martes, 2 de octubre de 2012

Cambios otoñales



Se está notando mucho el cambio otoñal esta semana en Cardeña, por las noches hace un frío poco desdeñable, las recientes lluvias, la berrea incansable de los ciervos... y el paso migratorio de las pequeñas aves, pasando ya las últimas viajeras rumbo a África y siendo relevadas por nuestros primeros visitantes norteños que pasarán el invierno entre nosotros.

Así es como apenas veo ya papamoscas cerrojillos (Ficedula hypoleuca) como el de la primera foto, y también pocos colirrojos reales (Phoenicurus phoenicurus), representados aquí por el único macho que se dignó a posar un rato para mi cámara.
También he tenido oportunidad de ver mejor a uno de los mosquiteros, en este caso un mosquitero musical (Phylloscopus trochilus) según me ha dicho un amigo.








Como decía, llegan ya los primeros efectivos de aves europeas que pasarán aquí la invernada junto a los ejemplares que ya tenemos como residentes fijos todo el año.
Se ven más zorzales charlos (Turdus viscivorus) y los matorrales se llenan con los reclamos de numerosos petirrojos (Erithacus rubecula).





Pero no nos olvidemos de las aves que están siempre con nosotros a lo largo de todo el año, como el triguero (Miliaria calandra), siempre perchado en lo alto de arbustos junto a sus compañeros, ese pájaro de la familia de los escribamos que más bien se parece a una alondra por su vida campestre.




 También contamos siempre con el inquieto trepador azul (Sitta europaea). Llevaba tiempo queriendo fotgrafiarlos, y más o menos lo voy consiguiendo ya. Mi hermano mediano siempre me dice que este pájaro aparece cabeza abajo en un tronco en las ilustraciones de casi todos los libros, pues aquí lo tenemos mirando hacia delante y en ramas.








Hagamos una pausa para observar cómo las dehesas ya empiezan a tomar tonos más verdes, gracias a las tan esperadas primeras lluvias.




El tema rapaces ha estado flojo, los pocos buitres negros que he visto iban planeando muy alto, y los buitres leonados (Gyps fulvus) también, sólo este ejemplar se dignó a sobrevolarme un poco más bajo, pero tampoco fue tan generoso.
Como dije en la entrada anterior, ya vi por tercera vez el domingo una rapaz con fama de esquiva y huidiza, que no es otra que el gavilán (Accipiter nisus), y ayer mismo por cuarta vez con una gavilana que intentó cazar, fue impresionante verla llegar volando a ras de suelo y elevarse de pronto hacia una encina, provocando el terror entre los estorninos.
No hubo foto de ese lance, fue muy repentino, pero lo pude disfrutar. Del gavilán del domingo sí hay foto, aunque muy lejana porque iba volando en círculos a mucha altura.








Pasando ya a los cérvidos, esta tarde he visto mis primeros gamos (Dama dama) de la zona, que no me han salido nada mal para ser los primeros. Miradlos qué a gusto están, con su comida colgando de los morros.
Ya han empezado esta semana su versión de la berrea, llamada "ronca" en su caso, con esos sonidos tan curiosos, un ejemplo en este vídeo que he encontrado: http://www.youtube.com/watch?v=TqdBnXa3Awc




Algo que me ha encantado ha sido ver por primera vez en la vida un ciervo (Cervus elaphus) bramando en la berrea. Oírlos claro que los he oído muchas veces, pero es el primero que veo con mis propios ojos y me ha gustado la experiencia, menuda resonancia tiene el bicho cuando estás a buena distancia. Lo malo es que no hay fotos del momento porque se me quedó mirando en cuanto notó mi presencia, le corté el rollo al pobre y no quiso seguir berreando, pues nada.
La primera foto está bien para mi gusto pero no sale entero, y en la segunda lo vemos al completo pero con peor calidad, así que pongo las dos, porque estaréis de acuerdo en que es un ejemplar impresionante y hermosísimo.





Tampoco se queda corto este otro macho de la semana pasada, precioso.



Y, mientras tanto, a las tranquilas hembras con sus pequeños cervatillos parece que les importa un pimiento el show que montan los apasionados machos, toda la tarde llenando el monte con sus bramidos.




La entrada nos la despedirá la garza real (Ardea cinerea) posada en una encina al atardecer, junto a una urraca (Pica pica) que quiso compañía, con el regalito final de la bellísima luna llena que disfrutamos estas noches.
¡Hasta otra! Que para otra vez es posible que empiecen a salir aquí águilas imperiales, el tiempo lo dirá...



16 comentarios:

  1. Segurísimo que consigues fotografiar a las imperiales. Me gusta la selección de pajarillos que se dejan ver por la zona, y seguro que te faltan muchos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, hay muchos más pajarillos y ayer mismo iba tras los mitos por los arbolillos, pero no se dejaron.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada Carlos que bien explicas las marchas y las llegadas de las aves. Las fotos son geniales, el colirrojo tiene una nitidez buenísima. Asi que era el gavilán, que maravilla quien lo pillara. Un fuerte abrazo y lo dicho tu entrada un elixir antes de irme a dormir, a ver si sueño con esos machos iracundos luciendo sus astas inmaculadas y dando un espectáculo sonoro como el que supone la berrea. Felicidades por el post y hasta mañana amigo mio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Intuyo que veré gavilanes de cuando en cuando como siempre, no sé qué les pasa a esas rapaces conmigo, jejeje.
      Yo también me iré a dormir recordando los bramidos en el monte, ¡buenas noches!

      Eliminar
  3. Bonita y variada entrada.. Yo aun sigo viendo a los cerrojillo por aquí en Madrid.. Hay bastantes.. Los gamos te han quedado preciosos.. Enhorabuena..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que antes eran tan numerosos que siempre estaban en las vallas, ahora tengo que fijarme más para verlos.
      Muchas gracias, ¡saludos!

      Eliminar
  4. Desde luego no le falta nada a esta entrada.
    Las aves son como las constelaciones, algunas se ven solo en invierno, otras en verano y las circumpolares se ven todo el año..
    Me han gustado mucho las fotos de los pequeñines, echaba de menos las rapaces y al final aparecen, jejeje. Los ciervos geniales y los paisajes de lujo.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El símil con las estrellas ha venido que ni pintado, y por supuesto te ha encantado poder hacerlo, jeje.
      Muchas gracias, yo espero que las rapaces las acabaré sacando más o menos bien y variadas.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Que hermosísimo está el macho de colirrojo real, no se que pasa que no los veo ni en paso ni cuando están criando, parece que juegan al escondite conmigo!
    Los gamos se salen.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Yo es la primera vez que los puedo ver bien, el pasado mes de abril sólo los veía volando durante unos segundos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Ha sido ver la foto del colirrojo y...


    Buenísimo todo!


    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Ahora esperemos también que los dos tengamos suerte pillando a los colirrojos en primavera.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Buena entrada Carlos, te vas haciendo con el territorio, en cuanto al lance del gavilan con los estorninos tal y como nos la cuentas no hacen falta fotos.
    Saludos, Lolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, justo hoy vengo de seguir explorando los alrededores y buscar sitios potenciales.
      Cuando ves a una rapaz cazando te olvidas hasta de que llevas cámara, embobado que te quedas con el espectáculo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. que pasada de entrada con tanta variedad
    preciosas fotos
    la luna impresionante
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Los modelos tan guapos tienen el mérito, incluyendo la luna tan bonita que tuvimos el domingo y el lunes.
      ¡Saludos!

      Eliminar