martes, 16 de octubre de 2012

Entre gavilanes y buitres en Despeñaperros



Ya junté en una sola entrada la salida del pasado viernes con mi pequeña escapada del sábado por la mañana, y ahora queda enseñar lo que vimos el domingo por la mañana, que también se merece su entrada.

Lo primero, y seguramente una de las cosas difíciles de ver que me he encontrado, fueron estos dos gavilanes (Accipiter nisus) que aparecieron como flechas por encima de las encinas, volando juntos y mostrándose las garras en sus piruetas aéreas. Al mismo tiempo, un buen grupo de ciervos (Cervus elaphus) salió corriendo ladera arriba, en el mismo monte donde una culebrera había estado cicleando en la distancia.









Después fuimos a las formaciones rocosas donde vive la pareja de águilas perdiceras, y esta vez sí las vimos, aunque sin fotos porque desaparecían tan rápido como aparecían tras las rocas, haciendo vuelos en picado que muestran que este soleado otoño provoca un falso celo en las rapaces.
A los buitres leonados (Gyps fulvus) sí que los vimos, volando y en sus posaderos favoritos.






El otro día tuve un pequeño error. Creí que peleaban en los riscos, pero resulta que lo que vi eran pollos muy creciditos que aún piden comida a sus padres. Y menudo follón que lían llamándolos, el griterío es tal que parece que estén matando a alguien.





Aquí os enseño una pequeña secuencia de uno de los adultos que bajaban ante la llamada de sus hijos, es llamativo cómo se dejan caer casi a plomo hasta el cortado rocoso, sonando fuerte el aire contra sus alas y mezclándose con los estridentes gritos de los pollos.










Y, para acabar, la pequeña sorpresa de la jornada. Ya vimos en la lejanía un halcón peregrino (Falco peregrinus) al llegar allí, y antes se le había oído reclamar (el falso celo, de nuevo), pero entonces el buen amigo que me acompañaba lo vio llegar chillándole a los buitres.
Mejor no pongo las "fotos" de los vuelos, malísimas porque es un verdadero misil viviente y estaba bastante lejos, pero sí al menos una imagen de cuando se posó tranquilamente. Si es que tiene una efigie tan señorial...




12 comentarios:

  1. Hola Carlos

    Un buen día de bicheo, como todos los tuyos! Hace un tiempecillo que no voy por el "lejano oriente" de Sierra Morena, pero en esos riscales de Los Órganos suelo ver más frecuentemente a los halcones que a las perdis.

    Una pasada de sitio, y más con esos habitantes tan distinguidos. Gracias por retransmitirlo!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Rafa.
    De cinco veces que he ido allí expresamente, tres he visto a las perdiceras, aunque me gusta la idea de saber que los halcones se vean mucho.
    Gracias a ti por el intercambio de info.
    ¡Un saludo desde la otra punta de Sierra Morena!

    ResponderEliminar
  3. Joder Carlos, que suerte lo tuyo con esos gavilanes se está tornando en amor platónico,jajaja. Y lo de las perdiceras, sabiendo por donde andan no tardaras en pillarlas, y es que tienes imán para con las rapaces. Siempre es un placer disfrutar de tus entradas amigo mio. Saludos desde mi Terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice bien en elegir al gavilán como emblema de mi cuenta de twitter, jejeje. Yo espero pillar a las perdiceras ahora que he visto un sitio donde verlas con menos distancia, ojalá.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Me ha gustado lo de las piruetas aéreas de los gavilanes. ¡Qué momento! Y, como siempre, ahí están mis queridos buitres leonados en los riscos y planeando por el aire, que siempre es un gusto verlos.
    El halcón tiene una efigie señorial... ¿y un poco egipcia? ¿O me lo parece a mí?

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo, me encanta ver buitres con sus círculos y cuando van en grupos grandes.
      Pues la verdad es que el halcón sale con la clásica pose de estatuilla del dios Horus, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Amigo Carlos, me encanta tu manera de exponer lo que ves en tus entradas, parece que estoy viendo un documental o que tú estás al lado explicando lo que vemos.
    No sólo nos muestras al gavilán, nos los muestras a pares y haciendo piruetas.
    La serie del picado del leonado es espectacular.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, acabo de recordar cuando mi mejor amigo y yo decíamos de niños que haríamos documentales al hacernos mayores, ¡por lo menos parece que se ha cumplido un poco!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Bien pillados esos gavilanes, las perdiceras puñetera envidia, ese Peregrino un lujo y la culebrera no sabia que todavia quedaban en Iberia!!??
    SALUDOS CAMPEROS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego fue curioso ver una culebrera a estas alturas, pero es que no había duda con esa forma suya de volar mirando abajo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Bueno, qué decirte que no te hayan dicho ya! A las perdiceras ya las estoy viendo en la próxima entrada!
    PD: en cuanto a las setas de la entrada anterior las conozco, todos los años salen en mi calle (todas apelotonadas), lo que no me acuerdo es del nombre jeje En cuanto pueda lo consulto en una guía.
    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Huy, ojalá que las saque como para entrada, me encantaría. Aunque este finde va a ser que no, dan lluvia (cosa muy buena por otro lado).
    ¿Puede ser que las setas sean Pholiota aurivella? Es lo más parecido que me ha encontrado un amigo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar