sábado, 29 de diciembre de 2012

Diciembre en la Sierra de Andújar





Esta siempre icónica panorámica del río Jándula nos recibe en la Sierra de Andújar para ilustrar mis dos salidas del jueves por la tarde y el viernes por la mañana.
Estos días de invierno aquí están siendo un poco primaverales, con sol e incluso calor en según qué zonas, pero la vida natural está siendo la propia del ciclo invernal en la sierra como vamos a ver ahora.

Las grandes rapaces están en pleno celo como vimos con las águilas perdiceras de la anterior entrada, haciendo vuelos de marcaje territorial y volando juntas las parejas. De ese modo es como se dejó ver un buen rato este enorme ejemplar de águila real (Aquila chrysaetos) que cicleaba sobre los peñascos de su territorio de cría.
A esta hembra, especialmente grande, ya la he visto en otras ocasiones y ha solido salir algunas veces en el blog con fotos muy lejanas; ya iba siendo hora de verla mejor y disfrutarla más adecuadamente.





En El Encinarejo estaban los rabilargos (Cyanopica cyanus) armando gresca y rondando los contenedores y merenderos, como siempre. Los llegaba a tener cerca, pero al final me tomaban el pelo y los saqué como pude.




Me centré en poco en la pequeña fauna, aunque los carboneros, petirrojos y currucas no me ayudaron demasiado. A quien sí pude retratar un poco mejor fue a este escribano montesino (Emberiza cia), y también una pequeña mariposa de especie que desconozco (ya investigaré un poco luego).






 Moviéndose discretamente estaba un grupo de gamos (Dama dama), formado por machos de distintas edades. Los adultos aún tienen sus grandes cuernas, pero todos están mostrando ya su oscuro y espeso pelaje invernal, distinto del más rojizo y moteado del verano. Durante un momento me recordaron a esa escena de dibujos animados en la que no paran de salir payasos de un coche diminuto, porque iban saliendo muchos más ejemplares de los yo imaginaba tras el chaparro de la izquierda.





Los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) son invernantes comunes en este tipo de sitios, y estaban muy bonitos cuando los encontré posados en los árboles de la sombría orilla opuesta.







Mi intento de ver al lince o las nutrias no dio frutos, ni tampoco al martín pescador, aunque no me extraña porque antes de mi llegada estuvo en la orilla un matrimonio hablando fuerte, como si estuvieran en el salón de su casa...
Me marché al ir anocheciendo, y fue entonces cuando llegó un momento que realmente me encantó, cuando apareció esta preciosa luna tras los cerros y en esos momentos se escuchaba el ulular de un búho real y el de un cárabo al mismo tiempo. Si ya de por sí el reclamo de una de esas aves es carismático, imaginad los dos juntos y con esta belleza de vista...




El viernes por la tarde probé el camino que lleva al embalse por el poblado de La Lancha, y allí empecé a mosquearme con los pitos reales y los alcaudones reales que salen volando cuando los intentas enfocar.
Mucho mejor se portó la pequeña tarabilla común (Saxicola torquatus), siempre haciendo tan bien de modelo con sus poses erguidas y garbosas.




Mientras fotografiaba a dos urracas (Pica pica) sobre un bolo de granito como dos viejas cotillas, vi que algo aleteaba a lo lejos de una manera muy familiar... sí, una vez más encontré un gavilán (Accipiter nisus), en este caso una hembra que se dirigió hacia un cortafuegos y me dio la impresión de intentar perseguir algo y desistir pronto.





Unas ágiles figuras me llamaban la atención, pero no podía ser que hubiera golondrinas ahora... entonces, tonto de mí, recordé que los aviones roqueros (Ptyonoprogne rupestris) son los únicos de su familia que pasan el año entero con nosotros.




Me fijé en los bandos de fringílidos por si hubiera alguna sorpresilla, pero creo que sólo vi pinzones vulgares (Fringilla coelebs).



Pasé por la zona donde se apostan los observadores pertrechados de telescopios y prismáticos, sobre todo en busca del raro lince ibérico, y ahora hay una cantidad muy grande de ellos entre los que hay muchos extranjeros que vienen aquí en busca de nuestro gran gato.
Estuve un buen rato entre ellos hasta aburrirme, fijándome entre otras cosas en que a lo lejos se veía un enorme bando de buitres, y me recordó seguir mi recorrido en busca de rapaces.




Justamente es lo que encontré, porque al poco rato llegó un majestuoso buitre negro (Aegypius monachus) volando bajo sobre las lomas, batiendo alas pesadamente hasta situarse en una térmica para recomontarse en círculos sobre mí y acabar alejándose sin prisas.







Tampoco faltaron los buitres leonados (Gyps fulvus), que habían salido en ingente cantidad patrullando sobre las dehesas ganaderas. Como por ejemplo este ejemplar joven y un adulto.





En el camino de regreso a casa paré a fotografiar un mochuelo (Athene noctua) que intentó pasar desapercibido como un ninja en el follaje de una encina, mientras que una furgoneta llena de pajareros paró a poca distancia con sus ocupantes intentando mirar qué era lo que yo enfocaba (el camuflaje ninja del mochuelo fue eficaz).
Luego tuve una pequeña sesión nocturna, pero eso lo dejo para otra ocasión, por si acaso consigo mejorarlo. Me despido entonces hasta la próxima con la simpática efigie del mochuelo.



14 comentarios:

  1. que envidia te la habras pasado en grande que variedad un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo pasé como los enanos! La variedad es efectivamente una baza muy buena aquí, como afortunadamente ya pudiste comprobar en persona.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Que salidas Carlitos, una maravilla. Que envidia sana pensar que el amigo rafa se pasará por allí. Yo lo hare algun día tenlo por seguro. un abrazo y feliz 2013

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La envidia sana será transitoria, hasta que vengas tú también a hacer retratazos de mis amiguetes de la sierra.
      ¡Que pases bien lo poco que queda del 2012, un abrazo!

      Eliminar
  3. Que precioso blog você tem. Como admiradora da natureza, me deliciei com suas imagens. Um passeio bem aconchegante...

    Feliz ano novo!!
    Saúde e amor para você e sua família!

    Beijos e flores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar por aquí, bienvenida, ¡que tengas feliz año nuevo!

      Eliminar
  4. impresionante entrada Carlos
    FELIZ AÑO para ti y los tuyos
    un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchas gracias! ¡Te deseo que tengas una buena entrada de año y un gran 2013 en general!

    ResponderEliminar
  6. Envidia sana es la que me entra cuando hablas del buho real y el cárabo, a mi es que las nocturnas me encantan, tendrás que meterte con ellas después de ver el quebrantahuesos :)
    Si que debe hacer bueno por ahí abajo para tener mariposas, ayer la máxima en mi pueblo fue de 4ºC, asi que mariposas ná de ná.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo ando un poco con los búhos reales hasta que los pille, mañana o pasado voy a probar una idea y supongo que será cuestión de tiempo y suerte, jejeje. Mira que son difíciles las nocturnas, bufffff.
      Ese día y el finde del 22-23 es que hacía hasta calor, increíble.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Preciosa la foto de la luna. En nada empezará a llegar la primavera y se animará la cosa ;)
    Feliz año, Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y llegarán las calzadas y las culebreraaaaaaaas :D
      ¡¡¡Feliz año 2013!!! :)

      Eliminar
  8. Hola, me recomendó tu blog Jerónimo Milán, y desde luego no defrauda. Menudas salidas te marcas...
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Muchas gracias por pasarte por aquí, ya nos vamos siguiendo por los blogs.
      ¡Saludos!

      Eliminar