lunes, 25 de febrero de 2013

Despedidas y bienvenidas





En esta etapa de transición donde el invierno dará paso a la primavera, con las flores brotando y sonando los cantos de algunas avecillas, mientras el invierno aún da sus últimos coletazos mandando rachas frías y lluvias heladoras como recordándonos que su dominio aún dura, muchas de nuestras aves invernantes se nos marchan mientras que empezamos a recibir a las primeras estivales.
Un momento fenológico muy interesante en mi opinión, cuando nos coinciden invernantes como el chorlito dorado y la grulla junto a los visitantes estivales como la golondrina y el avión común. 
Pues precisamente de grullas (Grus grus) va hoy el tema, porque creo que no me equivoco si las señalo como unas de las visitantes del invierno con más carisma que tenemos. La semana pasada me acerqué un par de veces al Valle de Alcudia por si atinaba a verlas, yendo por el sendero que conduce a la famosa encina milenaria de la que se dice que puede acoger 100 ovejas bajo su sombra.

Ahí arriba veis el inicio del sendero, con un panel con partes degradadas y un segundo cartelito a la izquierda que directamente ni se puede "leer", en fin.

A pesar de que llovía de forma ligera pero persistente, no me pude negar a visitar a estas damas grises de la dehesa antes de que nos abandonen, y di con varios grupos entre los que abundaban los grupitos formados por las parejas con sus hijos. En algunas de las fotos veréis las gotas de lluvia, hecho que no detenía sus elegantes y sosegados caminares en busca de alimento junto al ganado vacuno.












Además de las vacas, también les acompañaban cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) y un vigilante cernícalo vulgar (Falco tinnunculus).








Al día siguiente fui de nuevo, ya sin lluvia pero con más oscuridad, y allí seguían pero en menor cantidad, ya que la otra vez podía ver que había más bandos al otro lado de la carretera que sube a Puertollano y ahora no.










Este fin de semana un amigo madrileño ha empezado a ver bandos de estas grandes y hermosas aves viajando en gran número hacia sus áreas norteñas de cría. Estos viajes de retorno los hacen más rápido que los de invernada, se ve que tienen prisa, ya me entendéis a qué me refiero... ejem.
Este amigo me ha cedido amablemente una foto suya para ilustrarlo mejor, aquí las tenéis atravesando el centro peninsular, concretamente por Fuente el Saz.





Mientras tanto, por otro lado, ya van subiendo de sus refugios africanos las aves que vuelven con nosotros a criar sus nuevas generaciones en nuestro país durante los meses cálidos. Aparte de las mencionadas golondrinas, unos de los primeros en llegar son los cernícalos primilla (Falco naumanni) tal como indica su nombre.
En las afueras de mi pueblo (Bailén) ya vi un bonito macho posado en un cable este domingo, y me acerqué al pueblo de Baños de la Encina para ver si van llegando los cernícalos de la pequeña colonia de cría que tienen en el castillo musulmán, aunque de momento sólo vi un macho solitario volando por allí.
Les damos la bienvenida a los pequeños cernícalos mientras que nos despedimos de las grullas, una alegría para compensar una ausencia, y seguiré esperando con muchas ganas a esas otras estivales que ya sabéis que tanto estimo (calzadas, culebreras, ya me conocéis).







18 comentarios:

  1. Bonitas capturas,a las Grullas hasta el año que viene no las volveremos a ver,espero las vaya bien.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Vamos a estar bastantes meses sin sus trompeteos ni sus escuadras, esperemos que su largo viaje les vaya bien y nazcan muchos nuevos pollos.
      ¡Saludos

      Eliminar
  2. Ahi, ahi, aprovechando lo último que nos ofrece el invierno (a lo mismo estoy yo por aquí, jeje). Mantenos informados de las estivales que van llegando, que tu las verás antes que la mayoría de nosotros :p
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que aprovechas las invernantes, ¡pillín!
      Ya iré haciendo de "diario estival", que eso me encanta, y me veréis emocionado posteando a la primera águila calzada y la primera culebrera.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. carismáticas y entrañables sin duda, una de mis aves favoritas que te voy a decir. Es una de las entradas más bonitas que te he visto hasta ahora, por esos fotones de las grullas en mi querida dehesa y por el texto que las acompaña. una pasada carlitos, no miento cuando te digo que la he visto y leido tres veces. Genial. pronto nos vemos, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo perfectamente cómo hablabas de ellas en persona allí en los campos extremeños, transmitías lo mucho que te encantan.
      Muchísimas gracias por tus palabras, así uno se siente animado a seguir compartiendo vivencias.
      Ya mismo vamos a estar comentando más cosas personalmente, ¡nos vemos!

      Eliminar
  4. La única forma que tengo para ver grullas por aquí es en los pasos migratorios. Sin embargo, lo que es una alegría para mí...es pena para otros.

    Tengo que decir, ya que pusiste la foto que hice de las grullas en vuelo, que sólo las he visto un día, el 22-2-2013. Eso sí, varios bandos formados por centenares de individuos. Imagino que quedarán algunas por pasar, pero por aquí de momento no las he visto de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bien que las ves en vuelo, truhán, incluso desde casa.
      Gracias por completar los datos, se me coló poner que la foto es del viernes, y además no hablé contigo el sábado para preguntarte más.

      Eliminar
  5. Hola Carlos, coincido con jero, una entrada espectacular, con unas fotos preciosas de esas grullas en la dehesa,
    Ya queda muy poquito. Nos vemos el sábado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti también! Es un halago que os gusten a los cracks como vosotros.
      Ya mismo te conoceré cuando quedemos el grupo de los "normalitos", allí mos vemos, ¡saludos!

      Eliminar
  6. Hola Carlos.
    Me gusta mucho esta entrada y la forma de expresarla. Las fotos están muy muy bien, se nota que las tuviste muy muy cerquita.
    El sábado pude comprobar lo que dices en mi pueblo: grullas y ánsares junto a golondrinas y críalos; viento helador en una dehesa llena de flores y vida y el agua del embalse que parecía el mar Cantábrico...
    Nos vemos este finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! La verdad es que la distancia estuvo muy bien, fue buena idea hacer la ruta usando el "coche hide" porque recelan menos y siguen comiendo tan tranquilas sin hacerte caso.
      ¡Ostras! Ahora que nombras los críalos, se me olvidó que el finde anterior vimos un críalo volando, con lo que me gusta citar esas cosas.
      ¡¡Nos vemos en nada!!

      Eliminar
  7. Hola Carlos,

    Qué guapa entrada. Muy chulas esas grullas por la dehesa, un marco inmejorable para tan bello animal.
    Nos vemos en seguida chaval, espero que no haga el tiempo que se prevee aunque pajareando el tiempo queda en segundo plano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Rafa! Un marco precioso con ese verdor y las flores de la manzanilla, y ya sí que está claro que es una despedida porque hoy ya no había ni una grulla.
      Ya nos queda poquito para pajarear de nuevo y disfrutar como cosacos, ¡¡hasta muy pronto!!

      Eliminar
  8. Hola Carlos,

    unas fotos muy buenas las de las grullas, inconscientemente me trasladan a Navalvillar de Pela... ¡qué recuerdos! Esas dehesas son espectaculares.

    A mí también me parece interesante la coexistencia de algunas invernantes y estivales al mismo tiempo, es algo curioso. Yo lo veo en las águilas calzadas y en los milanos reales, no se soportan. De momento estamos a la espera de que lleguen los primeros estivales aunque con este tiempo igual tardan un poco.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy a asociar siempre los avistamientos de grullas al festival, fue una experiencia sensacional y la primera vez que las veía a esas distancias y en esos números, brutal.

      Gracias por el dato de las rapaces, tomo nota porque aquí no tengo milanos reales y no conozco las interacciones de las calzadas con ellos (me fijo mucho en esas cosas). El año pasado tuve mi primera culebrera el seis de marzo y a las calzadas un poquito más tarde, ¡ya nos iremos informando!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Buenas observaciones Carlos, oye y no se han espatado jajajajaja.
    Hoy he visto a unas 150 en su viaje de vuelta y me he acordado de todos vosotros.
    Abrazos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ni una sola! Jajajajajaja (mamónnn).
      Seguramente algunas de las que veis por Burgos y Madrid son las que hasta hace una semana estaban aquí en en sur, mira que nos traen siempre recuerdos estos bichos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar