lunes, 15 de abril de 2013

Recuerdos de batallas medievales en Sierra Morena




Mi Jaén natal tiene el honor de ser la provincia española con mayor superficie de espacios naturales protegidos en sus cuatro parques naturales, y la que posee más cantidad de castillos, torres y puestos de vigía (sus ruinas en muchísimos casos). ¿Se pueden combinar ambas facetas?
Así es en Despeñaperros, paso natural entre Andalucía y Castilla - La Mancha desde tiempos inmemoriales. 

En esta parte de la Sierra Morena oriental se pueden oír aún los ecos de batallas medievales, cuando las tropas cristianas bajaban a combatir al enemigo musulmán durante la Reconquista.
En una entrada anterior os presenté las ruinas del castillo de Castro Ferral, una verdadera atalaya estratégica sobre los amplios valles y cerros de Jaén, a la que llegaron los cristianos gracias al consejo de un pastor que les indicó un camino sin vigilar por los almohades, todo un preludio del acero y del fuego de la gran batalla de las Navas de Tolosa.





En estas fotos muestro cómo se accede tras una saludable caminata, para encontrarnos con los restos de sus muros de tapial en esta agradable mañana del pasado domingo.






Desde estas alturas sobrevuela con soltura la bonita águila calzada (Hieraaetus pennatus), aunque mejor debo utilizar el plural porque fueron muchos los ejemplares que se dejaron ver, representados por las dos variantes de color de esta especie. Algunas de ellas volaban en parejas, se introducían juntas en el bosque y reclamaban, les hierven ya las hormonas.









Las vistas son impresionantes. Por un lado se llega a ver la transitada autovía llena de gente con mucha prisa, pero hacia el lado contrario vemos los tranquilos y atemporales collados surcados por la enorme figura de los buitres leonados (Gyps fulvus) o el lejano vuelo de una gran hembra de águila real (Aquila chrysaetos). Por esta zona también se dejan ver águilas imperiales, pero este domingo no se dio el caso.







En los bosques de sus laderas puede sorprenderte una pizpireta ardilla (Sciurus vulgaris), que parece burlarse de tu falta de agilidad cuando se asoma trepando un tronco cabeza abajo.








También hay rincones para disfrutar de la serena soledad de las serranías, esos espacios surcados por arroyos que bajan bien llenos con las lluvias que hemos tenido. Rincones de tranquilo frescor donde la pequeña fauna nos reclama un poco de atención. Como por ejemplo la mariposa saltacercas (Lasiommata megera), la vanesa de los cardos (Cynthia cardui), el escarabajo pelotero (Scarabaeus laticollis) o las orugas de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa). 









La primavera hará que pronto las peonías nos muestren sus curiosas y grandes flores, que por supuesto os enseñaré. Mientras tanto, los quejigos ya lucen de verde tras sus largos meses con las pardas vestiduras del invierno.





Otras especies interesantes observadas:

- Cuco.
- Culebreras.
- Gavilán (más bien escuchado).
- Halcón peregrino.
- Chovas piquirrojas.
- Trepador azul.

Da gusto pasar una buena mañana de domingo bien acompañado en estos parajes donde los recuerdos medievales se dan la mano con el espíritu de la avifauna mediterránea.

Un consejo para acabar... aunque el agua de muchos arroyos se vea tan limpia y fresquita, mucho ojo con beber, que más arriba de su curso te puedes encontrar con cosas como esto:




16 comentarios:

  1. Qué bonita que parece esa primera culebrera que pones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que tuviste un lapsus al querer decir calzada, que tú eres un "sentinela de la naturalesa".
      La verdad es que sí era un ejemplar muy bonito, se le veían muy bien los distintos tonos de marrón, casi como en un libro.

      Eliminar
  2. Hola Carlos,

    una entrada diferente, esos paisajes transmiten mucho, cosas que ocurrieron en otra época y ahora sólo quedan las frágiles ruinas de lo que fueron imponentes fortalezas...

    Esa ardilla bien pillada, a mí se me escurre la de mi pueblo. Muy chulos los pequeñines.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son recuerdos de tiempos pasados que te hacen sentir más especiales esos parajes. Me gusta pensar que hace siglos las águilas contemplaron fortalezas en su apogeo.
      Me gusta mucho sacar bichillos cuando puedo, ya dará la lata a lo largo de la época estival, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Bonita y variada serie.. Enhorabuena y un saludo..

    ResponderEliminar
  4. Que poco me falta para disfrutarlo.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mismito vas a disfrutar de entornos muy parecidos en Cazorla, que también tiene sus castillos y sus historias de enfrentamientos en la Reconquista, te va a encantar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Increible Carlitos.....no tengo palabras.PRECIOSAS. Ya queda menos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Jeroncho, espero que realmente quede poquito para que yo vea las maravillas del terruño, ¡y que yo sí que me quede sin palabras!

      Eliminar
  6. Como te lo pasas linse!!!, yo de mayor quiero ser como tú.
    Me gusta como unes paisajes, insectos, aves, mamíferos, paisajes y ahora historia haciendo que las entradas te enganchen hasta el final. GUAPÍSIMA!!!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡El linse se lo pasa como los indios!!
      Estoy procurando retomar mi costumbre de la primavera pasada, cuando ponía insectos, paisajes y plantas junto a las fotos de aves, me gusta mucho el conjunto y me alegra que también a vosotros.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Brlugagh! Con lo que suelo beber yo en los arroyos de montaña y lo poco que me pongo a pensar que podría haber algo de eso más arriba!
    A ti que te gustan tanto el tema pajaril como el medieval te ha tocado la lotería al nacer donde has nacido. Cuando en historia damos cosas como la Batalla de Bailén me acuerdo de ti, jejeje.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por eso sólo bebo de los sitios de donde brota directamente el agua, no me fío, urrrghssss.
      La verdad es que he tenido la potra de estar en el lugar adecuado, aunque también es cierto que el entorno moldea mucho.
      También Miguel me comentó lo de la batalla, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Muy bonitos paisajes Carlos y la historia que a mi me gusta tambien mucho.
    Curioso el escarabajo pelotero.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me pareció interesante compartir un poco de la historia de la zona. Es la primera vez que retrato de forma aceptable un escarabajo pelotero, ya iba siendo hora, jeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar