lunes, 18 de febrero de 2013

Fin de semana en Córdoba y Los Pedroches




Normalmente me veis viajar a distintos sitios a conocer nuevos lugares y pajarear en buena compañía, pero estos días he sido yo quien ha recibido a dos amigos en Cardeña y he intentado mostrarles algo típico de estas zonas, como por ejemplo la abandonada Aldea del Cerezo de la primera foto, donde vieron los cerdos ibéricos con sus lechones y escuchamos el reclamo de los mochuelos con Sierra Madrona de fondo. Perfecto escenario antes de regresar a casa para cenar con jamón de bellota, paté de perdiz, chorizo de venado y pan con aceite.

El viernes fueron a conocer el pueblo de Azuel y un embalse mientras yo trabajaba, y por la tarde (después de una excelente comida con cordero asado, lechón y flamenquín) fuimos en dirección a Venta del Charco para ver el embalse de la Corcovada, lugar donde pastan vacas de la raza retinta (tienen bastante mala leche) y se alimentan avefrías, andarríos grandes, cigüeñas blancas, ánades reales y garzas reales.
En este lugar no es raro disfrutar del vuelo de los buitres negro (Aegypius monachus) y leonado (Gyps fulvus).
NOTA: las fotos de buitres corresponden a unos días antes, las cojo para ilustrarlo mejor.
 


 

 



 La siguiente parada fue la carretera vieja de Montoro con la intención de encontrar ciervos (animales poco habituales para ellos), además de ir viendo por el camino zorzales charlos (otra novedad que para mí es sin embargo habitual), este ratonero (Buteo buteo) o las lavanderas blancas (Motacilla alba) en tremendo número.
Los ciervos se empezaron a dejar ver al ir cayendo la tarde, y al anochecer los grupos eran bastante numerosos. No voy a dejar ninguna foto esta vez, pero sí dejaré el cuarto creciente que tuvimos la semana pasada y unas vistas espectaculares que se podían gozar allí arriba (había incluso chovas piquirrojas, la primera vez que las veo aquí).
Unas buenas pizzas hechas en casa (masa incluida) nos esperaban para cenar.








El sábado llegó el plato fuerte cuando los llevé a conocer la capital cordobesa para ver el casco histórico con sus fuertes aromas califales, sus callejuelas y su gastronomía. Aquí la comida consistió en salmorejo, berenjena rellena, carrillada en salsa y un churrasco a las dos salsas, además de una paradita en una pastelería que me gusta mucho.
Como voy a estar haciendo entradas cordobesas durante un buen tiempo, me guardaré las fotos que hice para ir amenizando las entradas de aves y ahora me quedo con unas cuantas de la mezquita.











Una de las estrellas ornitológicas del lugar es el calamón (Porphyrio porphyrio), dejándose ver en esta ocasión un ejemplar que volaba de una isleta a otra mientras buscaba tallos tiernos para comer.







No podían faltar las garzas reales (Ardea cinerea) ni los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo).





Aún se dejan ver poco los martinetes (Nycticorax nycticorax) hasta que reciban refuerzos de los ejemplares estivales que pronto llegarán.





Otros emplumados fueron este mosquitero común (Phyloscopus collybita), el clásico andarríos chico (Actitis hypoleucos) y la nota graciosa de encontrar entre los gorriones a un periquito fugado.






Si los días anteriores se caracterizaron por un agradable clima soleado y despejado, el domingo llegó frío y nublado. Fuimos a conocer mejor el Valle de los Pedroches, donde aún en estas fechas se pueden ver a las grullas (Grus grus) que eligen esta zona para su invernada.

En la campiña se podían ver estos otros invernantes: el chorlito dorado (Pluvialis apricaria) y la popular avefría (Vanellus vanellus). Este invierno no he visto chorlitos dorados en Bailén, así que me ha alegrado mucho no quedarme sin verlos este año aunque sea en otro sitio.







Tenemos una población residente de abubillas (Upupa epops) que no migra a África con sus congéneres, y una nota de la incipiente primavera nos la dio un macho de aguilucho lagunero (Circus aeroginosus) con sus vuelos de cortejo y reclamos.







Destaco la presencia de un azor adulto que salió volando de una encina, pero las verdaderas protagonistas de la dehesa en invierno son las carismáticas grullas. En algunos puntos de la carretera estaban cerquísima y en grandes números mientras trompeteaban a coro, para poder fotografiarlas las buscamos por los caminos de la dehesa.
Les queda poco tiempo entre nosotros, por lo que voy a intentar disfrutar de ellas en el Valle de Alcudia si me es posible.









Espero que os guste este pequeño resumen que ni mucho menos puede ilustrar del todo las vivencias en persona, sin olvidarme de recomendaros conocer estas tierras, ¡por supuesto!


20 comentarios:

  1. La leche, no se si se os dio mejor el pajareo o el tema gastronónico... leyendo me ha entrado hasta hambre.
    Veo que lo pasasteis genial y que visteis un montonazo de aves: azor, buitres, chorlitos dorados, calamón... y sobre todo las grullas que tanto deseaban Aurora e Isma. Me alegro por ellos.
    Guapas fotos y acercamientos.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el gastronómico, tuvimos unas comidas y cenas riquísimas, yo creo que les gustó mucho el papeo, jejeje.
      Las grullas siempre enamoran, esos bichos tienen algo especial, igual que Córdoba en sí misma.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Se me olvidaba, parece que la luna sonreía al ver lo que disfrutabais.
    Cordoba debe ser espectacular...

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué tiene de pequeño? Es un entradón! lo del calamón... se sale. Buenas tomas, si señor. Una pregunta que creo que te han hecho ya, ¿No quedarían mejor las fotos en un tamaño más grande? Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y los calamones aún tienen que salir en otra entrada, que se me acumulan fotos.
      No me lo habían preguntado antes, pero me lo estoy planteando ahora; antes pensaba siempre que en cualquier caso la gente pincharía para ampliar las que quisiera ver en grande, y también me influye el hecho de verlas yo en una pantalla de portátil bastante grande. Pero voy a probar a aumentarles el tamaño ahora. Tomando nota de sugerencias ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Muchas gracias por este fin de semana de desconexión.
    Creo que bastante completo, con sus visitas a pueblos andaluces y a la capital, la dehesa y algún que otro "pajarillo".
    Se te olvida la comida en Córdoba, con el salmorejo, la "berengena" (ya sé, es con "j"), la carrillada en su salsita y el churrasco. Al final, unas muy buenas jornadas gastronómicas, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups, pues es verdad... ¡se me ha colado y no sé cómo ha podido ser! Lo voy a editar, es casi pecado...
      Yo me alegro de que os gustase el viaje, que ya tenía ganas de que conocierais Andalucía; mi tierra propiamente dicha será destino tarde o temprano :D

      Eliminar
  5. Carlossssssssssssssssss, ya veo que aparte de hacer buenas fotos estas echo todo un sibarita en cuestiones culinarias, pues si que dio de si la visita de tus amigos, buenas fotos.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos gusta el buen comer, cosa que ya comprobé que también es así con vosotros, jajaja. Esos níscalos y la cecina de Burgos, mmmmm, rico...
      Era una visita que llevaba tiempo pendiente, y se han colmado las expectativas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    una entrada estupenda, como siempre completísima.

    Creo que la diversidad es lo que mantiene vivo a un blog y cada día no sabemos lo que nos vas a enseñar como novedad en tu blog.

    Impresionante lo de ese periquito y ese buitre "desplumao". Y esas grullitas claro jeje.

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me gusta reservarme cosillas hasta el momento de publicarlas, y la variedad es una cosa que me encanta.
      Un amigo me dijo que los leonados tan desplumados andan así a raíz de los empujones y grescas que montan cuando comen, ¿¿es así entonces?? En Quintanilla sois expertos en ellos ;)
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Pues supongo que algo tendrá que ver, eso seguro.

      Eliminar
  7. Joder Carlitos, ya veo que no solo disfrutaron con tus excursiones sino que le distes de comer pero a tope,jajajaja. ve preparando rutas y viandas para cuando yo vaya,jajaja. preciosa entrada. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreee, el buen yantar no te va a faltar aquí, ¡ya lo ves!
      Sobre todo que no falte el jamón del Carrefour.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Muchas gracias por todo Carlos. Lo pasamos muy bien y ha sido una gozada! no veas como está costando volver a rutina :(
    Me han encantado los paisajes que nos has enseñado. Y el tour gastronómico para qué contar!! je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer enseñaros las tierras "emosionantes" del "linse", doble alegría que te gusten los parajes y la comidota que aquí tenemos.
      Estos dos días de vuelta a la rutina se me han hecho espantosos, ¡qué bajón!

      Eliminar
  9. Espero que os dierais unas buenas caminatas para bajar todo lo que comísteis, me he empachado sólo de leerlo, cagwen la mar!!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, sí, tuvimos buenos paseos tanto por los caminos del campo como callejeando por Córdoba.
      Verás que acabaré subiendo fotos de comida en las entradas...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  10. Preciosísima entrada Carlos, desde la de Isma me he venido a la tuya porque imaginaba que serían complementarias. Y no me equivocaba. Qué envidiable encuentro de amigos, naturalista, paisajístico y artístico. Como le decía a Isma, tendré que "convencer" a Ramón y a ti, para pasear la primavera cordobesa.
    Me han encantado todas la fotos.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Silvia!
      Acertaste de lleno, ya nos conoces y ves que solemos hacer entradas que forman juntas un todo.
      Yo de entrada ya estoy "convencido", así que te queda Ramón, jajaja.
      Muchas gracias, ¡un abrazo!

      Eliminar