viernes, 14 de diciembre de 2012

Algunas cosas de esta semana


Esta semana ha resultado un poco sosa, ya que he podido salir solamente un par de días y no hubo mucho movimiento que digamos, salvo alguna honrosa aparición que ya veréis más abajo.
Una pequeña sorpresita fue cuando llegó de la nada esta cigüeña blanca (Ciconia ciconia) que estuvo un par de días por Cardeña (llegando a pasar la noche en el nido de la iglesia) y volando por sus campos, pero después ha desaparecido igual que llegó, sin rastro.






Estuvo remontando una térmica al mismo tiempo que un pequeño grupo de buitres leonados (Gyps fulvus) se aproximaba, y crucé los dedos para que se mezclara con ellos, pero únicamente cruzó trayectoria vagamente con uno de ellos y esto es lo "mejor" que salió mientras tomaba cada vez más altura.




Después llegó la gran estrella de la semana: un precioso pollo de águila imperial (Aquila adalberti). Lamento que esto sea lo mejor que pudiera conseguir, porque ver juveniles de esta especie es siempre para mí un momento especial; por lo bonito que es ver que haya nuevos ejemplares de la rapaz más amenazada de toda Europa.
Me llama la atención lo distintas que resultan de las águilas adultas, y no sólo en el color.




Iban llegando más buitres leonados, y me puse a buscar algún buitre negro (Aegypius monachus) entre ellos... ¡bingo! Aunque fuera de lejos.





Alguno de los leonados sí tuvo el detalle de dejarse ver más de cerca, como este de aquí asomando bien su cabezota para escrutar en vuelo.





En otra ocasión me di una vuelta del embalse de Tejoneras, por si apareciese algún invernante interesante... pero nada, aparte de las típicas gallinetas, garza real y este grupo de ánades reales (Anas platyrhynchos).





Con las últimas luces de la tarde me estuve entreteniendo con los pajarillos, como por ejemplo esta simpática pareja de tarabillas comunes (Saxicola torquata).





Otro pajarillo que no falla es el petirrojo (Erithacus rubecula), casi siempre acaba asomando algún ejemplar con confiada curiosidad.




En cambio, los páridos como el carbonero común (Parus major) no es que pusieran mucho de su parte, así como los trepadores y pitos reales (casi saqué uno en vuelo).




Las tarabillas de antes no paraban de posarse en el puente de la presa, a veces coincidiendo con una hembra de colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) y algunas lavanderas blancas, llegando a estar todos dentro del encuadre (pero los asquerosos no se quedaron quietos posando).





Otro tarde me estuve entreteniendo sobre todo con las urracas (Pica pica), que son muy abundantes pero difíciles de fotografiar en condiciones porque son inteligentísimas y se las saben todas...
A un grupete lo pillé en plena bronca, con una de ellas agrediendo a otra que se defendía panza arriba mientras que las demás miraban (esa costumbre tan española) y parecían incitarlas con sus gritos, muy macarra todo.






Al darse cuenta de mi presencia (no son tontas las malditas) se fueron a las encinas haciendo mucho follón.





Esto es para que os hagáis una idea de su abundancia, posándose en gran número en muchas partes, y no será porque falten rapaces en la zona.




Intenté aprovechar para sacar algunos vuelos, espero que alguna me acabe saliendo bonita.




Para terminar, hace tiempo que ya no se escucha la poderosa berrea de los ciervos, ¡pero parece que aún anda por ahí algún venado de envergadura!



10 comentarios:

  1. Hola Carlos.

    Muy bonita y variada la entrada, como siempre topándote con especies alucinantes. Aquí las nubes no se van ni queriendo y encima llueve así que quietos en casa :(

    Por cierto, me suena ese último cérvido, no sé de qué jeje.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Aquí las nubes llegaron ayer por la tarde y se van a quedar unos días, así que toca "finde de no-pajareo", en finnnn.
      Ese ciervo a mí me resulta muy familiar también, jajaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Una semana sosísima, desde luego...sólo has visto buitres negro y leonado, cigüeña blanca en estas fechas y una joven águila imperial, ahí es nada.
    Ya quisieramos muchos ver todo eso, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya me conoces, jajaja.
      El pollo de imperial en verdad merece la pena por sí solo, cuando uno ve casi siempre adultos se preocupa de si habrá un buen relevo generacional.

      Eliminar
  3. Pues para ser una jornada sosa, le sacaste el máximo partido. Joder que tio, que suerte tienes con las imperiales chiquillo. Saludos desde mi terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que son mi "espécialité", jejeje.
      Ojalá las vea bien este martes, que iré a las zonas donde tienen territorios.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Jajajaja!! Que jartá de reir con la última foto. Este Carlos siempre da un toque diferente a sus entradas.
    Me ha encantado la imperial ¿tú estás magnetizado? lo digo porque tienes imán con las rapaces. También me ha gustado mucho los desenfoques en las tarabillas y la lavandera.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así soy yo, jajaja.
      Pues resulta que encima se me olvidó escribir que también vi un halcón, aunque muyyyyy de lejos. Voy probando cosillas con la cámara, a ver qué puedo ir aprendiendo sobre la marcha.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. El venao El Venao, (con musica queda mas chulo)
    Hola Carlos, quizás esa cigüeña haya empezado su viaje de retorno, aquí también se estuvieron viendo algunos días y han desaparecido.
    Vaya suerte tienes con las imperiales, me gusta que vayas probando varias cosas en la cámara, como los desenfoques que dice Ramón.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fui tan inocentón de creer al principio que era una cigüeña del pueblo que había vuelto, pero ya me comentó un amigo que a veces hacen lo que tú dices.
      Voy atreviéndome a trastear con la cámara a ver qué sale, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar