sábado, 8 de diciembre de 2012

Aves extremeñas




Un grupete de ovejas está aquí esperando a ver qué os enseño del pajareo tan bueno que tuve el fin de semana pasado aprovechando el Festival de las grullas en Badajoz.
Es lo bueno de ir con alguien de la tierra, porque Jero nos llevó por sitios que conoce (además de alguno interesante por conocer), y quiso que todos viéramos al elanio y que probáramos suerte con el águila perdicera.

Precisamente al parar para ver a un elanio, tuve la oportunidad de empezar a practicar el RAW con un par de milanos reales (Milvus milvus) adultos haciendo piruetas, mientras que un juvenil volaba a lo lejos.
De elanio posado mejor no pongo la cutre foto que hice, que además tengo otro motivo que dejo para el final de la entrada.





Ya en los cortados rocosos donde habitan las águilas perdiceras (me recordó mucho a Los Órganos en Despeñaperros por el tipo de roca) no tuvimos suerte con las susodichas, pero estuvimos pasando un rato muy entretenido con otras aves rupícolas como el roquero solitario (Monticola solitarius) y los buitres leonados (Gyps fulvus).




Los buitres son algo que también tengo en mi tierra en abundancia, y más para los que vinieron de Burgos (ellos los ven comiendo y tan cerca que les ven los piojos), pero siempre disfruto viéndolos y para mí siempre es un espectáculo cuando empiezan a arremolinarse en torno a las térmicas y te pasan volando por encima a poca distancia.









Lo que ya no tengo tan en abundancia son las avefrías (Vanellus vanellus). No es raro verlas en Jaén, pero no tantísimas como se veían allí (en el viaje de vuelta las llegué a tener al lado mismo, en los arcenes).





Otras aves fáciles de observar en buenos números son las garcillas bueyeras (Bubulcus ibis), cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) y las gaviotas reidoras (Larus ridibundus).






Otros invernantes carismáticos que llegan con las grullas y comparten espacios con ellas son los ánsares comunes (Anser anser), que también vuelan en bonitas escuadras formando bullicio.







Las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) de mi entorno están ahora pasando el invierno en sus cuarteles africanos, pero los extremeños disfrutan su bonita estampa durante todo el año.





Mención aparte para los pequeños pajarillos, que no escapan a la  mirada del hijo de Jero, Jorge, casi todo el tiempo pendiente de los árboles en busca de ellos (y menuda foto de buitrón que sacó, me dejó hecho fosfatina). Me recuerda a mí cuando no dejo de mirar al cielo por si pasa alguna rapaz.
Entre ellos elijo un mosquitero que supongo que será común (una ayudita, please), el asiático e introducido bengalí rojo (Amandava amandava), un alcaudón real (Lanius meriodionalis) y una tarabilla común (Saxicola torquata).
El alcaudón tiene bastante distancia, pero mis compañeros pudieron sacarlo más de cerca y seguro que les quedó de maravilla. Con la tarabilla ya tuve algo más de suerte.







Pasemos a las rapaces, ese grupo que siempre nos gusta tanto a los aficionados a las aves. Se vieron muchos aguiluchos pálidos (Circus cyaneus) y laguneros (Circus aeroginosus) de ambos sexos. 
Aquí podéis ver a un macho y una hembra de pálido sobre el arrozal del dormidero de grullas, y un macho de lagunero al atardecer.









Nunca faltan los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus), a los que un amigo y yo llamamos siempre "nuestro guerrero preferido", y así demostraron su fama de broncas cuando un pareja se puso a atosigar con picados a un pobre ratonero.




Pude mostrar en persona mi curiosa tendencia de ver gavilanes (Accipiter nisus) casi siempre que salgo, cuando vi un punto en la distancia con una manera de volar muy familiar para mí, y que resultó ser un ejemplar macho.




Vuelvo a hablar de elanios (Elanus caeruleus) porque cuando me marché el domingo me encontré uno posado al mismo lado de la carretera y muy bajo, en un chisme metálico. Por desgracia no se dejó fotografiar, pero me encontré con otro cuando estaba ya dentro de Andalucía al atardecer (al entrar en Hinojosa del Duque), y pude intentar hacer algo mientras el ave se cernía y daba unas pocas vueltas.







Quienes me conocen saben lo mucho que me gustan los castillos (y lo medieval en general), y no les costará imaginar lo mucho que me gustó encontrarme con un par de ellos por el camino. Uno es extremeño (Puebla de Alcocer) y el otro andaluz (Belalcázar), y esto es lo que pude hacer desde la ventanilla del coche.

No quiero ser pesado repitiendo lo dicho en la otra entrada, pero de nuevo os doy las gracias por la jornada de pajareo tan buena y por vuestra agradable compañía, que por supuesto se volverá a dar.





17 comentarios:

  1. El castillo de Belalcázar es impresionante, con esa torre de homenaje.
    Desde leugo conseguiste muy buenas fotos con el "nuevo" RAW, quedándome con la del buitre al que le da la luz, hace que brille.

    P.D: me alegro de que no te salieran bien los milanos reales, así tienes excusa para volver a Madrid, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, y esperemos ir mejorando con ello (sí, en plural, ehhh).
      Si ya sé que estás deseando que vuelva a Madrid por los milanos y los demás bichos de la ZEPA, jojojo.

      Eliminar
  2. Impresionante amigo Carlos, te has traido una pedazo de colección de mi tierra, que pasada. Me alegro que disfrutases por que eso se refleja en tus peazos de fotografías. Sasludos desde mi Terruño, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu tierra tiene una riqueza natural de categoría, todo lo que me pudiese traer de recuerdo es poco. En verdad que disfruté como un enano en ese refugio de la fauna ibérica que tenéis allí, muchas gracias, amigo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Joe Carlos,

    menudas fotos, enhorabuena, es una serie fantástica. Sobre los castillos tengo una duda, cuando estábamos en el observatorio, se veía uno a lo lejos en lo alto de las montañas, ¿puede ser el de Puebla de Alcócer?

    Saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Isra! Pues la verdad es que yo también estoy pensando lo del castillo, porque estaba relativamente cerca cuando pasé en el viaje de vuelta y ya ves que lo pillé aún con la luz del día.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Buenas fotos Carlos!!!!! qué pasada, al final afotaste al elanio de miedo!!! un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Darío! Encantado de saludarte por los blogs, ya te he localizado el tuyo y voy a leerte ahora.
      Busqué donde aparcar en cuanto que vi una cosa blanca posada en un poste, jaja, así somos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola Carlos.
    Muy guapas las fotos ¡si señor!. El gavilán lo llevabas en la mochila y lo soltaste para afotarle, yo lo vi. Jajajajaja es broma.
    Al final pudiste sacar bien a los aguiluchos y al elanio.
    Me encanta la manera de acabar la entrada, diferente.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero ir estando a la altura ante los ojos expertos de mis maestros.
      A estas alturas todos sabéis ya que yo tengo un gavilán y es el que sale en todas las fotos, jajaja.
      Me gusta esto de terminar entradas con alguna cosa distinta, y así va a ser la próxima vez también.
      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. A mí me encanta que tus entradas terminen así, siempre te lo he dicho.
      Abrazos!!

      Eliminar
  6. Muy buen elenco de aves, me hace gracia el bengali rojo y como exotica para mi ese Elanio que alguna vez espero ver...
    Ese mosquitero creo que es el mismo que sale en Aves y estrellas! ;-)
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los elanios se acabarán dejando ver por allí en su expansión, están criando en sitios donde antes no había.
      El mosquitero y también la tarabilla, jejeje, así es.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Carlos, te ocurre lo que a mi, que aunque estemos viendo leonados todos los días no me canso de observalos, buenas fotos.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Si es que cuando nos gusta algo lo alucinamos siempre, ya podemos viajar a cualquier sitio lejos que nosotros vamos a ponernos a mirar los buitres, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Me alegro por lo del elanio, ahora si que te quedan pocas rapaces por ver. El mosquitero sorprendentemente es musical (patas claras, en el común negruzcas) una cita curiosa a estas alturas del año.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me queda por ver el quebrantahuesos, que acabará cayendo en Cazorla porque estoy frito por conseguirlo.
      Gracias por la ayuda con el mosquitero, había algo que no me cuadraba... ¡y vaya que si es raro!
      ¡Saludos!

      Eliminar