viernes, 1 de marzo de 2013

Los últimos arañazos del invierno


En la anterior entrada os comentaba que el invierno aún se niega a que demos por sentado que ya acabó en vista de los días de buen tiempo primaveral que llegamos a gozar un par de semanas atrás, además de síntomas como la floración, la actividad de las aves, etc...

Ya nos mandó el invierno días nublados y lluviosos como advertencia, pero ayer reclamó sus dominios mandando una buena nevada en Cardeña durante toda la mañana. Es la primera vez que veo dehesas y encinas bajo el manto crujiente de la nieve, y no me resistí a salir por ahí con la cámara para recoger unos cuantos recuerdos nevados.










La mula y el caballo aguantan estoicamente la que les cae encima, al igual que esta cigüeña blanca (Ciconia ciconia). Ellos no pueden hacer como nosotros y refugiarse en el hogar junto a la estufa o el brasero... luego nos quejamos por tonterías materialistas con lo a gusto que vivimos en realidad.




Estampas de los rigores del invierno que contrastan fuertemente con escenas como la de este macho de azor (Accipiter gentilis) enseñoreándose en su territorio mientras su pareja reclama desde la profundidad del pinar, instando a comenzar los amoríos primaverales.




Algunas de nuestras aves visitantes del invierno ya nos han abandonado, como es el caso de las grullas del Valle de Alcudia de la anterior entrada, ya no queda ni una, pero aún vemos otras aves más menudas pero igualmente bonitas que todavía pueden verse al mismo tiempo que viajeras estivales como la golondrina común, como por ejemplo estos lúganos (Carduelis spinus) con pésima luz al atardecer y bastante distancia. Nada que ver con las tomas que consiguió Isra.




El invierno nos hace demostraciones de poder, pero ya van llegando las aves estivales de sus largos viajes desde África para acabar marcándonos el inicio primaveral cuando el grueso de sus efectivos esté aquí.
Si este domingo ya vi los primeros cernícalos primilla, ya puedo decir que van llegando las rapaces de mayor porte desde que esta mañana he visto este lejano alimoche (Neophron percnopterus) en Sierra Madrona, junto a muchísimos buitres leonados y negros... pero eso ya aparecerá en una próxima entrada, todo a su tiempo...
Mientras tanto, ¡bienvenidos sean este alimoche y sus compañeros!




Mañana estaré en la FIO de Monfragüe, quizás muchos de vosotros leáis esta entrada mientras yo esté allí viendo quién sabe qué cosas. ¿Más alimoches? ¿Mis ansiadas cigüeñas negras? ¿Un azor o un gavilán para dar el toque de la casa?
Sea como sea, la ilusión es grande, muy grande.


PD: me vais a permitir la libertad de recomendar dos blogs. Uno es de un amigo que empezará a enseñarnos rutas y especies típicas en una zona muy concreta: las estepas cerealistas de los ríos Jarama y Henares. Algunos le conoceréis ya por ser el amigo que me guía por mis viajes madrileños.

http://avesestepascerealistas.blogspot.com.es/

El otro es ni más ni menos que de un alumno mío que se ha animado con su 300mm.

http://naturalezaenvivo29.blogspot.com.es/


15 comentarios:

  1. Hola Carlos!! muy buenas observaciones, con tus siempre accipiter y esa del alimoche... a ver cuando llegan por aquí. Bonito paisaje!!! un saludo y buen viaje!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Graciaaaaaaas!
      Los accipiter al final son mi cruz, porque a los gavilanes sí los llego a pillar bien, pero a los capullos de los azores nunca los tengo cerca o con buena luz a pesar de que no es raro que los vea, bfffffffffff.
      Ya mismo tenéis a los alimoches de Quintanilla, posando para vosotros en vuestro chajurdo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Qué diferencia entre la dehesa de hace dos semanas, muy verde, y la dehesa tras una pequeña nevada. Me gusta de las dos formas, está claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que ver con lo que viste hace poco, vaya. Y ya supondrás que las pequeñas charcas se congelaron.
      De todos los modos es bonita la dehesa, aunque en verano cuando está seca... pues menos.

      Eliminar
  3. Muy buena entrada teacher.Bonita estampa nevada.
    Pues por aqui si que hay algunas grullas ayer mismo vi una bandada de grullas que iban a pararse justo delante de la casa de mi cortijo a descansar pero cuando fui a por la camara habian levantados el vuelo y solo pude hecharle fotos volan y muy altas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también las he visto hace poco, pero ya te lo cuento mejor en el colegio (y más cosas).

      Eliminar
  4. La dehesa nevada, que curioso, nunca había visto fotos así. El pobre alimoche dirá "si es que tendría que haber esperado un poco, con lo bien que se estaba en África" jaja. Por aquí ya llegaron hace semana y pico los alimoches del monte Candina, y ha nevado a nivel del mar!! Así que en las zonas altas te puedes imaginar...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, eso pensé yo, que muchas estivales pensarán que para qué se darían tanta prisa en volver del calor africano.
      En Monfragüe también había ya muchos alimoches, y varias cigüeñas negras distintas, así que supongo que no tardaré en ver el resto de grandes estivales de mi zona.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Qué bonitas Carlos, las dehesas nevadas son para mi también poco vistas. la de la cigu nevando es muy chula
    un placer haberte conocido en persona
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igualmente, hombre, todo un gusto! Y las veces que nos iremos viendo más.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    una entrada muy chula, desde luego diferente a las anteriores. Estoy pensando lo chungo que lo han tenido que pasar los "africanos" que acaban de llegar, la nieve seguro que no les gusta nada.

    Los lúganos están muy bien, lo mío fue suerte que estaban a lo que estaban y no me hicieron mucho caso.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sobre todo las estivales pequeñajas, que justamente huyeron de eso en otoño.
      A mí los pajarillos no se me dan bien, jajaja, lo admito.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Que guapas están las dehesas nevadas, vestidas de blanco. Una alegría para la vista.
    Pobre cigu, estaría muerta de frío. Las que lo habrán pasado mal son las golondrinas que ya han llegado.
    Ni con nieve dejas de ponernos azores y alimoches, lo tuyo con las rapaces es muy fuerte Carlitos!!
    Estarás super orgulloso de tu alunmo, peazo blog se ha montado.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cambio curioso de estética, no sé si nos gustará tanto por lo poco habitual, pero en general lo nevado suele ser precioso.
      Yo soy así, ya me conoces, jajajaja. Y que no era guasa que vi un gavilán al irme ayer a casa.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar