jueves, 18 de octubre de 2012

Azores y demás en la Vegueta del Fresno




Esta tarde la he pasado en el que me parece el mejor lugar que he visto en el Parque Natural de Cardeña-Montoro: la ruta de la Vegueta del Fresno. Para acceder a ella hay que solicitar permiso a la Delegación de Medio Ambiente, en vista que es la zona donde se encuentra el lince ibérico y cuidan mucho esa reserva biológica.

Empecé partiendo de la típica dehesa como en la foto de más arriba, encontrándome ya con mi primer gavilán (que salió de una encina y se escondió en otro árbol de mayor porte) y un zorzal charlo (Turdus viscivorus).




La zona es realmente bonita como iréis viendo en algunas fotos que puse más abajo, con puro monte mediterráneo y la frescura de la vegetación de ribera, y las afloraciones de granito como colofón para el hábitat perfecto del lince.
Los buitres leonados (Gyps fulvus) y negros (Aegypius monachus) se veían de cuando en cuando, explorando en círculos o pasando en línea recta. Como las fotos han salido lejanas y reguleras, dejo mejor las fotos de un adulto y un juvenil (el de cabeza más oscura) que vi el martes.







Los buitres siempre en busca de delicias como las que encontré en dos ocasiones.



Para compensar esa foto tan marrana, os enseño un ciervo (Cervus elaphus) más vivo, al que me encontré varias veces seguidas.





Y ahora viene el ave que da título a la entrada. Ya al llegar al sitio vi un azor (Accipiter gentilis) adulto que se precipitó tras una loma sin dejarme conseguir una foto decente; pero más tarde vi un ejemplar joven que estuvo planeando en círculos mucho tiempo, como si quisiera compensarme.






Mientras me puse a fotografiar paisajes, vi en la lejanía dos puntitos volando que tomé por buitres, y a punto que estuve de ignorarlos hasta que me di cuenta de que describían unos círculos más cerrados y rápidos que los de los buitres. Bastó hacerles unas cutre-fotos para comprobar que efectivamente se trataba de una pareja de águilas imperiales (Aquila adalberti).
Fijaos en que una tiene una muesca en el ala, que me servirá para reconocerla mientras no mude el plumaje.







Habiendo llegado ya al Río Yeguas, encontré en sus orillas unos cuantos galápagos leprosos (Mauremys leprosa) haciendo el gandul. Si me he confundido con la especie, indicádmelo, please.









Se seguían viendo buitres, entre los que iban algunos negros, pero con una luz ya escasa y nubarrones, por lo que el camino de vuelta parecía que sería más soso en avistamientos. Para colmo, no pude mirar bien un gran grupo de ciervos porque escuché cerca los gruñidos de los jabalíes, y no quise pararme porque ya tuve suficiente con aquella jabalina que me persiguió en Cazorla.
Pero me equivoqué cuando empecé a ver más bichos, empezando por este gavilán (Accipiter nisus) que me pasó por encima, mientras que se oía cantar a los sapos parteros. Me recordó a los milanos al verle girar con la cola.
Lo siento por la oscuridad en las próximas imágenes.




Ahí no acaba la cosa... porque, nada más acabar de fotografiarlo, vi ni más ni menos que otro azor.




Y esperad, esperad, ¡¡que más adelante había otro!! Creía que sería el mismo de antes, pero ya en mi casa estoy viendo que el de arriba tiene el tono marrón de los pollos, y este otro es una hembra adulta... lo que sí es posible es que este ejemplar sea el que vi al llegar a la ruta.
Una hembra especialmente grande, por cierto. Dejo debajo de ella una foto del gavilán de antes, para comparar las siluetas y proporciones de estos dos parientes próximos.





Antes de acabar la entrada voy a poner unas pocas imágenes del martes y el miércoles: una hembra de colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus) como representante de los pajarillos migradores que aún se ven, la mejor abubilla (Upupa epops) que he sacado hasta ahora, y un escribano soteño (Emberiza cirlus) cantando en lo alto de una encina al atardecer.








La entrada la despedirán tres fotos curiosas. Las dos primeras no son desde luego de las mejores que tengo de buitres negros y leonados, pero estos dos tienen de especial haber sido fotografiados desde mi balcón.
Y la última foto es un ciervo cotilla que espía sigilosamente en el monte...






16 comentarios:

  1. Pues esa ruta parece muy bonita, desde luego. Además ves varios azones y al gavilán...mira que tienes suerte.
    La foto de la abubilla, desde luego que la mejor que tienes, es genial. Ya la querría yo.

    Por último, te parece a alguien que yo sé hacienfo fotos de buitres negros desde su casa...a ver si hago pronto una entradilla relativa a eso.

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes, cuando te lleve a ver el sitio vamos a ver un montón de Accipiter, jojojo.
    Te estoy copieteando últimamente la tendencia de sacar fotos de buitres desde mi casa, pero aún no tengo tu catálago.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, como siempre acercándonos a la vida de las aves de una manera genial, eso sin olvidar los ciervos que tanto me gustan, como bien sabes.
    Gracias por compartir con nosotros un lugar tan bello. ¡Ya tengo ganas de conocerlo!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tus comentarios tan amables. Yo desde luego te recomiendo conocer Sierra Morena, ¡pero garantizado!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Amigo Carlos, otra entrada de esas que te ponen los dientes largos y te mete en el cuerpo ese gusanillo de escapar de esta gran urbe, de esta gran jaula llamada Madrid. Al menos mientras me deleito leyéndote y viendo las fotos puedo evadirme durante unos minutos y recorrer esas preciosas sierras y dehesas y ver los vuelos de las imperiales, azores, gavilanes y demás bicherío.
    Gracias y un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Aunque yo dentro de un par de semanas estaré precisamente metido en la gran jaula madrileña, pero con el fin de darme unas buenas vueltas camperas por la ZEPA 139, jejeje.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Madre mía Carlos si es que te digo yo que el día que quiera ver rapaces se a quíen acudir. lo has contado genial parecía que te estaba acompañando, esas imperiales.... es una pasad tus entradas bien documentadas y super entretenidas. Bueno amigo felicidades y hasta la próxima que ya espero impaciente. saludos desde mi terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Tengo que decirte que Lolo Mata me ha comentado el tema del Festival de las grullas y me atrae muchísimo la idea, ya os iré contando por los blogs ahora en adelante.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Vaya empacho de azores, madre!! Esos paisajes del Yeguas están, para mi al menos, entre los más guapos de toda Sierra Morena.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso igual que tú, porque para mí este precioso sitio ha sido de los mejores que he visto nunca y me ha encantado, es una verdadera joya.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Carlos, como sienpre un post perfecto, como dicen por aquí arriba es como si lo viviera en directo, por cierto por encima de mi casa también pasan los Buitres, en este caso mas Leonados que negros, que suerte tienes con las rapaces amigo,
    Saludos, Lolo.
    Haber si nos vemos en el Festival de las Grullas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Tu tierra es un paraíso de buitres, cualquier día los tienes en el tejado, jejeje.
      Estoy pensando muy seriamente el Festival de las grullas, lo disfrutaría como un niño.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Que pasada ver tantos azores...yo lo he visto en poquisimas ocasiones y es un ave que me obsesiona.
    Ese lugar es maravilloso, en que provincia esta?
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora en otoño es cuando parece que hay más oportunidad de verlos, al menos así me pasó el año pasado, y luego en primavera cuando vuelan en el celo. El resto del año son como fantasmas...
      Pues este sitio está en Córdoba y lindando con Jaén, concretamente al lado de la Sierra de Andújar.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Buen paseo que te diste. Vaya cantidad de especies y menudo festival de azores y gavilanes. Yo que los veo con cuenta gotas...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Accipiter son así de puñeteros, o se dejan ver mucho o no aparecen ni en sueños...
      ¡Saludos!

      Eliminar