no me los he encontrado atropellados (aunque seguro que ocurre), los veo en caminos de olivar bastante tranquilos y muy poco transitados, pero la gente es así con sus prisas y esa costumbre de pensarse que por tener un todoterreno ya tienen que ir volando por el campo.
      La liebre no sabía por dónde irse y dudaba, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Me tienes que enseñar a fotografiar abejarucos y chotacabras, ejem. Si es una clase presencial mucho mejor, je, je.

    Ojalá tuviera la suerte de ver alguno de esos abejeros por mis tierras, o quién sabe si desde mi observatorio. Mándame alguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chotacabras sí, pero con los abejarucos también voy regular, lo mejor que puedo hacer es usar el "coche hide" cuando están posados en cables al lado de las caminos.
      Mucho ojo estos días al cielo en tu observatorio, y recuerda que los bandos de abejeros pueden ir altísimos.

      Eliminar