lunes, 22 de abril de 2013

La campiña de Bailén en todo su esplendor






Echad un buen vistazo a estas tres primeras fotos y decidme si no está impresionante el campo estos días...
Mi pueblo, Bailén, normalmente es bastante feo, no lo niego, pero estas últimas lluvias tan copiosas han dejado una vegetación que quita el hipo, tanto que un paseo por las afueras nos hace pensar que hayamos entrado en uno de esos cuadros de arte impresionista. Seré sincero y diré que he omitido en las fotos las partes feas con torretas eléctricas y montones de ladrillos rotos, pero el resto del paisaje es de una belleza indiscutible.
Hay una zona que me gusta especialmente, allí donde la extracción de arcilla ha dejado unas grandes charcas que atraen a bastantes aves entre las que a veces hay sorpresas, combinado con áreas de trigal y un pequeño encinar en medio del predominante paisaje del típico olivar jiennense. Tanto es así que los amantes de las aves han sabido darse cuenta y encontramos este cartel desde el pasado invierno:




Nuestros primeros pasos nos harán contactar con las pequeñas avecillas, como el ruiseñor (Luscinia megarhynchos) ocupado con sus incesantes cantos en la fresca vegetación de ribera, el triguero (Miliaria calandra) dando la banda sonora con sus traqueteantes reclamos y el siempre erguido alcaudón común (Lanius senator) al acecho de presas.






También se pueden encontrar fringílidos, gorriones morunos, buitrones, bisbitas (en invierno) o lavanderas blancas, pero las estrellas paseriformes de estos días han sido las aves migratorias que están aquí de paso. Como por ejemplo la collalba gris (Oenanthe oenanthe), su prima la collalba rubia (Oenanthe hispanica) y la tarabilla norteña (Saxicola torquatus).










Los ahora luminosos cielos son surcados por golondrinas y aviones comunes, cazando insectos y bebiendo agua sin dejar de volar. Les acompañan las dos especies aquí presentes de vencejos: el común (Apus apus) y el pálido (Apus pallidus). Dejo un par de fotos de cada especie para que hagáis la comparativa (el pálido es más clarito, tiene alas a dos tonos, la cola más corta, el vientre con destacadas "escamas" y más blanco en la garganta).








Otros ágiles cazadores de insectos al vuelo son los preciosos abejarucos (Merops apiaster), regalando nuestras retinas con su popular combinación de colores y llamando nuestra atención con sus inconfundibles reclamos.










En los cultivos de cereal anidan sisones (Tetrax tetrax), tal y como se ve reflejado en el cartel de antes. La verdad es que nunca antes los llegué a ver, pero últimamente están muy activos y por fin he tenido suerte viéndolos cuando cruzan volando, de dos en dos o a machos solitarios con las plumas del cuello erizadas.






No es una ruta especialmente recomendable para avistar rapaces, aunque nunca se sabe, y uno puede encontrar cernícalos vulgares, aguiluchos cenizo y lagunero, milanos negros en migración e incluso alguna culebrera o buitres aislados. En cuanto a nocturnas, por aquí cazan el búho real, el mochuelo y el autillo.
Los cernícalos primilla (Falco naumanni) tienen cazaderos en estos campos, así como el ratonero (Buteo buteo) y el águila calzada (Hieraaetus pennatus).










Una sorpresa rapaz fue este alcotán (Falco subbuteo) del sábado 13, atrapando insectos al vuelo con mucha habilidad.
El elanio azul (Elanus caeruleus) viene a cazar roedores al atardecer, con un estilo que parece una combinación de aguilucho y cernícalo. Planea de forma parecida al aguilucho, se cierne a la manera de los cernícalos y, finalmente, se deja caer con las alas en forma de V como los aguiluchos (nuevamente).










Esto ha sido en la zona de cultivos y encinar, porque la parte de graveras inundadas atrae a aves muy propias de humedales, como zampullines, ánades reales, porrones comunes, gallinetas, fochas, garzas reales, martín pescador, andarríos chicos y grandes, chorlitejos chicos y cormoranes.
Las cigüeñuelas (Himantopus himantopus) se han vuelto a asentar esta primavera, junto con limícolas como el archibebe común (Tringa totanus).









Pero uno de los archibebes resultaba sospechoso... alguien tan de secano como yo no es muy bueno con las limícolas, pero las pertinentes consultas me han hecho ver que este amigo era un archibebe claro (Tringa nebularia), especie que veo por primera vez. En la foto en vuelo se ve bien esa marca blanca tan obvia en la espalda.





Y no acaban ahí las visitas inesperadas, porque me encontré también con una garza imperial (Ardea purpurea) y un martinete (Nycticorax nycticorax), nunca había visto a ambas especies en Bailén.









Podemos disfrutar de la pequeña fauna al mismo tiempo que echamos un ojo a la flora de estos días, como por ejemplo el jaguarzo y la jara blanca.





Así es como puedes localizar insectos como esta libélula (no domino las especies de estos animales), la mariposa macaón (Papilio machaon) y reptiles como la lagartija colilarga (Psammodromus manuelae) y el gran lagarto ocelado (Timon lepidus). 









 Os he ido dejando imágenes del entorno, que está más bonito que nunca, de verdad que hacía años que no lo veía así... de este modo es normal que me entraran ganas de sentarme a leer al atardecer bajo una gran encina con estas vistas, mientras oía los sonidos del cuco, la abubilla, el mochuelo y los grillos.





Han sido dos fines de semana totalmente relajantes y bastante distintos a mis habituales salidas. Nos despide de estas bucólicas estampas el vuelo del cuco (Cuculus canorus) a última hora de la tarde y la luna asomando en el aún azul cielo.





12 comentarios:

  1. Hola Carlos,

    menudo entradón, variedad de paisajes y especies, me gusta mucho. Está apoteósico todo aquello, muy bien recogido con estos fotones. Enhorabuena por la peazo entrada.

    Salu2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Esto ha mejorado mucho con lo soso que ha estado el año pasado, se nota muchísimo como has podido ver.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Joder, que entradón!! Con las rubias, las tarabillas norteñas con el plumaje nupcial, esos sisones, el elanio... y la de especies nuevas para tu pueblo que has visto. Cuando me comentabas que tú también habías visto una garza imperial hace poco ya me imaginaba que sería aquí.
    Y luego vaya unas foto-paisajes más tremendas, la primavera del sur es impresionante!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los colirrojos se me escapan, pero mira qué casualidad, que a las norteñas con plumaje bonito no las esperaba. Veo que el archibebe lo he identificado bien si el cántabro no me corrige :P
      Acertaste con el sitio de la garza, porque el otro lugar donde podría ver una es en el Guadalquivir y allí sí hubiera sido más de esperar.
      ¡Período estival a tope al fin!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Hola Carlos,

    Muy bonita la entrada, por las fotos se que aquello está precioso! la verdad es que es uno de los sitios que más me sorprendió durante el curro por Sierra Morena de Jaén, de hecho cuando Mariano me llevó al primera vez y empezaron a aparecer bichos, no pude por menos que pensar que es como un verdadero oasis en la campiña bailenense!

    Con tu permiso, engancho esta entrada a nuestro Facebook de Aves Sierramorena. Un saludete!

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias, Rafa! Hacía mucho que no veía esto así de bonito, y últimamente se ven especies sorpresa prácticamente cada vez que voy, es una cosa inusitada y las aves parece que lo ven de verdad como un oasis durante sus viajes. Aunque las carracas se me escapan como bellacas.
    Siéntete libre de enlazar cualquier entradilla de aquí, por mí encantadísimo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me han encantado la entrada, me gustaria ir alguna vez (con guia claro!!).
    Me alegra el plus de las charcas que bueno que la naturaleza ha sacado algo provechoso de nuestras tropelias.
    De fauna me quedo con el Elanio, jamas lo he visto y dudo que lo vea salvo que baje a esa tierra que cuando tiene agua es de lo mejor de Europa.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, si tienes oportunidad ven a conocer mi tierra porque te dejará encantado. ¡El guía ya lo tienes!
      Es cierto que a veces la naturaleza es capaz de sacar buen partido de nuestras modificaciones (radicales muchas veces) en el entorno, una muestra de cómo se llega a adaptar sorprendentemente. Los elanios cada vez aparecen más por el norte y ya los hay incluso en Cantabria, se expanden sin parar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Yo como siempre lo flipo contigo pero esta entrada se lleva la palma... quien pudiese compartir uno de estos paseos con vuestra merced, uffff se me ponenlos pelos como escarpias solo de pensarlo. Pronto amigo mio, muy pronto. Increible serie de fotos y que variedad de especies eres un crack carlitos. Enhorabuena por estas peazo de fotografías. un abrazo cvampeón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Afortunadamente queda menos para que podamos compartir salidas camperas, tengo una ilusión tremenda por empezar a avistar las especies del terruño.
      Estos días me acuerdo mucho al estar en parajes del estilo, ¡va a ser muy épico!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me repito amigo Carlos ¡menudo entradón! hay que ver que peazo de salidas te marcas. Viendo las fotos entran ganas de atravesar la pantalla y ponerse a pasear por esos coloridos campos, echarse la cámara al cuello y ponerse a pajarear.
    Mira que me gustan esas explicaciones que das sobre rapaces, sobre como distinguir especies...
    No faltan ni los bichos con las ganas que les tengo, ni el alcotán, ni las collalbas rubias.
    Un fuerte abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Olé, ya estás aquí de nuevo!!! Esto alegra más que las salidas.
      El alcotán fue una cosa que no me esperaba para nada, como que es la primera vez que lo veo en mi tierra.
      Algún que otro bichillo de próximas entradas ya te lo sabes, ehhhhh ;)
      ¡Un abrazote!

      Eliminar