miércoles, 26 de diciembre de 2012

Entre buitres leonados y águilas perdiceras en Despeñaperros





Algunos de vosotros ya sabíais que este lunes estuve dedicando la mañana a intentar avistar la pareja de águilas perdiceras (Hieraaetus fasciatus) que crían en los imponentes riscos de Despeñaperros (ahí arriba tenéis una vista desde un punto elevado).
Tal vez recordéis que todo empezó cuando en julio confirmé su presencia (mi mejor amigo ya me dijo que hacía años que allí criaban) al ver un pollo del año, y en ese mismo día acabaron además apareciendo los padres, mientras que un valiente cernícalo le pegaba pasadas al macho, como se reflejó en esta entrada.

Pues bien, me he propuesto verlas cuando hicieran sus vuelos de cortejo, e intentar fotografiarlas a distancia decente si puedo.
La mañana empezó aburrida, hasta que los buitres leonados (Gyps fulvus) que tienen aquí una pequeña buitrera empezaron a aparecer en grandes grupos; era curioso verlos volar en fila y en una dirección muy determinada.






Otros preferían quedarse tomando el solecito en los peñascos o sobrevolar tranquilamente el valle sin alejarse.





Y entonces es cuando llegó la primera sorpresa, al aparecer la hembra de perdicera volando por la garganta y enseñándome muy amablemente su nido, que parece que estuvo inspeccionando o arreglando. Después de un rato se marchó y la perdí de vista entre los árboles.





Me entretuve de nuevo con los buitres, porque llegaron de pronto en grandes cantidades y volando bajo, algunos de ellos incluso iban a pocos metros sobre la vieja carretera y empezaban a remontarse ladera arriba, dándome muchísimo juego con las luces y sombras.
Llegaron a reunirse muchos, y un motorista tuvo que parar un momento para admirarlos con un asombro que no me ocultó, haciéndome muchas preguntas y comentando lo impresionantes que le parecían estas aves.











Justo en un momento álgido con la llegada de decenas de buitres, llegó la segunda sorpresa cuando vi en lo alto de los riscos dos siluetas que no eran buitres... porque la pareja de perdiceras empezó a volar junta y a hacer picados, ¡los vuelos de cortejo que quería ver!
No duró demasiado, pero fue precioso y la agilidad que muestran es tremenda, realmente me costó a veces trabajo seguirlas cuando se precipitaron garganta abajo. Al igual que ocurría en el magnífico documental de Félix Rodríguez de la Fuente sobre la especie, podemos distinguir al macho por su tono más blanco además de por su menor corpulencia y dimensiones.








Al dejar de verse, seguí disfrutando de los buitres que continuaban pasando sin cesar, y vi a un par de ellos llevando ramas en el pico; las perdiceras no son las únicas que están con la crianza en mente.







 Antes de irme volví a subir a un punto elevado por si la pareja de águilas seguía saliendo a jugar, pero sólo puede ver al macho durante un escaso rato, y me marché tras ver a algunos de los buitres que pasaban por debajo de mí.






Llegué a casa con la enorme satisfacción de ver que esta pareja está lista para criar una vez más, pronto habrá otro precioso pollo como el que vi este verano, otro ejemplar de una rapaz realmente en una situación muy complicada, pues sólo hay una pareja en Despeñaperros y unas pocas más en Sierra Mágina y las serranías de Cazorla y Segura (hablando de mi provincia, claro), y que está disminuyendo preocupantemente en nuestro país al igual que le ocurre al alimoche, mientras que las águilas imperiales y reales y los buitres leonados y negros se van recuperando, ojalá que la perdicera llegue a estabilizarse y nos regale la vista con su ágil y preciosa silueta en nuestras serranías.

Acabo con unas vistas con la autovía de fondo, atravesando este paso natural entre tierras manchegas y jiennenses, verdadera Puerta de Andalucía, con innumerables viajeros en sus automóviles ajenos a estos dos espectáculos impresionantes que tuve la suerte de observar en persona, la pura esencia de Sierra Morena.


12 comentarios:

  1. -Una entrada de 10.

    Un buen documento sobre la perdicera, cada vez más escasa.

    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero seguir viendo los progresos de esta pareja tan especial.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Madre mía Carlos, me has tenido "pegado a la pantalla". ¡Qué entrada más emocionante!. Imagino lo bien que lo pasarías disfrutando del espectáculo que te brindó esa pareja en un escenario de lujo. Además los buitres, no nos cansamos de verles y siempre nos maravillamos con ellos.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, me lo pasé como un enano! Lo gracioso es que estuve enfurruñado al principio porque la cosa pintaba muy mal, pero mira si mejoró de pronto. No me hartaré de buitres, y lo que me queda aún dando el tostón con ellos, jaja.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Ojalá esta pareja de perdiceras consiga sacar adelante una nueva "hornada" de pequeñas águilas y seas testigo de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá! Que ahora sé dónde mirar y tú sabes muy bien que llevo tiempo queriendo presenciar desde el principio al final algo así.

      Eliminar
  4. Qué a gusto! Me ha gustado la entrada, lo habrás gozado.
    Los buitres que no falten.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruté como un cosaco con las águilas, y el hartazón de buitres siempre lo voy a pegar, jajaja.
      Por cierto, hoy volví a casa por donde oí alcaravanes, pero nada de momento.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Uffff peazo entradón. y las perdiceras ufffffff es increible, yo lo flipo. el señor de las rapaces te voy a llamar. pa cagarse, menudo paraiso. llevameeeeeee. un abrazo carlitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jero! Yo aún quiero ver tus fotos de perdiceras, que conociéndote...
      Mi tierra tiene los brazos abiertos para toda visita, las rapaces jiennenses te esperan (incluyendo mi gavilán adiestrado).
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Carlos, que entrada tan emocionante!! Me has dejado pasmao!! Me alegra un monton que hayan podido volver a anidar y se consoliden en la zona!! Como te decia, estoy deseando visitar la zona!!
    Un fuerte abrazo figura!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, no vi que habías comentado.
      Qué decir ahora, ¡lo has visto en persona y en directo! Me alegró un montón que las aves se portaran bien y las disfrutaras, y la Sierra de Andújar te espera para cuando te animes.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar