jueves, 7 de marzo de 2013

FIO de Monfragüe: 1ª parte





Casi una semana después del emocionante fin de semana en Monfragüe, me decido a subir hoy la primera parte de mi personal crónica del viaje ornitológico (a punto estuve de hacer una única macroentrada a lo bestia, como siempre).
Mi experiencia con este santuario de especies emblemáticas siempre fue muy reducido, únicamente una excursión en mis años de instituto (inolvidable mi primera cigüeña negra) y una breve visita con mi padre y mis hermanos aprovechando un viaje por Extremadura. Siempre me dije para mis adentros que algún día debería ir seria y exclusivamente en plan pajarero... cosa que se ha cumplido antes de lo que imaginaba, de mano de esta Feria Internacional de Turismo Ornitológico y gracias a los buenos amigos que me invitaron a acompañarles en una jornada que ellos ya han repetido.

Por el camino iba disfrutando de avefrías, patos cuchara, milanos reales, ratoneros y otras aves, pero una pequeña sorpresa fue cuando vi una solitaria grulla (Grus grus) entre un grupito de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) que se congregaban en torno a una charca.






Una vez instalados y todos reunidos, visitamos los puestos y la exposición fotográfica (mucho ojo, mirad quién estuvo seleccionado), gozando de los poderosos teleobjetivos que allí dejaban usar como muestra.
Después de comer nos dirigimos al Salto del Gitano, uno de los mejores puntos para observar esta fauna ibérica que aquí tiene buena representación de necrófagas y grandes rapaces, además de cigüeñas negras.

Los reyes del lugar son los omnipresentes buitres leonados (Gyps fulvus), que ya desde lejos se dejan ver en enormes grupos cicleando sin parar sobre las peñas, o posados en ellas cuando ya te has acercado al lugar.
























Una de mis especies objetivo era el alimoche (Neophron percnopterus), por lo escaso que es en mi tierra, incluso le tenía más ganas que a las águilas imperiales (a ésas por suerte sí las veo más, puedo dar gracias).
Sabía que tendría oportunidades, pero no esperaba que realmente hubiese tantos ejemplares, porque a cada rato aparecía algún individuo solitario o una pareja entre los muchísimos buitres, y siempre se dejaban ver a lo largo de todo el fin de semana.
Estas aves no tendrán el rostro más agraciado de nuestra avifauna, pero no nos quepa duda de que en vuelo son hermosísimos con esos colores de cigüeña.
Como decía antes, son escasos en mi Jaén natal, debido al perjuicio de los venenos entre otras causas, por lo que me sentí muy satisfecho con este objetivo.
















Curiosamente, de los buitres negros (Aegypius monachus) no tengo ninguna foto especialmente atractiva, aunque también es de recibo decir que justo el día anterior ya tuve una ración tan impresionante de ellos que tampoco es que pusiera mucho empeño cuando veía alguno de lejos.





Un vecino de menor envergadura pero de mayor bravura es el siempre insigne halcón peregrino (Falco peregrinus), ave preferida en el arte de la cetrería (junto al azor), ostentador del récord de velocidad del reino animal y rapaz a la que los hombres hemos hecho símbolo en tantísimas ocasiones.
Hay una pareja instalada en los peñascos y sus observaciones fueron siempre lejanas, pero gracias al poder de aumento de los telescopios pudimos llegar incluso a ver cómo uno de ellos desplumaba una presa tal como si viéramos un documental. Las fotos con la réflex no tienen tanto acercamiento, pero algo es algo, al menos podemos contemplar su noble porte.









Entre tanto grandullón, otros habitantes de las rocas de menor tamaño hacían aparición, incluso se llegó a ver un treparriscos (no por nuestra parte). Entre ellos estaban el veloz avión roquero (Ptyonoprogne rupestris), el azulado roquero solitario (Monticola solitarius) y el siempre audaz petirrojo (Erithacus rubecula).










No se dejaron ver otros inquilinos de alcurnia como las grandes águilas, la cigüeña negra, el búho real o la nutria, pero al día siguiente fue otro día, y eso lo veréis en la segunda entrada que complementa este primer capítulo de este sensacional viaje. Se despiden hasta la próxima un buitre leonado al caer el crepúsculo mientras los pajareros miran y afotan por todos lados.






18 comentarios:

  1. uff pelos como escarpias carlitos, me alegra que disfrutases de este viaje ornitológico para mi fue un placer compartir jornadas comidas, vasos anchos y demás contigo y con nuestros amigos. Afotando aves en vuelo eres un hacha amigo. Una entrada muy entrañable que nos insta a esperar con impaciencia la segunda parte. Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruté muchísimo, me gustó mucho compartirlo con vosotros, junto con las comidas, vasos y documentales de osos gordos.
      No sé si soy un hacha, pero es lo que suelo hacer a menudo, para bien o mal, jejeje.
      Espero que la segunda guste, porque da ánimos verlo.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buen reportaje y buenas capturas.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia que me dais. Monfragüe debería ser lugar de peregrinación para los aficionados y amantes de las aves por lo que veo aquí.
    Y todavía quedan muchas cosas de las que me has enseñado, qué ganas de leerlo en la próxima entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no te dé envidia, llegará el día en que te vengas también, jojojojo.
      Algo queda para que veas en la próxima entrada que no sea de las fotos que ya te sabes.

      Eliminar
  4. Hola Carlos,

    primera entrada espectacular, esto pinta bastante bien, ya veo que os lo pasásteis genial, cómo nos hubiera gustado poder haber estado con vosotros.

    Me gustan mucho en especial las fotos de los alimoches, tienen una calidad altísima. Supongo que pillásteis otras especies y con sus respectivos fotones jeje, esperaremos a próximas publicaciones.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos lo habríamos pasado como los enanos si hubierais estado.
      Como ves, me centré mucho en los alimoches por ser especie rara para mí, me alegra que les veas calidad a pesar de que la luz era bastante mala.
      Las del próximo día sí que van a ser muy nubladas, ya verás, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Que ganicas tengo que suban de una vez los alimoches por mi tierra zaragozana, todavía no los he visto.
    Este año los peregrinos no los podré ver desde la terraza, anidan en el lado opuesto del cortado, que mala suerte.
    Mira que llevo viendo los leonados toda la vida, pues todavía me gusta barbaridad verlos siempre en imágenes.
    Desde luego, que cambio ha pegado la zona del Salto del Gitano, cuando fui a ver Peñafalcón no estaba todo tan arreglado, es más, no había nada de nada.
    Muy guapo todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que tarden, porque me han dicho que en Cantabria ya están, y ahora están llegando los que están marcados con emisores.
      Espero que a los peregrinos al menos los veas cuando pasan volando, y esos primeros y torpes vuelos de los pollos del año, jeje. Los buitres es que siempre gustan, son de mis favoritos a pesar de que sean tan "comunes".
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Buahhhhhhh!!!! Carlos!! No me das tiempo a comentar en tus entradas jajajajajajaja. Qué tío. Por cierto el alimoche de 10, lo puedes colocar a la derecha, bajo la Tizona y la Colada :) Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que ya no llego a hacer entradas dos días seguidos como antes, jajajaja.
      Gracias, me alegra que te hayan gustado los alimoches; y cómo se nota que eres un mozo de Burgos, ahí reconociendo mis toques medievales.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola Carlos, gracias por mencionarme,....
    La primera la tengo igualita, jeje.
    Está claro que no se te escapa ni una oportunidad, menudo cazador de vuelos estás hecho....
    Me muero de ganas de ver la segunda entrega, no tardes en publicar.
    Un placer compartir el día con vosotros.
    Un abrazo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeee, era lo menos que podía hacer, ¡eres nuestro representante en la exposición!
      Durante la semana llegará la segunda parte, muy nublada y fea, pero ahí estará, jeje.
      Igualmente, ¡mío el gusto! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Un muy buen primer día, pero me da que lo mejor del viaje cayó el día siguiente... ¿no viste a la cigüeña negra en el Salto? Lo digo porque ahí tienen algún nido...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En El Salto del Gitano se vieron las cigüeñas negras por la mañana, pero no por la tarde que es cuando nosotros estuvimos.
      Al siguiente día las vimos yendo a la Portilla del Tiétar, además de muchas más cositas muy chulas, pese al tiempo nublado y gris.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Venías de ponerte las botas con los negritos, así que cuando los veías en Monfragüe ni les hacías fotos ¿no?.
    Que bien lo pasamos Carlos. Una pena la mala luz y que fuese tan corto.
    Esperaremos ansiosos esa 2ª parte.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es, jajaja, ya tuve generosísima ración de negritos, aunque alguno de los de Monfragüe tengo en la tarjeta.
      Nos lo pasamos pipa, llega a ser con sol y sería ya para fliparlo en colores.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar