jueves, 6 de diciembre de 2012

¡Al fin, lince ibérico!


Queridos amigos y amigas, ¡esta misma tarde he tenido una de mis mejores experiencias en la naturaleza (encima cuando aún tengo fresco en la memoria el maravilloso espectáculo de las grullas)! Ya tuve la oportunidad de ver un lince ibérico (Lynx pardina) el 15 de septiembre, pero fue por la noche y sin cámara, ¡y ahora he tenido una segunda oportunidad y ya sí llevaba el equipo!

Todo empezó cuando fui a la zona del Encinarejo (Sierra de Andújar) porque llevaba tiempo queriendo probar un sitio donde estoy seguro que puedo probar a ver las nutrias del Jándula, así que me marché para esperar allí al atardecer por si hubiera suerte.
Por el camino me encontré con algunos grandes venados (Cervus elaphus) entre las crecientes sombras de la tarde, pero tenía prisa, así que un par de fotos y sigo con mi camino (si notáis algo raro en la foto es porque delante hay una alambrada).




Ya en El Encinarejo, se veían muchos conejos (Oryctolagus cuniculus), que se quedaban a la vista cuando yo pasaba con el coche, confiando en escabullirse bajo las zarzas como yo me moviera más de lo deseable.
Da gusto verlos en abundancia, pues son la base de estas especies nuestras tan amenazadas y especiales como el águila imperial y el lince.




Llegó el momento de esperar escondido ante el río. La verdad es que yo me aburro mucho con los aguardos porque no soy capaz de estarme quieto esperando sin hacer nada, pero la recompensa merecía la pena y seguí esperando. Para distraerme me puse a mirar a un petirrojo que cantaba y saltaba en unas ramas cercanas, no sabía si probar a fotografiarlo si se ponía a tiro, y entonces me dio por girar la cabeza y... ¡¡algo me observaba en la penumbra desde la otra orilla!!




Al momento supe lo que era con esas orejas (ahora es cuando Ramón me dirá que yo no necesito prismáticos) y no sé cómo atiné a empezar a intentar fotografiarlo en el estado de ensimismamiento que me entró.




Aparte de que la tarde era feamente nublada, ya estaba bastante oscuro el ambiente del crepúsculo, así que tuve que tirar de ISO alto (espero que cuando sepa usar eso del reductor de ruido la cosa quede mejor) mientras por el visor alucinaba de que realmente estuviera viendo al felino más escaso y amenazado del mundo. Encima el animal se lo tomó con tranquilidad, a pesar de que él fue quien me vio a mí primero, y al estilo de los zorros empezó a caminar como si yo no estuviera y se permitió marcar un lentisco con su orina.




Cuando desapareció tras una encina, volvió a salir ya con mejor visibilidad y lo tuve al descubierto durante unos emocionantes segundos antes de irse definitivamente como el fantasma moteado que es.




Pero es que mirad qué preciosidad de animal, no podemos dejar que desaparezca de nuestros montes mediterráneos, que no sea el primer felino en extinguirse en muchos siglos... si hasta había allí un grupo de extranjeros con sus telescopios y prismáticos esperando ver alguno (les avisé de que estuvieran atentos por si el lince seguía su camino recto y aparecía donde ellos estaban apostados).




Al llegar a Bailén, fui directamente a casa de mi mejor amigo para enseñarle el lince y celebrarlo con una cerveza artesana hecha por él mismo (foto cutre hecha con mi teléfono móvil).
Y me quejaba yo esta mañana de la jornada tan floja que tuve, sólo viendo una gavilana de lejos y oyendo un búho real... ¡¡quién diría que por la tarde iría a probar suerte con las nutrias y acabaría viendo a nuestra especie estrella!! ¡¡¡Iba eufórico en mi camino de regreso!!!
Para el recuerdo me quedo con la sensación de cuando me di cuenta de que el animal me había estado mirando a mí sin saber cuánto rato, y su sigilo y la manera que tenía de moverse.





18 comentarios:

  1. Es increible lo tuyo. Como pille cerca de Cardeña...ya ves que me llevas a la sierra de Andújar a ver ciervos, nutrias y linces.

    En realidad ya te quedan pocas especies, de entre las más representativas de nuestra fauna, por fotografiar. Lo próximo, el oso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, de especies más a mano yo sí espero acabar pillando al quebrantahuesos, la cigüeña negra y el búho real.
      Da por sentado que como te vengas aquí te llevaré a vivir mucha naturaleza "emosionante".

      Eliminar
  2. Impresionante Carlos, tengo los pelos como escarpias.... Sin duda la recompensa a todo tu esfuerzo y dedicación, te lo mereces por ser gran naturalista y gran persona. Cuando me llevarás a verlo,jajajajaja. me voy pa ya pero rápido. Enhorabuena amigo mio, te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo mío. De verdad que me siento recompensado por todas esas mañanas de sábado y domingo sin ver absolutamente nada.
      Y como te dije por Facebook, cuando quieras conocer la Sierra de Andújar aquí te esperaré para llevarte a los sitios donde suelo pajarear y a señalarte dónde hacer aguardos si quieres probar suerte con el felino, yo encantado de intentar ser la mitad de buen anfitrión que tú.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. FELICIDADESSS!!!.. Me alegro mucho debe ser maravilloso estar cerca de esta belleza de la naturaleza.. Muy chulas las fotos.. Un saludillo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas graias! Maravilloso e impactante, porque te quedas que ni sabes cómo has podido reaccionar y moverte.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. menudo momentazo el que has vivido y encima lo fotografias a mi me paso hace tres años desde entonces lo he visto varias veces pero no lo he vuelto ha fotografiar un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y muy bien fotografiado que te quedó, lo vi y me gusta mucho.
      Ojalá que yo también empiece a verlo más porque el momento es una pasada.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Carlitossssssss muchisimas felicidades amigo te lo mereces, menudo momento mistico, por lo menos acertaste a enfocarlo, yo no se si lo hubiera conseguido, felicidades de nuevo.
    Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias amigo Lolete! No sé cómo pude acertar a ponerme a enfocarlo, la verdad, me intenté concentrar sin pensar en nada más, como en trance, jaja.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Hola Carlos,

    menudo encuentro, la verdad es que en el currículum no queda nada mal eh jeje. Enhorabuena por la cita y las fotos, seguramente que yo me quedaría bloqueado mirándolo y no le haría ni una foto jeje.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedarme embobado me pasaba antes cuando veía picados y lances de rapaces, ya aprendí a reaccionar un poco (aunque no del todo), jaja.
      Muchas gracias, Isra, ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Y encima fotos, eres un monstruo!! Eres un pedazo de imán para los bichos raruss! El veranito que viene quería ir a ver el oso en una zona mu buena, contigo seguro que lo veíamos en media hora jaja
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho esa idea, pero mucho, ¡por probar no perdemos nada!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Increíble! Y no hay mucho más que decir... guau!

    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así me quedé yo, con cara de estar diciendo "guauuuu", habría que verme...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Ufffffffffffff Carlos!!!. Gracias por compartir la primicia. Me imagino como se te alteraría el corazón y como se te aflojarían las piernas...
    Me quedo sin palabras amigo. La naturaleza vuelve a premiarte ¡te lo mereces!.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, esa cervecita tiene que estar de escándalo.

      Eliminar