sábado, 13 de octubre de 2012

Despeñaperros otoñal




Para este puente tenía pensado ir a Cazorla el viernes, pero no me fié mucho de la climatología en un viaje tan "largo" y preferí ir a algo más cercano, así es como ayer bien temprano salí hacia Despeñaperros en buena compañía.

El día anduvo entre zonas nubladas y trozos de cielo azul y soleado, pero no llegó a llovernos, menos mal porque escogimos una zona especialmente remota y agreste.
Los primeros animales en recibirnos fueron (aparte de los córvidos) unas cogujadas (Galerida theklae) y los únicos ciervos (Cervus elaphus) que se dejaron afotar aunque fueran de lejos, pese a que llegamos a oír los bramidos de los machos desde bastante cerca.






Bajamos hacia el río, entre frescos alisos y nudosos castaños. En una orilla estaban las setas amarillas de la foto de abajo, que dejo por si alguien conoce del tema y me supiera decir la especie, por favor.
Entre la hojarasca se veían muchísimas arañas, alguna rana en las rocas, un voluminoso nido de azor que me hace frotarme las manos pensando en intentar fotografiar a sus dueños cuando hagan los vuelos del celo, y un diminuto chochín (Troglodytes troglodytes) que cantaba frenéticamente.











Caminando por otra parte, en un enorme castaño colgaban los restos de una ardilla (Sciurus vulgaris) y un gran nido terminaba así de delatar la presencia de rapaces en ese territorio, seguramente águilas calzadas o azores.





 Esta otra ardilla sí estaba más viva, posando así antes de salir huyendo de un árbol a otro con una agilidad pasmosa.




Al llegar a una zona despejada, fue curioso ver un bando de vencejos reales (Apus melba) aún en estas fechas.





A la vuelta propuse parar en el paraje de Los Órganos, por si tuviéramos la suerte de volver a ver las águilas perdiceras que allí anidan, cosa que no sucedió. Pero disfrutamos de todos modos de los vuelos de los buitres leonados (Gyps fulvus).
Algunos pasaban bastante cerca, pero esta vez preferiré mostrar otros algo más lejanos que muestran un poco de fondo, algo que me resulta bastante bonito.








Como el tiempo estaba regular, muchos preferían quedarse posados en sus atalayas. Me llamó la atención darme cuenta ya en el ordenador de lo lleno que tiene el buche el de la segunda foto.






Estos animales, normalmente (y supuestamente) silenciosos, protagonizaron un momento de bronca con tremendos chillidos.







Y hasta aquí llegó la magnífica salida del viernes, muy bien acompañado como dije durante la caminata por esos parajes tan apartados de la civilización. Me quedé con ganas de las perdiceras, así que esta mañana volví... y de nuevo no las vi, pero a cambio me llevé avistamientos de otras cuatro rapaces.

Primero fue este halcón peregrino (Falco peregrinus), muy lejano, pero llega a notarse bien que es claramente de la subespecie ibérica.





Más tarde apareció este azor (Accipiter gentilis), que fue remontando desde abajo del valle hasta ganar bastante altura y perderse en el bosque.
En la zona baja de los riscos estaba posado un macho de gavilán, su pariente cercano. La foto es realmente infrafoto por la enorme distancia, pero se aprecia que tiene el dorso oscuro, la cara naranja e incluso el ojo rojo de un ejemplar muy adulto.








La tercera rapaz sorpresa fue un águila real (Aquila chrysaetos) adulta que llegó haciendo piruetas y picados.












Antes de irme vi otro ejemplar, un juvenil, que simplemente sobrevoló la zona en línea recta y se marchó.




De primeras me preocupó un poco la presencia de estas aves, porque leí que las águilas perdiceras de la Sierra Morena jiennense sufren mucho la competencia del águila real, pero luego pensé que lo más seguro es que se tratase de las águilas reales de la zona de Aldeaquemada y La Cimbarra, que está realmente cerca.


Mientras tanto, en todo ese rato (estuve cerca de dos horas), tuve tiempo de observar otros emplumados como el herrerillo capuchino (Parus cristatus) y los muchos y ruidosos arrendajos (Garrulus glandarius).







Me despido con un par de imágenes de esta última zona.




14 comentarios:

  1. Ya tendrás suerte de ver a las perdiceras de nuevo, conociéndote.
    Aun así, das envidia con tus avistamientos de buitres, águilas reales, gavilanes y halcones...

    De la cogujada, acostumbrado a las comunes, diría que esta es algo diferente a lo que veo y se trata de una montesina. Aunque no estoy nada seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, porque durante el invierno pienso ir varias veces a visitarlas y a echar un ojo a Aldeaquemada.

      Las cogujadas se parecen tantísimo que prefiero evitarme el dolor de cabeza, pfffffff.

      Eliminar
  2. Yo afirmaría que es montesina esa cogujada. Además por el hábitat que se ve en la foto...

    Y esa gavilana, me parece azor. Seguro que estoy esquivocado, pero...bueno...
    El posado es un macho como una catedral, pero ese en vuelo me trae dudas.

    Comoc siempre mucha variedad...


    UN saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, puedo entonces ponerle la etiqueta como montesina.
      La verdad es que yo también pensé en un azor al verlo (buen tamaño, la cabeza y las proporciones) pero lo dejé como gavilana mientras consulto con un amigo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. Como te lo pasas amigo mio, es toda una suerte tener esos parajes cerca. Y lo tuyo con las rapaces no tiene nombre. Saludos desde mi Terruño y enhorabuena por la entrada, es genial. Un abrazo Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo le decía al amigo que me acompañó que pienso que vivimos en un sitio particularmente bueno de rapaces en Andalucía.
      Muchas gracias como siempre por pasarte por aquí y tus amables palabras, ¡saludos!

      Eliminar
  4. Que maravilla Despeñaperros!!!.. No te ha faltado de nada.. Magnífico post.. Enhorabuena..

    ResponderEliminar
  5. Guauuu Carlos. ¿qué más se puede pedir? sólo faltó la perdicera ;)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso es que esta mañana vi a las perdiceras unos instantes, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Pues de todo ese viajecillo, menuda gozada !!, me ha llamado la atencion esa ardilla colgando , y como siempre la gran variedad de rapaces.............por cierto no era seguidor!!(???)
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina cuando me topé de frente con la cola de ardilla a la altura más o menos de mi cara.
      Huy, pues la verdad es que no me suena ver tu imagen del búho chico en la zona de seguidores.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Menuda salida mas fructifera Carlos, como dice mi amigo Jero lo tuyo con las rapaces es la leche, en cuanto al Leonado del buche lleno tienes razón, tendrías que informarte si tienen comedero cerca.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que por aquí no hay comederos para los buitres, aunque de todos modos debería informarme mejor por si acaso.
      ¡Saludos!

      Eliminar