martes, 11 de diciembre de 2012

Domingo con las rapaces de Los Órganos




Teniendo aún fresco el recuerdo de las grullas y el lince ibérico, este domingo me dirigí a Despeñaperros con la esperanza de tener buenos avistamientos de rapaces en los cortados rocosos conocidos como Los Órganos.
Me situé en una zona muy elevada desde donde las panorámicas son tremendas, y empecé a mirar los lejanos buitres (a ver cuántos contáis en la cutrefoto) por debajo de mí mientras me disponía a esperar algo de suerte con las águilas perdiceras que crían allí.




Mi ilusión se truncó bien pronto, porque empezaron a llegar ruidosos grupos de domingueros de los que no paran de hablar a gritos mientras se hacen fotos con el paisaje de fondo...
Así no iban a salir las perdiceras tan a gusto, así que pensé en irme a una zona desde donde veo los cortados frente a mí, aunque con una posición mucho más baja (qué remedio). Mientras bajaba me encontré con este buitre leonado (Gyps fulvus) remontando las térmicas, y más apartados había varios más en grupo.






Tengo la costumbre de examinar los grupos de leonados por si entre ellos apareciese algún "infiltrado sorpresa", y así fue esta vez cuando localicé en lo alto a un buitre negro (Aegypius monachus). Esta especie no cría en Despeñaperros y seguramente venía de la Sierra de Andújar o de una colonia manchega, por lo que es una observación nueva para mí en la zona.




No era el único, porque entró en escena una gran hembra de águila imperial (Aquila adalberti), que se dirigió a la térmica donde volaban los buitres y al tomar mucha altura posó para la cámara junto a un avión.





También uno de los buitres leonados quiso hacer lo mismo, no iba a ser él menos.




Cuando llegué a mi puesto abajo, un adulto de águila real (Aquila chrysaetos) cruzó el espacio entre los cortados. Con estas distancias y cuando no se ve bien la silueta se podría confundir con la imperial, pero la longitud de la cola suele bastarme para identificarla al momento.




Un macho joven de la misma especie apareció volando por el bosque, las marcas blancas de su plumaje llamaban la atención desde lejos.




Y de hecho llamó la atención de alguien, que llegó a escena como un proyectil y le pegó a la pobre águila un buen sopapo, en la foto más o menos se ve al atacante aún con las garras por delante y la postura del impacto del águila.




Este halcón peregrino (Falco peregrinus) resultó ser todo un broncas que no dejó en paz a la gran rapaz por mucho que intentara tomar altura o alejarse por los riscos. Aquí podemos ver al águila mirando lo que le viene encima, y por la postura que le ha quedado la segunda foto se nota que el halcón iba en serio atacándole.





Por un momento se me pusieron a mejor alcance, y pude disfrutar de tener en el mismo encuadre a estas dos preciosidades. Hasta que el halcón dejó en paz al águila mientras ésta volaba sobre el valle.





Ya a salvo de su feroz hostigador, se pudo relajar más y se dirigió hacia el lado opuesto de los cortados (a ver si se atrevía a volver).




Más tarde llegó de nuevo un ejemplar adulto (seguramente era el mismo de antes), pero el halcón se había marchado ya para su fortuna (habría estado gracioso ver un nuevo ataque con este otro individuo).





Mientras esta águila adulta llegaba a los cantiles, los buitres leonados volaban juntos y se iban posando en sus rocas preferidas, mientras yo decidía que ya iba siendo hora de volver a casa.







La primera foto y la última pertenecen a una ruta que hice hace no mucho, el sendero del Molino del Batán, que encaja con la entrada por estar también en Despeñaperros, y porque el sitio es realmente bonito ahora en esta época del año.



12 comentarios:

  1. Ese peregrino... aquí también he podido comprobar que no son como los cernícalos, que se limitan a dar pasadas, estos tiran a dar!! Hay un vídeo en youtube en el que se ve la mala baba del peregrino, no se si lo habrás visto (http://www.youtube.com/watch?v=Hpz66RYD110) menudo viaje que le pega al cola roja!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los halcones son unos cafres, yo había visto ya a una hembra dar caña a los buitres, pero éste del domingo era especialmente guerrero y macarra, jajaja.
      Conocía el vídeo pero hacía mucho que no lo veía, quien no lo haya visto debería echarle un ojo porque el guantazo que se lleva la rapaz es una burrada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Hola Carlos, fiel a tu estilo entre rapaces, que paseo bonito y que suerte de cielos azules, aunque intuyo que la mañana seria algo mas que fresquita.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡La cabra tira al monte! Pues tienes toda la razón, hacía frío y encima soplaba bastante viento en lo alto del cortado, combinación mortal.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Dios Carlos sería genial visitar todos estos lugares contigo. Es increíble la cantidad de rapaces que afotas en tus salidas. Esperemos que cuando vaya a visitarte las podamos ver a todas,jejeje. Peazo entrada amigo como siempre. Saludos metaleros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo encantado de que vieras en persona el espectáculo de las rapaces de Sierra Morena, y si te llevas un lince de extra pues mejor, jeje.
      ¡Saludos metaleros!

      Eliminar
  4. Vaya si te cundió la salida dominguera, ves águilas como yo gorriones, vaya suerte poder campear por esos lares. La fotos son espectaculares, enhorabuena.

    Aquí en Quintanilla, curiosamente tenemos una casa rural en un antiguo molino llamada "El Batán del Molino" jeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y lo más curioso de todo es que a diario pasan montones de coches por la autovía de esta zona sin que casi nadie sepa que hay todo esto en la entrada de La Mancha a Jaén.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Madre mía Carlos: Reales, imperiales, negritos, halcones... "Entre viajes y pollos" en estado puro.
    Debió ser la releche el momento del peregrino ¿no?.
    Lo de los domingueros me pone enfermo, recuerdo en las Tablas afotando a la malvasía y la gente gritando... y Sivia mandándoles callar.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estuve en mi salsa! Fue efectivamente la leche cuando estaba enfocando al águila y el halcón apareció de la nada dando caña.
      Me pasó igual en Daimiel, al principio estuve yo solo en un observatorio pero luego se llenó de familias hablando a voces y dejando que sus hijos chillaran aún más.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Que majos los domingueros, como los que nos hemos encontrado alguna vez Is y yo en Daganzo...
    Pero al final el día de cundió! Me ha encantado el halcón peregrino broncas xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos encantan los domingueros, ¡tan considerados ellos con la naturaleza y la limpieza!
      Si es que los halcones y los cernícalos son unos peleones auténticos, a ver quién se mete con ellos, jajaja.

      Eliminar