viernes, 18 de enero de 2013

Calamones y demás fauna urbana en Córdoba





Tras las últimas entradas madrileñas toca volver a algo muy andaluz, pero no será en la sierra como viene siendo habitual, porque os voy a llevar a un entorno urbano con una inusitada vida natural.

El Guadalquivir a su paso por la capital cordobesa se ve envuelto por una maravillosa vegetación de ribera que, junto con las isletas que se forman, da cobijo a una rica avifauna que uno no se imaginaría en una ciudad.
Así que, en vista de que ahora debo pasar un par de tardes a la semana allí, aproveché ayer para darme alguna vueltecita con la cámara... que nunca se sabe si se podrá repetir alguna vivencia tan genial como cuando vi allí una nutria en abril del año pasado (echad un ojo a esta entrada si tenéis curiosidad).




Al llegar y ver las ruidosas grajillas sobre la catedral, te encuentras en principio con las típicas aves de estos entornos urbanos, como el mirlo (Turdus merula) o el siempre vistoso y alegre jilguero (Carduelis carduelis).



 


Pero esperad, que ahora viene lo bueno.
Esta zona tiene la categoría de monumento natural en el tramo que discurre entre el puente romano y el de San Rafael, y acoge una rica fauna acuática con importante presencia de rállidos y garzas. 
Justamente es un rállido lo que quería ver, desde que estas navidades fui a comer con mi familia y vi una pareja de calamones (Porphyrio porphyrio) desde uno de los puentes. Me dio mucho coraje no haber tenido la cámara entonces, pero esta vez ya vine preparado y pude encontrarme de nuevo con estas aves de fascinante color.






 



Uno de los dos estaba más retirado que el otro de las fotos de arriba, acicalándose y comiendo tranquilamente con ese estilo curioso de la especie (sosteniendo tallos tiernos con una pata mientras los corta con el pico y luego comerlos en esa misma postura) con la compañía de su pariente la gallineta (Gallinula chloropus).





 Otros compañeros que tuvieron fueron un macho de ánade real (Anas platyrhynchos) y el siempre inquieto andarríos chico (Actitis hypoleucos). También se veía de cuando en cuando una pareja de martines pescadores volando a ras de agua mientras reclamaban.





Las vistas desde el puente son así de bonitas. Fijaos en que uno de los calamones sale en primer plano, y tal vez encontréis el grupo de garcillas bueyeras y cormoranes que descansan en la orilla de una isleta.





Acercarse al puente romano es otra buena idea, que ya de por sí es una belleza monumental (ya lo veréis al final de la entrada), para avistar al resto de especies. Es frecuente ver pasar volando a cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) y gaviotas sombrías (Larus fuscus).







 Me encontré una buena cantidad de garzas reales (Ardea cinerea), como las que salen aquí retratadas en sitios muy distintos y a cierta distancia.






Pero una de ellas tuvo el detalle de posarse más cerca del puente, aunque fuera con la penumbra del ocaso, y disfruté mucho de esta ave que normalmente es tímida.








Otras garzas que sí son realmente abundantes son las garcillas bueyeres (Bubulcus ibis) que tienen grandes colonias de cría. La primavera pasada tuve muchos martinetes (Nycticorax nycticorax) al alcance, y ahora mismo en invierno sólo he podido ver un par, como demuestra esta muy lejana foto en la oscuridad de los sauces, aunque vete a saber si había más escondidos en la maleza como suele pasar con esta especie...





Voy a aprovechar esta entrada para meter un par de fotos que se me quedaron descolgadas el pasado mes de abril (ya tenía hecha la entrada de la nutria), de unos pájaros moscones (Remiz pendulinus) que no paraban de moverse y me quedaron así de feos.





Espero disfrutar de más tardes así de satisfactorias y agradables, sin olvidar que ya es un placer pasear por una zona con una belleza como la que os dejo abajo para cerrar la entrada.




15 comentarios:

  1. Pues que animada la cosa solo faltan esas famosas nutrias.. Muy chulas las fotos.. Me gusta ese Mirlo sobre el Cinamomo.. Un saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que se llama cinamomo, gracias, justo tenía curiosidad en saber el nombre del árbol. Y no veas si el mirlo no se puso morao de comerse sus frutos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Entrada completamente diferente a lo que nos acostumbras. Me gustaaaaa.
    Ojalá en futuras visitas tengas suerte con los martinetes y los martines pescadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te dije que te iba a gustar, ¡¡truhán!! Y más que te va a gustar cuando lo veas en persona.
      Los martines pescadores... huyyyy, difícil, pero los martinetes están bastante asegurados.

      Eliminar
  3. Hola Carlos, pedazo de reportaje de esa zona Cordobesa, gracias por compartirlo con nosotros.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Yo espero que os guste mi tierra, aunque de forma "virtual", jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Joder carlitos vayas donde vayas siempre te traes la tarjeta llena, eres un crack y un suertudo,jajajaja. bonito ese tramo de río. Un abrazo y buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se intenta, se intenta, jajaja, muchas gracias. Donde sí tenemos que llenar la tarjeta es en Monfragüeeeee.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. La fauna urbana de algunas ciudades es envidiable comparado con otras que no tienen nada. Calamones y martinetes, ni más ni menos, y nutrias. Aquí(como sabes de sobra) tenemos halcones, autillos y erizos, pero ya me gustaría tener en mi ciudad las joyas del calibre que tiene Córdoba!!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos inquilinos muy guapos que tenéis, y encima tan mano y controlados. Aquí también hay autillos, pero a ver quién se atreve a encontrar a esos pequeños ninjas, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hola CArlos,

    Hace un el verano pasado (2011) estuve en Córdoba, pero vamos, no le saqué tanto partido ornítico como le has sacado tú.
    Muy buena entrada como las que nos tienes acostumbrados.
    Un abrazo,
    Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad, fue hace pocos años cuando empecé a darme cuenta de su potencial al ver un martinete, hasta entonces pensaba que sólo había cormoranes, garcillas y gaviotas (que también gusta verlos). La ciudad espero que te gustara, ¡por supuesto!
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Carlitos,la ciudad me encantó! La mezquita, el salmorejo, sus calles estrechas y sus patios con flores: una delicia vamos!!

      Eliminar
  7. Joer Carlos. Menudo entradón este de los calamones y el pájaro moscón. Ya quisiera yo tener esas fotos de las 2 especies.
    Como siempre me encanta esa manera de mezclar aves con paisajes de tus entradas. Esta vez mostrándonos partes de Cordoba.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tendrás, y mejores. Esos dos están en Daimiel también, que me acuerdo que te querías apuntar a la próxima que yo vaya allí.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar