sábado, 3 de noviembre de 2012

Avutardas, milanos reales y corzos en la ZEPA 139




Con la panza bien llena de buena comida y las buenas observaciones de animales en la memoria, aquí estoy tras pasar el puente en Madrid.
Llegué para pasar estos días en compañía de este amigo y disfrutar de unas especies objetivo que no tengo tan a mano en mi tierra: el milano real (Milvus milvus), la avutarda (Otis tarda) y el corzo (Capreolus capreolus). Los tres están en Jaén, pero muy escasamente representados, y he tenido grandes oportunidades de verlos por las estepas cerealistas de la ZEPA 139 (ya de paso, os remito a esta entrada de mayo).

Empezamos la tarde del jueves, dando una vuelta por la zona de Valdetorres, donde ya encontramos las huellas de las avutardas (fijaos en el peso que denotan) y algunas enormes plumas. Solían estar lejos como veis en las cutre-fotos, se las veía caminando en grupos o volando hacia otras zonas.








Pero llegó un gran momento cuando dos ejemplares decidieron pasar volando más cerca de nuestra posición; algo que me encantó si tenemos en cuenta que era la segunda vez que yo veo la especie, aparte de lo curioso de ver aves esteparias con montañas de fondo (La Cabrera, en este caso).






Fueron constantes las avecillas propias de los campos, como los trigueros, cogujadas o bisbitas comunes (Anthus pratensis) como el de la foto. Aunque no tengo del todo claro si es común, ¿qué me decís?




Cerca de Alalpardo, donde fuimos a cenar, estaba este nido que imagino que será de ratonero.





Ayer viernes temíamos que el tiempo nos chafara la salida, pero la mañana estuvo bien de sol (aunque con mucho viento) y nos dimos una buena vuelta por la zona de Daganzo. 




Al ir llegando, vimos tres simpáticos corzos (me parece que son hembras por los escudos anales), que paseaban cerca de un milano real que estaba posado en el suelo, y se tumbaban tranquilamente en medio del campo mientras ignoraban el tráfico de la cercana carretera.







Aquí veis algunas de sus huellas en Alalpardo, huellas de pequeñas pezuñas.




Mi compañero ya había visto bandos de grullas (Grus grus) por la zona con anterioridad, y vimos un solitario ejemplar.




Otra aparición siempre curiosa, aunque con infra-foto espantosa, fue un ejemplar joven de águila real (Aquila chrysaetos).




Por suerte, a quien sí pudimos observar con mejor distancia  y durante más tiempo fue a este imponente buitre negro (Aegypius monachus). En la primera foto fijaos en que sale también un pajarillo en la esquina superior izquierda, y en la segunda foto se nota que el gran buitre lleva una anilla amarilla en su pata izquierda  (aunque no veo bien qué pone).







Aunque el otoño no ha llegado a desnudar totalmente de hojas a los árboles de la ribera, pude ver un par de nidos en sus ramas, imagino que de aves del tipo oropéndola.





Y, hablando de nidos, este ratonero (Buteo buteo) llevaba un buen puñado de ramitas en sus garras.





También se dejó ver lo que creo que era una hembra de aguilucho pálido, y seguramente echaréis en falta que mencione algún gavilán... pues lo había, aunque muy lejos.
Los milanos reales estuvieron en cantidad, pero siempre lejos. 
Llegó la hora de comer, y disfrutamos en Alalpardo de setas y un buen cochinillo asado. Mi amigo siempre me comenta que ve una buena variedad de aves desde el tragaluz de su habitación, de las que ya he visto fotos, y yo mismo pude hacer la prueba con lejanos buitres leonados y el milano real y el adulto de águila imperial (Aquila adalberti) de las dos fotos de abajo.






Tras dar buena cuenta del cochinillo, salimos por los campos de Alalpardo en busca de las avutardas de allí y de mejores avistamientos de milanos reales.




Por fin ya empecé a ver milanos reales con mejor distancia, siempre individuos juveniles como podéis ver en estas fotos. Es desde luego una maravilla ver lo ligero y elástico de su vuelo, además de dar una agradable nota de color rojizo en el frío cielo de noviembre.










Entre los muchos pajarillos, disfrutamos de colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros), jilgueros (Carduelis carduelis), pardillos (Carduelis cannabina) y alondras (Alauda arvensis).
Otras avecillas fueron las lavanderas blancas, bisbitas comunes, trigueros, cogujadas, tarabillas comunes, pinzones vulgares y mosquiteros musicales.








Las avutardas se resistían a aparecer en el sendero que estaba especialmente escogido, a pesar de oír de cuando en cuando esos reclamos suyos parecidos a flatulencias (con perdón, pero es que lo parecen).
Tan sólo vimos un único ejemplar que cruzó de pronto el campo con su pesado y potente vuelo, aunque verlo tan cerca ya fue impresionante.






Los milanos reales se veían casi todo el tiempo, pero al ir muriendo la tarde aparecían en cantidades tremendas, siempre volando todos recto en la misma dirección, y vuelvo a insistir en la cantidad exagerada de ejemplares distintos, como este adulto de la foto de abajo.
También se veían grupos de perdices, conejos, alguna liebre y otros tres corzos.






 Este sábado se presentaba mal para salidas, así que hemos pasado el día por la capital, pero sirvió de excusa para visitar a los halcones peregrinos (Falco peregrinus) que anidan en el Museo de América.
Encontramos a uno de ellos posado y aguantando el frío, el cielo era irremediablemente feo para fotografías, pero al menos se nota el color propio de la subespecie ibérica.







Tienen un par de cajas nido, habiendo usado una de ellas para sacar adelante tres pollos este año. Mirad la esquina inferior izquierda de la foto, encontraréis al halcón posado en la estructura metálica de al lado.





Y esto es todo, pero por ahora, porque ya volveré por aquí, esperando encontrar a las avutardas en el suelo a buena distancia, y a los halcones con sus próximos pollos volantones.
Un gran puente con buen comer, buenas observaciones de animales que no tengo tan abundantes en mi zona y, sobre todo, buena compañía.


16 comentarios:

  1. Buf, menudo puente más bien empleado. El bisbita es común; te daré una pista para que en el futuro las identifiques sin problemas: si la uña del dedo opositor (el dedo de atrás) la tiene muy larga, tanto como el propio dedo, entonces es común. Si la tiene corta, como las de los demás dedos, es un bisbita arbóreo.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la pista, y yo que al principio en el campo dije que era arbóreo porque el color lo veía rarete...
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Joder Carlos es que aprovechas pero bien, que variedad, los milanos chulísimos y no digamos las avutardas. A ver si por mi tierra tienes tanta suerte. Saludos y felicidades por el post. Ya va quedando menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Justo estos días comentaba con mi compañero que ya mismo estaré allí, seguro que me dejas un recuerdo impresionante de tu tierra, pero segurisimo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Cada vez que veo una entrada tuya digo...¿qué rapaz le faltará por ver en Jaén?

    Y del Bisbita, pues lo que dice Alberto!pratense!

    y ya por último, ¡Vaya fotos de la Avutarda!...
    Son unas (hijasdeputa) perdón. Nunca me aguantan, pero veo que a ti se te dan bastante bien.

    Enhorabuena por la entrada y por el blog!está dentro de mi top-10 de blogs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? Esto sí que es todo un cumplido, de verdad que anima mucho haber leído esto, muchísimas gracias, y gracias también por comentar el bisbita.

      Pues me falta el quebrantahuesos, jejeje, que estoy frito por ver uno.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. De ahora en adelante tengo que fijarme cuando vaya a Madrid a ver si yo tengo suerte también y veo halcones. Siempre que voy lo máximo que veo por Madrid son palomas y gorriones, pero halcones no...
    Respecto al post, pues que me ha gustado mucho, cómo no. Muy bonitas fotos las de las garzas y los milanos. Felicitaciones por la entrada, amigo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho ojito, porque también se pueden ver pájaros carpinteros de dos especies distintas y pajarillos como el reyezuelo.
      Muchas gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  5. ¡Vaya salida más fructífera! de haberlo sabido me hubiese apuntado :(
    En mi barrio he visto al halcón peregrino en un edificio oficial y hace poco creí ver un cernícalo en la biblioteca nacional desde el bus, ahoraq dudo si sería un halcón.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No problem, en el festival ya intercambiaremos teléfonos y correos para que otra vez estemos en contacto, porque en primavera tengo pensado volver por Madrid.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. No hace falta decir que gran entrada de mi tierra. Aunque nos falló el tiempo, con el cielo ese gris... Hoy ya con el cielo azul por la mañana, se venían numerosos buitres negros y milanos reales...una pena que no fuera así en estos días.

    Sobre el halcón, contestando a Pisadas Verdes y a Ramón Suárez, hay varios que anidan en diferentes edificios de la capital madrileña. Los más famosos posiblemente sean los que se encuentran en la torre del museo de América:

    http://relatosdeunacamara.blogspot.com.es/2012/06/museo-de-america-y-sus-habitantes.html

    Casi siempre que he estado he visto al menos un individuo, y en mayo/junio ya se ven los pollos.

    Sin embargo, como ya digo, se conoce la existencia de otras parejas, como se puede ver en este otro blog:

    http://amantesdelaornitologia.blogspot.com.es/2012/03/la-ruta-de-los-halcones-urbanos.html

    Así que puede que fueran halcones y no cernícalos lo que viste, Ramón. Incluso ponen uno por la zona del Retiro...


    Carlos, me he tomado la libertad de contestarles porque creo que de esto manejo un poquitín más, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso. Yo pensaba poner un par de enlaces y me lo has ahorrado como buen anfitrión, hale.

      Eliminar
  7. Una buena jornada! la verdad que se ve que la gozas con el real,lo que es no tener algo en el entorno de uno para apreciarlo....mas detenidamente.
    Me quedo con esas peazo de Avuatardas, que cerca!!
    Esos Corzos semiurbanos, como se han expandido!! y eaas cajas nido para peregrinos quien tuviera una en su balcon...
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, he disfrutado muchísimo de poder ver bien aves que no tengo a mano en casa, y más con la especial fascinación que yo tengo por las especies grandes.
      Mira que sabía yo que te iban a gustar las cajas de halcones, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Hola Carlos, muy cerca de mi pueblo tenemos una pequeña colonia de Avutardas (15 ejemplares +-) tengo el firme proposito de afotarlas de cerca pero.....
    todo llegara.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y acabarás por afotarlas de cerca, con esos bichos nunca se sabe... mi amigo las tuvo un día en el suelo a muy buena distancia y ellas tan tranquilas, igual que la mayoría de días salen volando con nada.
      Ojalá nos enseñes una buena entrada con ellas, que sabes que sucederá.
      ¡Saludos!

      Eliminar