sábado, 13 de abril de 2013

Estivales en Bailén y demás





El fin de semana pasado no sólo estuve en esa tremenda salida del sábado con su gran caminata por los valles serranos, también tuve tiempo para prestar atención a mi propio pueblo por ser un sitio donde bastantes viajeras estivales pueden aparecer para reponer fuerzas, o incluso quedarse hasta el otoño.
Por ejemplo, el viernes apareció una collalba rubia que es mi primera cita del año (y quién sabe si la única, el año pasado las vi poco). 
Del viernes es precisamente la foto inicial, con el arco iris sobre los olivares y las charcas que quedaron en las zonas de extracción de arcilla. Con un verdor que parece mentira cuando llega el verano y todo se vuelve amarillo y pardo-rojizo.

La mañana del sábado sobrevoló el pueblo una garcilla bueyera (Bubulcus ibis) que ya luce los colores del plumaje de cría, entre los muchos vencejos comunes (Apus apus).  





En Bailén se puede reconocer con atención la presencia de vencejos pálidos (Apus pallidus), como podéis
ver en esta foto de las dos especies juntas (común arriba y pálido abajo). Es difícil estar seguro al ser especies similares, pero hoy mismo he visto a poca distancia bandos de vencejos pálidos sin confusión con los comunes, puedo asegurar sin dudar que están ya entre nosotros.





 El domingo es cuando vi más cosas, al darme una vuelta por el motivo mencionado al principio: echar un ojo a la llegada de estivales.
Lo que no esperaba era encontrar un faisán (Phaisanus colchicus), una hembra que salió volando al intentar acercarme para comprobar hasta qué grado era "salvaje". Porque estas aves, como la mayoría sabréis, fueron introducidas como aves de caza, y supuse que podría ser como esas perdices "atontadas" que sueltan en los cotos. Pero ya vi que no, el bicho salió huyendo y bien.





En una torreta estaban cerca dos especies distintas en cómoda compañía: un zorzal charlo (Turdus viscivorus) con el pico lleno de cebas para sus pollos, y una abubilla (Upupa epops) enfrascada con sus reclamos. Dos imágenes muy propias de la primavera, y además siempre me ha gustado mucho el sonido de las abubillas.







Llego ahora a una de las zonas más interesantes en las afueras de Bailén, donde las charcas son especialmente grandes y a veces se ven cosas interesantes que uno no espera entre olivares y graveras inundadas.
Se respira muchísima tranquilidad ahora que está todo tan verde y fresco, con los reclamos de los trigueros como banda sonora destacada.




Quise comprobar si había collalbas grises como el año pasado (o incluso alguna rubia como la del viernes), pero en su lugar me encontré con varias lavanderas boyeras (Motacilla flava), su subespecie ibérica para más señas. Ambas son especies que se ven aquí en su paso migratorio, y a estas lavanderas aún no las había visto este año, así que la satisfacción no me la quita nadie.





Otros que han llegado son los chorlitejos chicos (Charadrius dubius). Ya de por sí son muy graciosos con su pequeño tamaño, pero para colmo me divirtieron mucho cuando un macho ahuecó el plumaje para perseguir con toda su pasión a una hembra, con unas carreras bastante cómicas.








Una pareja de aguiluchos laguneros (Circus aeroginosus) patrullaba la zona: la hembra sobre los olivos (la encontré de cerca de pronto, y no me dio casi tiempo a reaccionar) mientras el macho estaba más apartado. La foto del macho la dejo sin recorte porque me gusta mucho la imagen de sus vuelos rasantes sobre el prado con las encinas y los olivares atrás.
Una culebrera pasó a gran altura, espero que alguna se deje ver con algo de frecuencia como el ejemplar de plumaje blanco que tuvimos el año pasado.





En una de las charcas se oían unos reclamos que no conocía. Resultaron ser ocho archibebes comunes (Tringa totanus), especie que se estrena en mi zona y en el blog (con razón no me sonaban de nada sus reclamos). Me parece curiosísimo ver el vuelo de unas limícolas con los olivos atrás, ¿no pensáis lo mismo?





 Los últimos recién llegados de su viaje africano son las cigüeñuelas (Himantopus himantopus), una especie que sí es habitual durante la primavera y el verano en Bailén. De momento he visto un par de ejemplares en un prado inundado, seguro que ya irán llegando más.








Esta foto es del mes pasado, pero no quería dejar fuera a estos gorriones morunos (Passer hispanoliensis), ahora que sé que pululan por la zona.





Estas estivales que voy a mostrar no estaban en Bailén, sino en Andújar, pero está a un tiro de piedra al fin y al cabo. A veces topo con los abejarucos (Merops apiaster) en mis paseos, y de momento esto es lo "mejor" que tengo hasta que vaya por ellos más en serio.






Los hirundínidos llevan con nosotros desde febrero, pero ahora es cuando más hay y se ven muy activos. Mis preferidas personales son las golondrinas dáuricas (Hirundo daurica), mucho más montaraces que sus primas de entornos humanizados.






Los aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris) están aquí todo el año, y ahora notarán cambios al verse acompañados por abejas (Apis melifera) y golondrinas comunes (Hirundo rustica), todos ellos muy a gustito tomando el solecito primaveral.













La nota curiosa la puso un invernante que aún no tiene prisa por volver a su hogar en el norte, este lejanísimo milano real (Milvus milvus).




Otras especies interesantes vistas (aunque ya he nombrado un par):

- Culebrera.
- Collalba rubia.
- Meloncillo (la primera vez que veo uno).
- Águila imperial.
- Buitre leonado.
- Alcaudón común.




14 comentarios:

  1. Estupendas y variadas capturas de las aves que estan llegando a nuestro pais en estos dias,la que mas me gusta y a la que mas ganas tengo es a la Lavandera boyera,pero por aqui la vemos poco.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí sólo vemos a la boyera en los pasos migratorios, es una de esas especies que sólo se ven unos días al año y alegra mucho encontrarlas con lo bonitas que son.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Entradón, Carlos. Ya se va animando la cosa después de tantos meses de invierno. Aquí ya empezó a hacer calor ayer, hasta dos días sin chaquetón no ibas a ninguna parte. A ver si mañana ya podemos ver también por aquí algunas estivales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual yo, yendo todas las mañanas con la chaqueta del invierno, bufffff.
      Hoy tenido ni más ni menos que 29 grados. Ahora le preguntaré al "sentinela" por las especies, jejeje.

      Eliminar
  3. Bonito y rico en aves tu pueblo carlitos, se parece al mio,jajajaja. Buenísimas tomas se aprecia el salto de calidad con el nuevo equipo. Ya pronto a estrenarlo por el Terruño. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se pareciese al terruño, ¡ya me gustaría!
      Prontito a seguir con la cámara nueva con los primis y demás amiguetes alados extremeños, y muyyyy bien acompañado.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡¡Hay que ver como viene la primavera!!.
    Peazo entrada la que te acabas de marcar Carlos (para no variar).
    Los paisajes con el arco iris, los vencejos (con lo que cuesta afotarles a los joíos), la curiosa foto de los archibebes sobre el olivar, la cigüeñuela y el gracioso chorlitejo (bien cerca los tuviste pájaro), el ruco en vuelo... Deseando ver la próxima amigo.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Monchete. Y aún quiero sacarlos mejor, que quiero estar listo para cuando tope con mis esperados vencejos reales. Y tienes razón, tuve cerca a los chorlitejos, aguantaron muy bien el "coche hide", jejeje.
      Pues la próxima entrada sobre mi pueblo va a ser aún mejor, ya verás ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Hola Carlos,

    una entrada muy completa, los paisajes y las aves están más activas que nunca, colores y sonidos a tutiplén.

    Muy guapas las cigüeñuelas, por aquí esperando a los abejarucos estamos. Las dáuricas son muy chulas, lástima que casi hayan desaparecido por aquí.

    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, así lo definiría yo: colores y sonidos. Es lo que más se nota que antes no había el resto del año. Y cómo huele también... una maravilla.
      Ya mismito están los abejarucos, y en los comentarios de tu blog se me ha olvidado ponerte que no creo que tarden los alcotanes porque ayer mismo vi uno.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Que guay, ya han llegado todos! Por fin ya podemos decir que es primavera (está graciosa la penúltima del avión roquero)... ya era hora que después de tanto lince vieses un meloncillo!
    Por cierto, aquí ya hay colirrojos reales, así que se te están colando sin darte cuenta, my friend :-)
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahora sí!
      Y ya verás con la segunda parte, que este finde ha sido aún mejor y he visto cosas inesperadas... aunque no a los colirrojos reales, brrrfsssss, me los estoy perdiendo como un bellaco.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. QUE A GUSTO SALES POR AHI BRIBON......ESPECIES COMO EL MELONCILLO,IMPERIAL,MORUNO Y PALIDO SERIAN UN BOOM EN MI PROVINCIA...!!
    SALUDOS CAMPEROS!
    *que bonito es el canto musical y trisilabico del Archibebe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me puedo quejar de especies propias del sur, vaya!
      A los archibebes precisamente los vi porque me gustaron sus delicados reclamos y quise saber quiénes eran los dueños.
      ¡Saludos!

      Eliminar