miércoles, 9 de enero de 2013

ZEPA 139: segundo día, viendo nuevos sitios y una pequeña gran sorpresa




Sigamos con mis andanzas madrileñas. El viernes pasado nos alejamos del entorno de la ZEPA 139 para quedar con Rafa y que nos enseñara un poco una zona en El Pardo. Por el camino vimos un par de avutardas (Otis tarda), y un grupo de corzos (Capreolus capreolus) que fotografié horrorosamente mal porque fue desde el coche en marcha.





Una vez allí, la idea era ver a un águila imperial que suele posarse en las torres eléctricas, pero la señorita estuvo caprichosa y ese día no se dejó ver, al igual que los buitres negros (Aegypius monachus) y leonados (Gyps fulvus) no tuvieron ganas de pasar volando cerca.






Esa zona me recordó a mi tierra, con su monte mediterráneo lleno de rabilargos, currucas, alcaudones reales, grajillas, etc. Miramos por el telescopio a grupos de ciervas y gamas tumbadas y holgazaneando cerca del embalse.
La siguiente parada fue el embalse de Santillana, no sin antes aprovechar para que este amante de lo medieval hiciera unas fotos al castillo de Manzanares el Real, con La Pedriza de fondo.
Justo cuando andaba cambiando de nuevo el objetivo y ajustando parámetros, se nos cruzó por delante un joven macho de gavilán que se adentró como una flecha en la arboleda ribereña.




El embalse estaba llenísimo de gaviotas (sombrías y reidoras), y también se dejaban ver garzas reales, cormoranes e incluso un somormujo y un tarro blanco.
Las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) eran tan abundantes que fue inevitable que cayese alguna foto, al igual que con los siempre presentes ánades reales (Anas platyrhynchos).








Entre los más pequeños, aquí están un petirrojo (Erithacus rubecula) y un agateador común (Certhia brachydactyla) que no paraba de moverse como un ratón nervioso.





El tema rapaces queda representado por uno de los muchos milanos reales (Milvus milvus), en este caso uno jovencito, y un halcón peregrino (Falco peregrinus) posado cerca de la orilla, seguramente pensando en el magnífico buffet libre de aves acuáticas que tenía ante sí.






Llegó el mediodía y nos despedimos de Rafa, dirigiéndonos al pueblo a comer (y viendo un segundo ejemplar de gavilán volando muy alto, con toda la pinta de hembra grande).

Decidimos pasar la tarde en los alrededores de Algete, y nada más llegar nos encontramos con la pequeña gran sorpresa del título de la entrada... mi amigo creyó ver un pico picapinos en lo alto de unas ramitas, pero yo lo veía muy pequeño y llegué a decir que si no sería eso un carbonero... pues nada de eso. ¡¡¡un pico menor (Dendrocopos minor)!!!
El invierno le ha hecho buscar comida donde sea, y no nos prestó mucha atención mientras lo fotografiábamos, ¡todo un lujo teniendo en cuenta que era la primera vez que ambos veíamos la especie!






Sólo por esto ya mereció la pena ir, pero seguimos dando una vuelta hasta una charca artificial donde se veían muchas anátidas. Había cercetas y azulones, con mucha desconfianza y volando a la más mínima, como también hicieron estos bonitos patos cuchara (Anas clypeata).




Por los caminos, esta garza real (Ardea cinerea) parecía montar guardia ante esta casa de campo. Igual resulta que tiene más mala leche que un perro...




El pico menor no fue la única novedad, ya que también por primera vez vimos un zorzal real. Siento decir que no hay foto pese a lo cerca que lo tuvimos, huyó pronto el maldito...
Sí se dejaron fotografiar otros pequeños, como por ejemplo un grupito de totovías (Lullula arborea) empolvándose el plumaje, un bisbita común (Anthus pratensis) en un cable, o un lejano alcaudón real (Lanius meridionalis).






El primer día fue una explosión de especies y de avistamientos cercanos, pero este otro día tuvo el encanto de ver lugares nuevos, de pajarear en buena compañía... ¡y el pequeño pico menor!
En la próxima entrada seguiré contando, porque también estuvimos muy bien acompañados el sábado.
Me despido de vosotros con el castillo tras un torbellino de gaviotas.



12 comentarios:

  1. Creo que la cita del tarro blanco buscando comida en la orilla del embalse también es interesante.

    Comentar que el lugar donde vimos al pico menor, los cucharas...en definitiva, la segunda parte de esta entrada desde el pico, no se trata de la ZEPA 139 aunque el ecosistema sea parecido. Eso sí, está bastante cerca y enriquece la zona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, no me acordé al redactar.
      Bueno, he edidtado los dos gazapos, aquí no ha pasado nada... tralalalá...

      Eliminar
  2. Pues vaya con rafa te lleva al pardo y no te enseña la imperial, típico en él como para ir yo a visitarle. Si quiero verla iré a Monfragüe o a verte a ti carlitos. jajajajaja. Un día estupendo amigo. siempre es un placer compartirlo con "buena" gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueeeeenoooo, que ya llegan las puñalás del grupo de whatsapp también a los blogs, jajajaja.

      Eliminar
  3. Vaya observaciones Carlos, ¡¡¡un pico menor!!! y como siempre tus castillos jeje, no se te escapa uno. Veo que tienes fotos para unas cuantas entradas más, ya me podías pasar alguna, que aquí con este tiempo no se puede salir jeje.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi me pongo a dar voces cuando me di cuenta de que el pico era menor, jajaja. El resto de fotos que me queda es menor y muy normaluchas-malas, pero gustó la idea de separarlas por días.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Joer Carlos, con tu blog estoy deseando llegar al final de la entrada. ¡Siempre tienes allí una sorpresa!.
    Otro día que me perdí :(.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues en la próxima entrada ya no vas a poder quejarte de haberte perdido nada! Y la foto del final te gustará especialmente.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. un día estupendo, un pico menor!! y sobretodo buena compañía, eso es lo bueno de esto!!
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, no vi que había comentario en esta entrada también. El pequeño pico fue la estrella del día, sin duda.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hola Carlooooos!!

    Me había perdido esta entrada donde aparezco!! jajaja. La verdad es que fue una lástima no poder haber compartido con vosotros el avistamiento de la imperial, otra vez será!!
    Daos las gracias por visitarme y espero que la próxima tengamos más suerte.

    Un abrazote,
    Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me acabo de dar cuenta de que tenía un comentario sin leer, ¡¡ups!!
      Gracias a ti por llevarnos a sitios nuevos, y por supuesto que otra vez será, con la imperial y 30 gavilanes juntos.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar