domingo, 29 de julio de 2012

Alcaudones dorsirrojos, gavilán y algunos bichos


En una estancia por el norte de España no podía faltar el alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) como novedad a añadir al repertorio pajaril, y no está de más dedicarle la mitad de una entrada porque el día 26 se portó muy bien una familia que había por los prados de Rubayo, muy cerca de la Marisma del Conde. Vi que son más huidizos que los alcaudones comunes de mi tierra. Pero, quedándote tranquilamente en las cercanías de los arbustos donde atienden a sus pollos, finalmente el bonito macho se dejó ver muy bien.











Sus tres pollos se dejaban ver de cuando en cuando, con papá alcaudón atendiéndoles... o pasando olímpicamente de ellos.









La hembra, en cambio, no se dejó ver de cerca. La muy petarda se quedó siempre lejos, y esto es lo "mejor" que pude sacar.





Menos mal que el macho dio una pedazo sesión, incluso se acicaló y arregló el plumaje en varias ocasiones, mostrando lo confiado y tranquilo que estaba.











Por esa misma zona hice alguna foto a las libélulas. De momento no puedo poner los nombres porque no tengo ni idea, la verdad, se agradecen ayudas.





En una fuente de Gajano, donde Alberto Benito me dijo que había tritones, encontramos larvas de libélula (más bien sus mudas), un nadador de espalda (Notonecta glauca), y renacuajos de especie que desconozco.
Aquí los podéis ver en el fabuloso y sensacional "acuario" que improvisamos con una bolsa de plástico, cuatro piedras y unas algas.







Para terminar... algunos quizás echaron algo en falta en mi anterior entrada de rapaces, una rapaz que precisamente es bastante clásica en este blog: el gavilán (Accipiter nisus).
Pues aquí está, un macho apareció de pronto al lado de donde está la fuente, volando como una flecha sobre un prado (aterrorizando a una tórtola turca ya de paso) y metiéndose entre los árboles. Pero lo mejor es que volvió a salir como si quisiera brindar unos planeos para la cámara. Gran manera de acabar una tarde, sí señor.










jueves, 26 de julio de 2012

Algunas rapaces cántabras


Tal y como dije un día, dedicaré una entrada entera a las rapaces que suelo ver por Cantabria estos días.
Empiezo por una muy familiar para mí, la culebrera (Circaetus gallicus). No deja de ser curioso que incluso cerca del mar disfrute de esta rapaz que me ha estado acompañando durante toda la primavera en Jaén, pero aquí está, un juvenil (mirad esas primarias tan oscuras) que suele venir por las tardes a cazar por los prados de Elechas.







Otra "vieja amiga" que he visto es el águila calzada (Hieraaetus pennatus), ni más ni menos que por las marismas de Santoña. Parece que las calzadas están allá donde yo vaya.




Lo que sí ha sido una novedad, y muy buscada por mí, ha sido el águila pescadora (Pandion haliaetus). Aunque fuera de lejos me encantó y, como podéis ver, resulta que este ejemplar parece que se quedará este verano aquí (en Santoña exactamente).






Un día curioso en rapaces fue el mediodía del 17, cuando vi ciclear muy alto desde mi terraza a cinco especies juntas de rapaces. Varios milanos negros (Milvus migrans), un par de ratoneros (Buteo buteo) y unos cernícalos vulgares (Falco tinnunculus), hasta ahí normal, pero las otras dos especies eran alcotán (Falco subbuteo) y azor (Accipiter gentilis).
Me vais a perdonar la calidad churretera de las fotos, pero esto tengo que ponerlo por lo curioso que fue.
Pongo primero lo normal, un ratonero y un cernícalo.




Estos iban ya más altos y cerca del sol, con lo que fastidia. Un gavilán (Accipiter nisus) y un alcotán (Falco subbuteo).





Para los milanos,  veamos un par de cutre fotos donde son acosados por el alcotán y un cernícalo, aunque no me dio tiempo de pillar el momento de las galletas.





Ayer por la mañana vi nuevamente un alcotán adulto en la ensenada de San Bartolomé. Otra vez de lejos y sin darme apenas tiempo, pero se reconoce bien la especie.




Hagamos un poco de justicia con otras fotos a las otras especies mostradas, empezando por los cernícalos.
Incluyendo el acoso a un ratonero, que por algo el cernícalo ya ha sido nombrado guerrero de honor en este blog.







Hablando de ratoneros, se merecen algunas fotos más, sobre todo los de color crema, que me encantan.









También los milanos negros saldrán con fotos más aceptables que las del acoso de los falcónidos.







En la entrada de la buitrera ya puse fotos decentes de alimoche (Neophron percnopterus), pero a esta pareja la tengo que poner por ser otra distinta, la que se encuentra en Peña Cabarga.






He intentado ver a los halcones peregrinos (Falco peregrinus) que parece que hay por la ensenada, pero de momento sólo pude hacer esta foto a uno que pasó rápidamente por el mirador de Elechas.




En Santoña me acerqué a la zona donde anidan otros halcones, y sólo los vi de lejos. Pero también vi un ave sospechosa entre dos ratoneros que cicleaban muy alto sobre los eucaliptos, resultó ser un abejero (Pernis apivorus). Dejo abajo una foto de uno de los ratoneros para comparar.




Ya que empecé con una rapaz muy propia de mi tierra, acabaré con otra que también ha sido muy familiar para mí durante estos meses atrás. En realidad no fue en Cantabria porque la vi en Aguilar de Campoo, pero aquí os dejo al águila real (Aquila chrysaetos) en la oscuridad del ocaso y las ruinas de un castillo mientras mueren las últimas luces del día.